viernes, 26 de noviembre de 2010

Segurida alimentaria

Hernán Zeballos H.
hernanzeballos@yahoo.com

Bajo esta denominación en los últimos años se trata de resolver: i) la necesidad del país de satisfacer los requerimientos de la población superando los problemas de déficit en la alimentación de la misma, particularmente los pobres; ii) superar los problemas de desnutrición que determinan alta mortalidad infantil; iii) superar una situación que es indeseable y que requiere un esfuerzo prolongado.

Esos elementos del problema fueron claramente planteados en un documento suscrito el año 1997 por los jefes de las seis fuerzas políticas que gobernaban el país, ese momento, y se comprometían a aunar voluntades para superarlo.

En la actualidad al tema de seguridad alimentaria que se agrava día a día, por reducción en la producción nacional, por las causas anotadas en mis dos últimos artículos se añade la necesidad de superar esta situación procurando compatibilizar la misma con el nuevo problema que, de igual manera, se agrava en los últimos 24 meses el deterioro del medio ambiente.

Al presente, los problemas ambientales se han agudizado debido al cambio climático, la política sobre el recurso tierra que genera una presión sobre este recurso, nuevas amenazas por ciertas carreteras proyectadas para atravesar la parte amazónica crítica para la preservación de nuestros bosques y su biodiversidad, y la expansión del cultivo de la coca, con un doble efecto: deterioro de los suelos y contaminación de los cursos de agua, debido a los deshechos tóxicos procedentes de los procesos de “industrializaciónâ€� de la hoy reconocida en la nueva CPE como símbolo nacional.

Para contribuir con ideas a la solución de estos problemas, reitero algunas sugerencias: i) declarar una veda de cinco años a la quema de bosques, prohibiendo totalmente la ampliación de la frontera agrícola por esta práctica y las técnicas de chaqueo por los pequeños productores; ii) elaborar un programa de estudios e inversión pública asociada con inversiones privadas, para sistemas de almacenamiento de aguas (represas, embalses menores, perforación de pozos y adopción de la técnica de tanques australianos); iii) coadyuvar con crédito blando para el establecimiento de barreras rompevientos en la mayor escala posible; iv) prohibir con severas sanciones la quema de cañaverales como técnica para facilitar la zafra; v) mecanismos de coordinación nacional, gobernaciones y municipios para normas y control claro para la quema de praderas naturales.

En materia agrícola, restablecer el mecanismo mixto público privado para el funcionamiento de los Consejos Departamentales de Semillas. Fortalecer los mecanismos de investigación agropecuaria y forestal, mediante la acción concertada con el INIAF de las fundaciones regionales que han logrado sobrevivir a la búsqueda de su desaparición. Apoyar y coordinar con las ONG:s tales como PROINPA, Save the Children, Plan Internacional, AGRECOL y otras que trabajan en programas innovadores en beneficio de la economía campesina.

¿Qué hacer? Eliminar las restricciones de mercados, controles de precios y prohibiciones de exportación que simplemente alteran las posibilidades de producción y comercio de productos agropecuarios. En síntesis, no atacar a los productores, ayudarlos a mejorar su productividad y usar la política agropecuaria para generar empleos y como la mejor forma de lucha contra la pobreza.