lunes, 4 de abril de 2011

¿LEGALIZAR LAS TORTURAS?

Jorge Paz Cuellar
jorgepaz_c@hotmail.com

Y no es que haya tenido un lapsus o se le haya escapado por bocón, es parte de su forma de vivir, de pensar, de sentir; está totalmente consciente de lo que dice. Además, lo disfruta.

Seguramente, lo que habrá querido decir el Senador Rojas, o no lo entendimos bien, es "reglamentar las torturas". Por que en este país las torturas ya son legales, constitucionalmente reconocidas!!!... emergen de una "tradición altoperuana", conocida como "justicia comunitaria". No es nada nuevo, estas "tradiciones" se practican a diario en las alturas.

Esta reglamentación supondría diseñar un catálogo de castigos (torturas), en el cual los excelentísimos legisladores altoperuanos se lucirían redactándolo, o quizás, tal cual la Constitución Política del Estado vigente, vendría cocinado desde el Ejecutivo, y solo tendrían que levantar la mano.

Seguramente tendría que clasificarse los niveles de torturas bajo el criterio de "calidad del delito". Imagino un poco… dando rienda suelta a mi instinto animal:

-Para delitos gravísimos, como: traición a la patria y no levantar el puño izquierdo en las concentraciones del MAS, el castigo es "la antorcha humana" que consiste en rociar de gasolina a un cristiano y prenderle fuego.

-Para delitos graves, como ser terrorismo u opositor al régimen el castigo es "enterrar vivo" al delincuente con un retazo de charque podrido para que éste conviva con los gusanos.

-Para Delitos leves, como el narcotráfico o contrabando la tortura sería psicológica consistente en "hacerle cosquillas" al infractor hasta que se muera de la risa.

En dicho catálogo, para que este completito, se tendría que incluir el "trabajo forzado" para los reos en las minas altiplánicas, propuesta hecha en marzo de 2010 por un "maniquí parlante", candidata nada menos que a Gobernadora.

Señores… este es el país que se esta construyendo. Esta usted dispuesto a pertenecer a esto? - ¡¡¡NO!!!... Levantemos nuestra voz, hagámonos escuchar y decirles a estos señores, que no compartimos sus "tradiciones" salvajes, que no queremos ser parte de sus bestialidades, que queremos avanzar hacia la civilización. Por nosotros y por nuestros hijos… Avancemos hacia un Estado Federal.