miércoles, 13 de octubre de 2010

FRENTE AL MALESTAR PLURICULTURAL

Luis Fernando Ortiz Daza
lufo69@yahoo.com

La constitución de un Estado Unitario Social de Derecho Plurinacional Comunitario, encierra en si mismo una construcción a partir de la promulgación de la CPE, sin embargo, lo que estamos presenciando son actividades interculturales, antes que la construcción de una base conceptual teórica que nos lleve a comprender en su extensión lo que es la pluriculturalidad.

Para ello debemos conceptualizar lo que es la interculturalidad y lo que es el concepto "pluricultural": La interculturalidad se refiere a la interacción entre culturas de una forma respetuosa, favoreciendo en todo momento la integración y convivencia entre culturas. Mientras que el concepto `pluricultural' sirve para caracterizar una situación, situación en la que la cultura sólo puede ser pensada y vivida, conjugada o declinada, "en plural"; y, por consiguiente, sólo existe en cuanto relación cultural y "reconocimiento" de las otras culturas, y a partir de lo cual se identifican en cuanto "diferentes".

La estructura social boliviana, totalmente fragmentada, resultado de un proceso histórico de siglos de Colonización, se caracteriza por la profunda desigualdad socioeconómica vinculada directamente a determinados grupos étnicos. El proceso político vigente pretende a través de leyes, decretos y reglamentaciones acabar con la desigualdad, promoviendo la discriminación, dizque positiva, de allí tenemos una ley antirracismo necesaria en cualquier Estado, pero, intencionada hacia un grupo político representado por los medios.

El error de pretender construir lo pluricultural desde una cosmovisión, la de la cultura dominante, parte del principio de la bipolaridad, la lucha entre mayorías y minorías. He aquí que se produce el conflicto. En el Occidente la democracia comunitaria de acuerdo a usos y costumbres produce esquizofrenia en el Oriente. Lo mismo, los pactos políticos frecuentes en el pasado, cruzando ríos de sangre, han producido malestar en culturas indígenas que no entienden la distribución del poder en desmedro de ellos que son mayoría.

La Justicia Comunitaria, degenerada en linchamiento por la educación que se recibe en los cuarteles, tal como lo vemos en las imágenes de televisión, es producto del abandono del Estado hacia los problemas candentes de las sociedades y de que se habla políticamente de las culturas, como si las mismas tuvieran solamente un fin ideológico al servicio del poder.

EDUCACIÓN INTERCULTURAL PARA LA PLURICULTURALIDAD

De este enfoque teórico nos interesa destacar dos características fundamentales del concepto de cultura, pues para empezar a construir una auténtica educación intercultural debemos partir de un concepto amplio de cultura, y no ceñirnos únicamente a la identificación de ciertos usos y costumbres asociados a determinadas nacionalidades o grupos étnicos. Por una parte debemos subrayar el proceso de construcción bidireccional de la cultura para oponerla a lo que está sucediendo actualmente: la imposición de la cultura mayoritaria y dominante sobre las minoritarias, imposición soportada por sujetos a los que no les queda otra opción que sacrificar gran parte de su esencia cultural para adaptarse y sobrevivir como individuos sociales.

Por otra parte, también debemos resaltar que las culturas están vivas y en constante recreación, recreación posible gracias al poder performativo del actor social y a pesar del poder coercitivo de aquellas sobre estos. La palabra "preformativo" tiene como significado que "por el mismo hecho de ser nombrada se convierte en acción". El filosofo del lenguaje J.L. Austin definía las palabras performativas como "realizativas", en su obra póstuma "Como hacer cosas con palabras", lo define textualmente como "el acto de expresar la oración es realizar una acción, o parte de ella, acción que a su vez no sería normalmente descrita como consistente en decir algo".