viernes, 27 de mayo de 2011

Gravitando sobre la Cuenca del Amazonas

Guillermo Capobianco Ribera
memocapobianco@gmail.com

Es una de las más extensas y biodiversas del planeta, pulmón ecológico de la humanidad y futuro granero inmediato del mundo.

Eso y mucho más es la gigante amazonia, patrimonio de países como Brasil en primer lugar pero también con gravitación de Perú, Colombia, Ecuador y Venezuela.

Bolivia, en el centro del Continente y gravitando de forma irrecusable en la cuenca amazónica, como también gravita en la del Rio de La Plata, podría ser en estos tiempos de crisis un país y una sociedad próspera.

Pareciera que no es justo, a los ojos de Dios y de la Naturaleza que colmaron de privilegios a Bolivia, padecer un tiempo de desencuentro social y político fatal; de persecuciones y apresamientos con fachada legal; con desilusión y desencanto de un proceso "de cambio" que encendió las esperanzas de todos los estamentos, etnias y regiones del país.

La perspectiva dominante de nuestro gobierno debiera ser una visión geopolítica y económica en el área de los "servicios estratégicos".

El país se desangra por los cuatro costados.

Es utilizado como área de paso y factor de acumulación de grandes utilidades por actores económicos transnacionales de Chile, Brasil, Perú y Paraguay, es decir por todo nuestro vecindario territorial.

La fortaleza de Bolivia, en este tiempo de globalización de la vida económica y del comercio bioceánico e intraregional, es su privilegiado posicionamiento geoestratégico en el Centro de Sudamérica.

Los factores de privilegio que podrían hacer de este país un centro de progreso, bienestar y desarrollo económico, social y humano suman y siguen.

Por ejemplo la gravitación de Bolivia en la inmensa y diversa Cuenca del Amazonas.

Hace como treinta y cinco años, con la cooperación solidaria del Reino de Bélgica, Bolivia construyó y puso al servicio público la Hidrovía "Ichilo - Mamoré"que parte del Puerto Villarroel en el Chapare , hasta Guayaramerin en la frontera nor-este con Brasil.

1.380 km de carretera fluvial que une decenas de afluentes de ríos navegables como el Rio Beni, el Madre de Dios; y otros que confluyen con el gran Mamoré y luego el Itenez , para formar el caudaloso Madera enfilando hacia el gran puerto de Manaos del Atlántico en Brasil a través del gigante Amazonas.

La hidrovia Ichilo Mamoré que concreta la gravitación de Bolivia en la cuenca amazónica, cuenta con equipamiento básico para manejo de mercaderías con áreas de almacenamiento al descubierto, balanza especial de alta capacidad, astilleros para construcción de embarcaciones de acero y todo lo que necesita una hidrovia vital para el progreso y desarrollo de los Departamentos de Beni, Pando y Cochabamba.

Ya es tiempo que este país azotado por una guerra social no declarada e injusta, padeciendo un régimen inédito de persecuciones y arbitrariedades bajo fachada legal y constitucional, exija a nuestros vecinos territoriales la cuota parte que le corresponde históricamente de los beneficios y utilidades que ellos obtienen por utilizar esta tierra bendita de privilegios geopolíticos.

Basta con observar el actual conflicto en el paso fronterizo del Desaguadero.