lunes, 20 de septiembre de 2010

La descolonización alfabetizada.

Cynthia Perou G
cynthia_perou@hotmail.com

Hay cosas que todavía me siguen desconcertando, como un proceso de descolonización con un programa de alfabetización que utiliza caracteres latinos.

¿Hemos olvidado que los quechuas y aymaras no contaban con un sistema de escritura? Totalmente comprensible en otros momento de nuestra historia que buscaban en nuestro mestizaje, las raíces para una nueva nación sin traumas. Pero ¿"El proceso de cambio" no busca acaso la recuperación de los mundos originarios?

Lo que es obvio, es que la conciencia de nación debe ser colectiva y es que aunque los narco amautas lo intenten, la única manera para precautelar las lenguas nativas es a partir de dos pilares, una la ancestral que se basa en la tradición oral y la otra a partir del alfabeto latino, tratando de combinar sonidos para llegar a lo que podríamos definir como 26 consonantes y tres vocales.

Hagamos un referéndum con los reales interesados para saber si quieren ser educados, o peor aun alfabetizados, para que puedan firmar.

¿Firmar? No es acaso un convencionalismo occidental que sirve para identificar y autentificar la identidad de una persona?

¿Como firmaría EVO, si fuera consecuente con los ideales descolonizadores, sus decretos? Ante la burocracia del actual megaestado lo más probable es que los kipus llegarían a la gaceta hechos flecos, aunque el uso de chaskis podría ayudar a nuestras actuales autoridades para que abandonen esa colonial costumbre de ser transportados en carruajes con chofer. ¿A quien queremos engañar?

Al estomago de aquellos que no tienen un empleo, a los rellenos estómagos, de aquellos que están sentados en "palacios" quemados o no, la verdad es solo una.

NO ESTAMOS AVANZANDO, NO VEMOS NINGUN CAMBIO, ni siquiera el que piden la mayoría de los movimientos sociales, en cuanto al entorno de EVO.

Antes de continuar una campaña de terror contra los inversionistas extranjeros, veamos la posibilidad de no estatizar las voluntades y recuperar las libertades ciudadanas, antes de querer alfabetizar enseñemos a leer, leer en tejidos, recuperar la tradición oral, desempolvar y tecnologizar a nuestros autores, volver al mundo destinatario de nuestra riqueza literaria.

La pesadilla de la raza aria, ya la conocemos, aunque neguemos quienes somos, aunque hayamos vivido la rabia de conocernos, aunque negociemos pactos y alianzas de clases y a pesar que ahora estemos viviendo la depresión de saber que las promesas solo se quedan en la demagogia de la revolución cultural, lo próximo que viene es la aceptación de nuestra esencia mestiza, aceptar esta realidad romperá el circulo vicioso de mentiras en el cual vivimos. Escribir en caracteres foráneos no es un pecado, el pecado esta en decir que estas alfabetizando y que estas descolonializando, esto es el non plus ultra del paternalismo cultural.