sábado, 9 de abril de 2011

¡¡¡EL MNR ESTÁ PRESENTE!!!

Marcela Martínez Sempértegui
smmsmar@gmail.com

A 59 años de la Revolución Nacional y ante las circunstancias políticas que vive el país, un Gobierno soberbio y sin norte por un lado, y una oposición formal sin proyecto, resquebrajada por intereses particulares y sectarios por otro, luego de siete años de profunda reflexión y reorganización interna, el MNR está presente para ofrecerle una respuesta al país, un planteamiento serio, con profunda sensibilidad social, capaz de concluir la tarea iniciada en 1952: la construcción de un Estado Nacional, en el marco de la democracia y la participación activa de las mayorías.

Desde el lugar donde nos encontremos, la obligación de nuestro partido con casi siete décadas de historia y por lo tanto de experiencia es de orientar a los amplios sectores de la sociedad ansiosos de cambio en el camino de la construcción de un Estado Nacional que haga realidad las banderas del nacionalismo revolucionario: soberanía política, independencia económica y justicia social como única respuesta a la dependencia y el subdesarrollo.

Nada de esto será posible si los bolivianos y bolivianas no despertamos del aletargamiento en que nos sumen diversos elementos distractivos, difundidos en campañas millonarias por los diferentes medios de comunicación como parte de la propaganda oficialista y continuamos siendo parte de la confrontación, del odio y resentimiento que solamente dividen al país, mientras mafias internacionales usan libremente nuestro territorio y se introducen en esferas gubernamentales, ocasionando una peligrosa espiral de inseguridad y terror.

"Bolivia se nos muere", afirmó el Dr. Víctor Paz Estenssoro, cuando asumió su cuarto mandato constitucional y tuvo que salvar a BOLIVIA de la hiperinflación ocasionada por otro gobierno populista, con un alto costo social y político. No permitamos hoy que nuestra Patria corra el mismo riesgo, ni que sea invadida nuevamente por la crisis y la desesperanza.

Todavía estamos a tiempo de exigir al Presidente Evo Morales, que honre las esperanzas de cambio que gran parte de la ciudadanía cifró en él y empiezan a frustrarse. La inclusión social, que fuera una de sus grandes consignas, se transformó en enfrentamientos étnicos y regionales, la lucha contra la pobreza, gran aspiración de nuestro pueblo, fracasa por la falta de capacidad, imaginación y grandes niveles de corrupción en su gestión gubernamental de consignas sin contenido.

La inflación ya castiga los hogares de los bolivianos sobre todo los de sectores asalariados y más empobrecidos, los aumentos de los sueldos de ninguna manera compensarán la subida de los precios, el desempleo es creciente, dando como resultado, la cantidad de ciudadanos que han emigrado buscando su sobrevivencia en países de corte neoliberal.

Las tendencias centralistas y antidemocráticas que permanentemente expresa el gobierno avasallando a los otros poderes del Estado, han generado una marcada inseguridad jurídica que se expresa en el descenso de las inversiones, otra vez, con las previsibles consecuencias sobre el empleo y el bienestar de los bolivianos, sentimiento que se generaliza en la población que teme por su propiedad particularmente los sectores de clase media y la pequeña empresa campesina y urbana.

Todavía estamos a tiempo de hacer un alto y enmendar el camino, el MNR hace un llamado para que cada actor de la sociedad y la política boliviana, asuma el lugar que le corresponde, demos fin a la persecución y judicialización de la política, oficialismo, oposición y el pueblo en general seamos capaces de propiciar el diálogo y respeto entre bolivianos a la luz de los intereses nacionales.

Alimentemos nuestro sistema democrático tan debilitado en la última década, actuando con responsabilidad, conscientes del rol histórico que nos corresponde. En nombre de nuestra tradición, de nuestro pueblo y de los héroes de la Revolución Nacional, en el marco del credo del Nacionalismo Revolucionario, como lo hicieran hace sesenta y nueve años nuestros fundadores, expresamos nuestra consagración a esta lucha que impone todos los sacrificios, para que Bolivia no muera.

La Paz, 9 de abril de 2011

* Secretaria Ejecutiva Nacional del Movimiento Nacionalista Revolucionario.