domingo, 24 de abril de 2011

Re: sobre el Elogio a Ortiz y a Capobianco

Rolando Morales escribió
rolando@entelnet.bo

La nota de Amalia Gonzales Riveros pone de manifiesto la inquietante fragmentación cultural del país tanto en lo que refiere a las regiones como a las clases sociales. El elogio que hace a Ortiz y Capobianco señalando que nadie más que ellos escriben y hacen propuestas puede tener alguna pertinencia en Santa Cruz, pero no en el resto del país. A Capobianco se lo lee en La Paz, pero los escritos de Ortiz son desconocidos en esta urbe. Posiblemente, algo similar ocurre en Santa Cruz donde se desconoce lo que se escribe en La Paz. El problema no solamente es regional, pues también tiene un carácter de clase, pues entre clases al interior de una misma ciudad se prefiere ignorar las opiniones. Finalmente, hay un problema más grande: muy poca gente lee. En esas circunstancias, el debate es prácticamente inexistentes y las probabilidades de llegar a consensos son escasas.


Amalia Gonzales Riveros respondió:
g.riveros47@yahoo.com

Estimado Sr. Morales, por supuesto que en Bolivia hay mas gente que escribe aparte de Ortiz y Capobianco, pero si Ud. repasa lo escrito por mí comprobará que me refería a políticos bolivianos de oposición y, por supuesto, con todo respeto, usted entraría quizás en la categoría de político pero no en la de opositor.

Varios otros lectores me han escrito con la misma queja, como si yo los hubiera premeditamente pasado por alto. Seguramente no me expliqué bien. Ciertamente muchos ciudadanos ajenos al gobierno escriben contra éste y muchos lo hacen de manera realmente brillante. Es decir, que mi queja no es por la falta de escritores o de críticos, sino por la incapacidad absoluta de nuestros políticos de oposición, de nuestras figuras públicas, de nuestros supuestos líderes políticos, para manifestarse con algún rigor sobre las cuestiones políticas. Si los que se supone deben establecer una opción al actual gobierno no son capaces de explicarnos qué quieren hacer... ¿cómo podemos suponer que son capaces de hacer algo?

Por lo tanto mi intención, que creo necesario aclarar, nunca fue suponer que nadie escribiese, sino que los políticos de la oposición, salvo excepciones, son naturalmente ágrafos e intelectualmente precarios. Ciertamente algunas figuras quedaron seguramente injustamente excluidas, como el propio Sr. Julio Aliaga o Susana Seleme (¿son políticos o intelectuales?) o Victor Hugo Cárdenas o, quizás, no estoy segura de que sea un político de oposición, Carlos Mesa. También habría que incluir, ultimamente, a Feliz Patzi, pero me niego a verlo como un opositor y se trataría, más bien, de un excluido, que no es lo mismo.

A eso me refería, a ese tipo de políticos capaces de tener una voz propia y de generar discusión, debate e ideología. Pero es que además, esos políticos no están en absoluto alejados de nuestra tradición política y si bien no todos los políticos tienen que ser unos intelectuales, nuestra historia ha tenido grandes ejemplos y los ha tenido en todo el espectro ideológico: Montenegro, Bedregal, Zavaleta, Quiroga Santa Cruz y tantos otros.

Esos políticos ya no existen, salvo tal vez en el oficialismo. Porque... ¿qué pasa con los Germán Antelo, Franco, Pierola, Leigue, Manfred Reyes,Costas Aguilera, López, Doria Medina, etc. a lo máximo que podemos aspirar de ellos es a escucharlos balbucear en una entrevista de televisión estableciendo algunas obviedades sobre la coyuntura, pero ni uno solo es capaz de un análisis de fondo, (y ya no escrito, ni siguiera de manera oral) porque nuestros políticos (particularmente los opositores) son en su mayoría intelectualmente muy limitados, dicho eso como una constatación y no como un insulto gratuito.