miércoles, 22 de diciembre de 2010

SIN SENTIMIENTO DE CULPA NI PERDÓN

Luis Fernando Ortiz Daza
lufo69@yahoo.com

Se va un año intenso, cargado de fenómenos sociales y políticos, que pocas veces se han visto en época de democracia, una democracia que no acaba de ser y que muchos no quieren que sea, los unos en el poder y algunos desde la oposición. No se ha entendido el mensaje de años anteriores, la soberbia no deja creer que estamos cansados del manoseo político y de la incapacidad de gestión, efecto de esa politización.

Es hora del balance, personalmente reconozco que lo que dije y lo que está escrito, refleja contradicciones propias de alguien que piensa que lo que dice es siempre dentro del análisis real y objetivo, que lo que he escrito también sé, tuvo sus intenciones y las más de las veces pude haberme equivocado. Esos errores que hacen crecer deberán servir para mejorar y aceptar que los sueños propios no son los de todos.

A quienes bien intencionadamente han hecho críticas a mi opinión les agradezco, también a algunos que desde el anonimato no tuvieron la valentía de dar la cara y sólo insultaron, porque vieron que tengo una posición tomada, les digo aquí estoy abierto para el debate, pero sin términos peyorativos, a quienes me respondieron públicamente haciendo notar mis errores doblemente agradecido, porque no recurrieron a posiciones políticas, sino históricas y técnicas.

Mi compromiso no es con personas particulares a excepción del que tengo con mi esposa y mis hijos, mi compromiso es la crítica constructiva y la propuesta hacia todos quienes trabajan en el aparato público. Somos una sociedad muy débil, democrática, pero extremadamente vulnerable y permeable a la corrupción, a la flojera y al oportunismo. La característica del profesional globalizado (Bobalizado) es la de hacer fortuna en el menor tiempo posible.

La globalización, ha producido esto, profesionales rápidamente calificados, con un manejo increíble de las tecnologías de la información y la comunicación, sin embargo a su vez el consumismo lo ha transformado en un ave de rapiña que se nutre del aparato público. La globalización también permite otras formas de gerencia del aparato público, basados en la eficiencia, eficacia y efectividad, pero, para ello se debe trabajar en una profunda reorganización del aparato público, se debe trabajar en el desarrollo organizacional.

Volviendo al mea culpa, reconozco que se podía haber dado más, que se debería haber hecho más para el debate y que esta espero sea la oportunidad de que con un nuevo gobierno, no se imponga una visión totalitaria, que de cabida a quienes trabajan honradamente, que sepan que la gente no trabaja, porque está demás, sino porque no está en el lugar que lo necesitan de acuerdo a sus capacidades.

Agradezco nuevamente a aquellos que me apoyaron, al amigo, a la amiga sincera que me dice métele flaco, te he leído y seguí adelante, sobre todo agradezco a este noble medio de El Nacional, que con sincera amistad me publican, muchas gracias a la familia de El Nacional, al grupo de Aula Libre a la cabeza de Don Julio Aliaga y muchas gracias y felicidades en esta navidad para todos.

Que el próximo año nos encuentre a tarijeños y bolivianos en un nuevo empate honroso, que signifique el reencuentro entre todos para construir un mundo mejor. Hasta el 2011 descanso como buen Chapaco y como buen boliviano prometo seguir en esto que me gusta.