jueves, 10 de marzo de 2011

Lo social en tiempos neoliberales

Guillermo Capobianco Ribera
memocapobianco@gmail.com

Se llama Padre José Maria Neuenhofer

Un sacerdote inspirado por Dios Padre y la madre naturaleza que en su perfección divina es lo que más se le parece.

En estos tiempos de tragedia y de sufrimientos; cuando la amada y pluri población sencilla de la hermosa ciudad del Illimani, sufre como si estuviera abandonada de la mano del Señor, como si estuviera pagando un pecado que nadie conoce ni recuerda.

En este tiempo de solidaridad el nombre de este sacerdote que llegó a este país hace casi medio siglo, es toda una inspiración de energía organizativa de la fé y de la solidaridad humana.

Llegó a La Paz hace casi medio siglo, traía desde Alemania su tierra natal, solo un par de maletas vacías y un corazón lleno de amor por los humildes, cumpliendo tal vez el mandato divino de Jesús el mártir de la Cruz en su calvario de hace dos mil años.

Creó la Fundación" Arco Iris".

Enumerar la obra Social de este emprendimiento humano es una tarea casi imposible.

No se trata de una obra solamente socio-.material, sino la gran obra humana del cariño ausente en este mundo despiadado, inundado por guerras, odios de clase y raza, y de desencuentros políticos.

"Arcoiris" de acuerdo a los datos de su página Web, alberga a 5.000 niños y niñas adolescentes en desventaja social; huérfanos abandonados cuyos padres están en la cárcel, niños y niñas adolescentes víctimas de la violencia intrafamiliar y con alto riesgo social, niños paceñitos de la calle o que trabajan en las calles

El volumen material de los servicios de esta noble empresa, cubre con techo, alimentación, educación, salud, vestimenta, capacitación técnica y apoyo integral para su superación personal.

Aproximadamente 5.000 niños y niñas paceñas adolescentes, están cubiertos ahora por este seguro de fe intangible en Dios y en su amor infinito.

Esta obra social sin precedentes está respaldada por profesionales de planta entre sicólogos, trabajadoras sociales, educadores, pedagogos, sociólogos, médicos, enfermeras y personal de apoyo.

El padre José Maria como le dicen cariñosamente los niños paceños especialmente los que habitan en El Alto, ha consolidado hasta el momento ocho Centros-Hogares.

Centro hogar de niñas Obrajes; Casa Espeanza; Casa del Estudiante y trabajadoras CET; Casa Refugio; Centro Betania; Casa de Paso; Casa Mutual "La Primera" y su Proyecto "estrella" de Unidades Productivas que dirigen jóvenes paceños con gran éxito.

Las "Panaderias Arcoiris" producen el tipo de panes más sabrosos tal vez del país pero sin duda de La Paz y El Alto con dulces, uvas pasas y panes baratos y de lujo cubiertos con nata y etc.etc.

La obra social de "arcoiris" es colosal sin nombrar siquiera sus hospitales, equipamiento médico de primer nivel de última generación y el espíritu creador del Padre José Maria bajo la inspiración divina del Redentor.

Muchos años después como diría Gabo en sus "Cien años…", un Gobierno del país respondió al Padre José Maria, en su solicitud de institucionalización mediante contratos regulatorios con el estado respecto de derechos y de obligaciones compartidos.

Esos Documentos de adjudicación para usufructos diversos, fueron suscritos por lo que en esos tiempos neoliberales, se llamó la Juan Nacional de Acción Social.

Era su Presidenta entonces, la digna dama boliviana Rosario Paz Zamora.