sábado, 16 de octubre de 2010

neoliberal,traidor!

Iván Arias Duran
ivanariasduran@hotmail.com

Cuando uno escucha a todos los que apoyan el actual "proceso de cambio" no se cansan de decir que Bolivia está mejor que nunca, al extremo, como lo dijo nuestro Presidente en la ONU, aseguran que los países quieren importar nuestro modelo por los grandiosos éxitos de la evonomics. Según los masistas que desde el inicio apostaron por sus ideas y los arrimados recientes que, las mas de las veces, resultan ser más fanáticos que los propios azules, Bolivia es la envidia del mundo: "no ves acaso? Antes no existíamos, hoy miles de escritos, películas, avatares, miles de personalidades apoyando a nuestro líder y las profundas transformaciones- me enrostra un viejo amigo que antes se dedicaba a los derechos humanos y hoy es vigoroso funcionario público - nunca antes la economía estuvo mejor, nunca antes, los bolivianos, pusimos a los gringos, a los burgueses, a las transnacionales y a los neoliberales en su lugar. Este país ahora es rico y digno… mira no más las reservas: más de nueve mil millones!!". Otro amigo que antes trabajo en los gobiernos neoliberales y que hoy se ha camuflado con su silencio en el nuevo régimen, con voz de pecador arrepentido me dice: "es no mas verdad…los gobiernos de antes la han cagao, han regalado nuestros recursos, éramos pobres, miles de bolivianos se iban y ahora más bien están retornando, este Gobierno es de las mayorías indígenas despreciadas y no como los de antes, de las minorías excluyentes"

Vistas así las cosas uno se pregunta, que le paso al originario ( supongo que lo es, no?) Carlos Mamani que rechazó una invitación a viajar en el costoso y moderno avión presidencial para venirse a Bolivia? Y para colmo, rechazó una pega en una de las empresas más grandes y modernas de Bolivia con casa incluida? Esta loco? Cómo despreciar el ofrecimiento del guía espiritual de los pueblos indígenas del mundo? Cómo preferir quedarse en Copiaco, un pueblo en el desierto Chileno? Se me hace, diría mi amigo masista, que este señor junto a su familia son neoliberales, renegados, comprados por la iglesia, traidores y han sufrido un lavado ideológico capitalista que los ha convertido en enemigos del proceso. "Que se joda, ya vendrá con la cabeza gacha" sentenciaría.

La prensa informa: apenas salvado, Carlos se hincó y elevó su brazo derecho para emitir una frase de alegría: "Gracias a Dios". Luego abrazó a su compañera y a su hija, Emily. El siguiente fue el presidente chileno, Sebastián Piñera, quien portaba la tricolor boliviana y al que le dijo emocionado: "Muy agradecido".

Día antes de ser liberado de las profundidades de la tierra, su esposa Verónica Quispe (originaria también, no?), preguntada sobre lo primero que hará cuando vea a su marido, respondió: "le diré que lo amo mucho y que lo espero con todo mi corazón, que le extrañe todo este tiempo. Lo voy a abrazar y besar como nunca antes y le voy pedir que nos quedemos". María Herrera, suegra del orureño, reveló que la familia se quedará en Chile porque no hay las condiciones necesarias para retornar a Bolivia. Por ello, prefieren quedarse en el país trasandino que los acogió y ahora les ofrece mejores condiciones laborales y estabilidad económica.

"En Bolivia no hay condiciones para vivir, yo tuve que dejar abandonada mi casa en Cochabamba", afirmó Herrera, a tiempo de señalar que el ofrecimiento de Evo Morales no "es nada seguro". Carlos es huérfano y sólo tiene a su esposa y a sus suegros como familiares cercanos.

Así, en la familia Mamani que vuelve a renacer de las entrañas de la tierra se resume el dilema de los bolivianos: seguir como caballos cocheros por el camino que andamos o ver los senderos abiertos a propósito de la tragedia de la Mina San José en el norte Chileno.