lunes, 11 de octubre de 2010

LA VÍA ES LA NO VIOLENCIA

Oscar David R.
oderruiz@hotmail.com

-Hoy, un número crítico de personas lo sabe, lo siente-

Ante la inutilidad de todo mecanismo de reversibilidad y autocrítica, ante la ensoberbecida vocación oscurantista del gobierno del Estado Boliviano que lleva a la creación de una ley para controlar toda comunicación, es hora de proclamar nuestras certezas valiéntemente para quienes creemos en el futuro, en el ser humano pleno y capaz de construir una sociedad humana universal, inspirados en su capacidad de haber encontrado la salida a toda encrucijada de su historia, en la libertad como su esencia.

Sabemos que la libertad de expresión es fundamental para "ser", nosotros, individuos, grupos, partes del mundo y el mundo mismo. Sabemos también sin embargo, que los mandones de Bolivia, parecidos a sus antecesores y a los antecesores de ellos, siembran temor, condicionan a la gente a "vivir callados cual esclavos y subditos", cual ciudadanos de mentira. Inverecúndamente se muestran fieles al modelo stalinista, ébrios de poder han olvidado ya, que los escalones hacia su apogeo, fué cada batalla ganada al abuso, a la violencia económica de las aves de rapiña, a la violencia racial o ideológica de quienes maltrataban física o mentalemente a otros por solo no ser de su misma raza o solo no comulgar con sus principios. ¿Qué fue lo que pasó?, mala fé o simple debilidad revolucionaria al experimentar los placeres de las alturas?

Esta especie de Stalinismo, desde los fascismos más tradicionales y cada filisteo que intentó imponer su visión y forma de vida a otros, denota aprendizaje, acumulación de experiencias, adquisición de destrezas en falsear la verdad...Es tiempo para los ciudadanos de buena fé, de proclamar nuestra vocación libertaria contra el avance autoritario de los sectores más radicales del MAS, encumbrados en el poder del Estado de Bolivia para aplastar a la derecha, sin duda, y a cualquier poder minoritario proyectado desde las izquierdas, indígenas y juventudes de oposición, también, sin duda.

La historia enseña: Es imposible! No será con leyes mordazas que se construirá un ser humano y una sociedad sin discriminación, sino con leyes del pueblo que empieza el proceso de convocarse por dignidad, para no ser abusado por quienes le coartan la comunicación en oportunidad de asistir a la era de las comunicaciones, leyes desde y para sus mayorías y minorías, verdadéramente orientadas a la educación en la NO VIOLENCIA. Paz y Fuerza contra la discriminación, el engaño y la cobardía!