martes, 27 de julio de 2010

Los peligros paranoicos del MAS

Franz Rafael Barrios Gonzalez
franzrbarrios@yahoo.com

"García Linera, en la oportunidad, también alertó sobre tres peligros que asechan al gobierno de Evo Morales y el proceso de cambio. Advirtió que pese a que la "derecha golpista" está temporalmente debilitada, ésta se ha infiltrado en los movimientos sociales para generar divisiones internas, está utilizando el narcotráfico para crear una imagen internacional contraria para el Gobierno y como tercer peligro, mencionó el contrabando."*

Fue el "XXI Congreso Ordinario de la Federación Especial de Trabajadores Campesinos del Trópico" que utilizó el servidor público García Linera, para que él conjuntamente el MAS (por medio de su voz), puedan refugiase del desgaste paulatino que una serie de conflictos irresueltos les provocan.

Conflictos nacidos desde aquellos "sectores sociales" que ya no están tan adormitados por el "encanto" masista, y que ahora son menospreciados por esa su reacción.
Recogiendo las en salivaciones del servidor público declamante: "el pueblo es Evo", o "el pueblo es quien gobierna ahora"… ¿Qué tan pueblo es aquél que hoy se hospeda en el ejercicio institucional del poder? Que tan "movilizado" y "potente" es este pueblo de la referencia masista?

Si fuera un gobierno que no solo se arroga las voliciones individuales de "ese(s) pueblo" por simple aclamación discursiva, entonces ningún manifiesto "movilizado (CIDOB)" de "ese(s) pueblo" debería ser correspondido con la idea de responder éste a un titiretaje de aquellos "minúsculos" pero vigentes grupos "de la derecha, del Imperio".

Pero como solo pueden ejercitar algunos autoafirmados "plebeyos" el poder…Que la competencia a un viniendo esta de sus mismas "bases sociales" sea vista como enemiga del "proceso cambiario".
Claro es más fácil identificar a un sindical, o a un campesino como conspirativo o titeretado por "la derecha"**, que hacer le creer al pueblo que un ibérico teólogo-liberacionista pueda creerse ser un indígena originario hasta con antepasados en los personajes de "La Nueva Crónica y Buen Gobierno".

Por si acaso el supuesto voto y sus virtuales cifras electorales no le garantizan el cargo, el goce de placeres, el oportunismo político al afortunado accedente al servicio público para siempre. Es el pueblo quien determina, en la medida que le son insatisfechas sus necesidades, mentidas sus promesas, a violentadas sus conciencias, cuando ese conjunto de huéspedes del poder se tienen que ir. Por las buenas o por las malas.

Al final la obviedad es absoluta sobre quienes escinden interesadamente a los mismos "sectores sociales" por un criterio de fidelidad ciega y eterna. Quizás la "redistribución de la riqueza" solo se da entre algunos afines de Plaza Murillo, y de entre estos les corresponde a unos más que a otros; en razón de esa su trillada y barata frasecilla "hemos estado desde siempre" o la peor aún: "ahora nos toca es nuestro momento también"…

No debería ser sorpresivo que los índices de narcotráfico y tráfico ilegal de bienes contrabandeados se haya disparado en este último tiempo, en esta gestión de gobierno. No creo que siendo un Estado "tan contralor" de estos dos males, se sigan haciendo ocurriendo las ilegalidades en las dimensiones que se suceden (con "hechos de sangre" por doquier y con liquidaciones de los supuestos delatores en el interior mismo de las cárceles/Olorio). Tampoco es "una tarea" que pueda retrasar tanto sus, siquiera, primeros resultados.

Pero echarle culpa de esa irresponsabilidad estatal al "Imperio" a la Derecha, que es instrumentada desde fuera (porque ya no es creíble ni comprobable suponer que la contra revolución es interna) es payasesco.

NOTAS
_____________________________________
*http://www.lostiempos.com/diario/actualidad/nacional/20100727/"vice"-anuncia-el-inicio-de-toma-del-poder-total_82304_156263.html

**Es interesante que los campesinos, sindicales, originarios u otras categorías socioplurilógicas solo pueden ser acusados de ser "manipulados, controlados, titiretados, control-remoteados, teledirigidos". Es decir que ni aun con una supuesta afinidad bajo las premisas de "la derecha" estos supuestos "contrarevolucionarios" pueden por sí mismos ejercitar y existir políticamente.

¿Por qué se subestima tanto la "potencia plebeya" de un pueblo y sus" fuerzas movilizadas" entonces? Si estas según la contradicción masistoide no tienen capacidad, ni posibilidades para hacer política.
Esta subestimación es un real "peligro".