miércoles, 27 de abril de 2011

FANCESA: “modelo” de la concurrencia de la inversión

Eduardo Campos Velasco
eduardocamposdc@yahoo.es

FANCESA: un buen "modelo" de lo que debería ser la concurrencia de la inversión pública y privada. Por el contrario el gobierno mediante decreto ha decidió "nacionalizar" el paquete accionario de SOBOCE, en FANCESA, destruyendo mediante esa medida – claramente política – los éxitos alcanzado por la empresa mixta en favor del departamento de Chuquisaca.

Que lamentable, pero en nuestro país las cosas se hacen siempre desde una perspectiva excesivamente ideologizada. Ese es el caso de la llamada nacionalización de las acciones de SOBOCE en la empresa mixta FANCESA, que en los últimos 10 años - precisamente desde la incorporación de SOBOCE a su paquete accionario – ha desarrollado una performance exitosa, imposible de ser ocultadas.

En 1999, la empresa FANCESA, conformada por tres socios estatales, la alcaldía de Sucre, la prefectura de Chuquisaca y la universidad San Francisco Xavier, inicio un proceso de transferencia de un 33% de sus acciones (las correspondientes a la prefectura de Chuquisaca) a la iniciativa privada. Esta decisión fue adoptada al amparo de la ley de privatización, que permitió convocar a una licitación pública internacional, mediante el mecanismo de una "subasta pública internacional" mismo que fue respaldado por un Decreto Supremo que establecía los detalles y procedimientos para llevar adelante la licitación.

El proceso de licitación demoró alrededor de seis meses, desde que se adopto la decisión hasta que se adjudicaron las acciones. Varias empresas de las más grandes a escala mundial, dieron muestras de interés en un inicio, pero paulatinamente quedaron en el camino, por las condiciones de volatilidad política del país y en especial por un conjunto de trabas que se plantearon desde el comienzo.

En ese entonces (1999) el valor en libros de FANCESA, alcanzaba a 48 millones de dólares americanos, lo que implicaba que el paquete accionario a ser licitado, alcanzaba a 16 millones de dólares. SOBOCE que se presento a la subasta pública internacional, pago por el 33% de las acciones de FANCESA, la suma de 26 millones de dólares, superando en 10 millones de dólares los datos en libros.

A partir de aquella incorporación de SOBOCE a FANCESA, la empresa compuesta por socios públicos y privados, encaró un nuevo proceso de fortalecimiento e inversión que en los últimos 10 años han producido efectos positivos. Se han logrado saltos cualitativos en materia tecnológica, administrativa, ambiental y responsabilidad social.

Los primeros años se caracterizaron por un clima de susceptibilidad y contratiempos, pese a los cuales la única empresa mixta que surgió de esa fase histórica, ha conseguido no solamente despejarlas, sino también construir una experiencia verdaderamente modelo, gracias al esfuerzo conjunto de sus tres copropietarios.

En lugar de una sola fábrica, FANCESA pasó a constituirse en un grupo empresarial que abarca tres unidades productivas industriales, con presencia en todo el país. Se tratan de CONCRETEC, SUCREMET y SERMISUD.

CONCRETEC, una empresa que ofrece una variedad de productos para la construcción (hormigón premezclado, viguetas pretensadas, tubos, losetas, etc.). Comenzó el año 2002 de cero y hoy factura más de US$ 40 millones, y genera más de 700 empleos directos, dignos y sostenibles en el tiempo; SUCREMET, una empresa dedicada a la metalmecánica, de reciente creación y; SERMISUD es una empresa dedicada a la minería

La muestra del éxito empresarial de la empresa mixta FANCESA, son los volúmenes de producción de cemento que se incrementaron a partir de año 2000, pasando de 254 mil toneladas, a 643 toneladas el año 2009. De igual manera, la generación de empleo a partir del año 1999, pasa de 392 empleados a 1.307 el año 2009. Los ingresos netos por ventas, pasan de 19 millones de dólares el año 2000, a 105 millones de dólares el año 2009. Los activos de la empresa, pasan de 68 millones de dólares para el año 1999, a 168 millones de dólares el año 2009; situación – esta última – que nuestra con claridad, la inversión de 100 millones de dólares en el periodo 1999 – 2009.

Por otra parte, un indicador muy evidente del éxito empresarial de FANCESA, está en los logros respecto de las utilidades netas, mismas que de 2 millones de dólares el año 2000, pasan a 20 millones de dólares el año 2009. De igual manera, el patrimonio de la empresa, pasa de 44 millones de dólares para el año 2000, a 123 millones de dólares para el año 2009.

Finalmente, la distribución de dividendos entre los tres socios accionarios de FANCESA correspondiente a los años 2000 – 2009, nos muestra con mucha claridad las ventajas del emprendimiento mixto. En los 10 años, se generaron utilidades por un valor de 100 millones de dólares, los cuales fueron distribuidos de la siguiente manera: 20 millones de dólares para la Honorable Alcaldía de Sucre; 20 millones de dólares para la Universidad Mayor real y Pontificia San Francisco Xavier; 20 millones de dólares para SOBOCE (socio privado) y; 40 millones destinados para la reinversión en la propia FANCESA. Adicionalmente Chuquisaca recibe el año 1999, 26 millones de dólares, por la transferencia de las acciones a SOBOCE, lo que significa que la región se benefició con 106 millones de dólares en los 10 años de gestión.

Comparativamente con lo que sucedía anteriormente a la incorporación de SOBOCE, entre el año 1992 y 1999, se generaron un total de 44 millones de dólares, de los cuales se distribuyeron entre los socios accionistas el 90% de las utilidades netas. En cambio en el periodo 2000 – 2009, se generaron 100 millones de dólares de utilidades netas, distribuyéndose el 60% entre los accionistas.

Esa es una radiografía general de lo que sucedió con FANCESA, a partir de la incorporación de un socio privado (SOBOCE) y resulta realmente temerario sostener que el proceso de privatización que experimento FANCESA a partir de año 1999, no fue exitoso. Lamentablemente, cuando se generalizan las cosas y no se ven en detalle las particularidades de cada caso, es muy fácil – y sobre todo – "rentable políticamente", sostener que todo proceso de constitución de emprendimientos mixtos (publico - privados) son malos para los intereses del país y las regiones.

Como están las cosas, FANCESA acaba siendo un ejemplo en dos aspectos: Por una parte, del éxito de la concurrencia de la inversión pública y privada en la constitución de emprendimientos productivos que tanta falta le hacen a la economía boliviana y; a la vez, de cómo - cuando se sobre ideologizan las cosas - se pueden echar por tierra las iniciativas empresariales que benefician el desarrollo del país.