martes, 21 de diciembre de 2010

A c O z O Y B i O l E n C i A p O l i T i C a

Pepe Pastén Burgoa
pastenburgoa@hotmail.com

La naturaleza del ser humano y en específico de los varones nos permite asumir por lo general posiciones y actitudes verticales frente al género femenino. Autosuficientes, manipuladores, lisonjeros, enigmáticos, autoritarios, celosos sin razón, son algunas de las facetas de todo hombre cuando en su entorno laboral desempeña alguna labor de importancia a nivel de jefatura. Este tema adquiera mayor relevancia en el ámbito de la representación política y el trabajo de gestión pública de las mujeres.

Para proseguir con el presente tema es fundamental definir lo que significa Acoso: Práctica ejercida en las relaciones personales, especialmente, en el ámbito laboral. Consiste en un trato incómodo, ofensivo y humillante hacia una persona con el fin de desestabilizarla sicológicamente y lograr así una satisfacción, ventaja, diversión o beneficio. Seguramente el amable lector enfocara esta definición en sentido de que solo los hombres acosan y las mujeres NO. También deducirá que solo los jefes acosan y los dependientes NO. Al respecto, es vital aclarar que no sólo los varones y jefes acosan. El acoso puede ser de subalterno a jefe, de amiga a amigo, de colega a colega, entre compañeros, de alumna a docente, de empleada a propietario, etc.

Zambulléndonos en la vorágine política y en esferas de poder relacionadas a mandos gubernamentales, es hidalgo reconocer que las mujeres son permanentemente vulneradas desde distintas áreas y con diversos proyectiles y ojivas. La Asociación de Concejalas de Bolivia ACOBOL en su publicación No. 5 hizo conocer que el acoso político es frecuente y de alta intensidad. Veamos algunos ejemplos:
- Algunas mujeres concejalas recientemente electas no pueden ejercer el cargo debido a la oposición de la Sub Central y Sub Federación Sindical Única de Trabajadores Campesinos.
- No dejan que las concejalas tomen posesión del cargo
- No las convocan a las sesiones y/o las dejan sesionar
Todo esto demuestra el constante dominio masculino sobre las esferas de poder.

Pero si en los municipios se dan estas "altas expresiones de pluralismo democrático" en la Asamblea Legislativa Plurinacional la realidad es la misma solo que encubierta entre saludos, abrazos y arengas de "HERMANOS". COMPAÑEROS", "COLEGAS" . Los saludos son la apariencia, el pensamiento interno es lúbrico, lascivo y utilitario, mucho mas aún si los honorables no tienen relativa formación educativa. La mujer es considerada como elemento activista pero incapaz de tomar decisiones para el "instrumento político" con contadas excepciones. Si es oposición y venida de oriente, con seguridad hay que darles mínimas participaciones pero sólo para observar sus siluetas y formas.

Los jerarcas del Estado, sin medir su "finísimo sentido del humor", en alocuciones multitudinarias públicas suelen lanzar sus jocosos comentarios, chascarrillos y ocurrencias de doble sentido sexual cual sagaces estrategas ante el festejo y risa de adormecidos asistentes que ni siquiera saben de qué se trata. Por si usted no lo sabía, ya en enero del 2005 se inició todo un movimiento de mujeres bolivianas para cristalizar la Ley contra el Acoso y la Violencia Política en razón de Género. Los invito a conocer algunos de los actos de acoso y violencia política

1. Restringir o impedir el cumplimiento de los derechos políticos en los cargos de Presidente, Vicepresidente del Estado Plurinacional, Asambleísta, Senadora, Diputada, Alcaldesa, Concejala, Agente Municipal, Gobernadora.
2. Restringir o impedir a una mujer el cumplimiento efectivo de las funciones y atribuciones establecidas para el cargo publico para el que fue elegida, ya sea como titular o suplente, evitando o limitando los recursos que le franquea la Constitución Política del Estado.
3. Evitar por cualquier medio la asistencia a sesiones ordinarias o extraordinarias o a cualquier otra actividad que implique la toma de decisiones a las mujeres electas como titulares o suplentes o supriman el derecho a voz y voto en igualdad de condición que los varones.
4. Inducir mediante la fuerza o intimidación a las autoridades electas o en ejercicio de sus funciones a suscribir todo tipo de documentos y/o avalar decisiones contrarias a sus principios e interés público así como inducirlas o presionarlas a presentar renuncia al cargo para el que fueron elegidas.

Este proyecto de ley enuncia 13 actos o tipos de acoso los cuales, con toda seguridad, se producen a diario sin poderlos hacer públicos o denunciarlos por temor a perder la pequeña isla de poder, el ingreso mensual mas gastos de representación o vergüenza personal. Dejando de lado el típico machismo latinoamericano y acentuado en su máxima expresión en tierras altas y tierras bajas (collas y cambas son acosadores por excelencia), todos estamos obligados a proteger, defender y garantizar el ejercicio de los derechos políticos de las mujeres candidatas, electas y en ejercicio de sus funciones , así como otorgar seguridad jurídica y establecer sanciones que correspondan a conductas individuales o colectivas de acoso y violencia en razón de género.

Por nuestras esposas, compañeras, hermanas, hijas, amigas, vecinas y por todas las mujeres bolivianas tratemos de frenar el acoso y demos paso al pluralismo de género que el camino se hará menos tortuoso.