martes, 3 de mayo de 2011

La pretensión de "eliminar completamente" el 21060

Eduardo Campos Velasco
eduardocamposdc@yahoo.es

Francamente lo que correspondía si su intención era eliminar completamente el 21060, era restituir algunas cosas que estaba vigentes a tiempo de emitirse el famoso decreto supremo 21060. Nada de eso sucedió. Por ejemplo, con el 21060, se echaron a la calle a cerca de 40.000 trabajadores. Lo correcto, seria que ahora que han eliminado completamente el 21060, unos 40 mil trabajadores tengan empleos en las empresas estatales. No se si las empresas estatales, como cartonbol, papelbol, lacteosbol, entel, y otra, estén en esa capacidad de absorber esa demanda de empleo.

Por otra parte, cuando se emitió el 21060, se incorporó la libre oferta y demanda, como mecanismo para la fijación de precios de los bienes y servicios. Por lo tanto, si han eliminado el 21060, tendrían que reponer el control de precios para todo. No se si, los bolivianos, estén de acuerdo que eso suceda, sobre todo, recordando – también – el desabastecimiento y las colas.

Les recuerdo estos dos aspectos, de los tantos que están relacionados con aquella medida, que resulta francamente un deseo, mas que una realidad concreta, la pretendida "eliminación completa" del 21060.

¿Que dice concretamente la media que han tomado? Con once considerandos previos, decretan dos artículos, mimos que en partes centrales señalan: Por una parte, determinan la eliminación completa de toda disposición o consideración legal fundamentada en el Decreto Supremo 21060 del 29 de agosto de 1985 y; por otra, la conformación de una comisión de alto nivel entre el Órgano Ejecutivo y la COB y otras organizaciones representativas de la sociedad civil, con el objetivo de efectuar la revisión de leyes que aún respondan a los conceptos y el espíritu del Decreto Supremo 21060.

Pero hay todavía otras comparaciones que ilustran aun más, lo inverosímil y demagógico de la medida. Resulta que no hace mucho, Cuba, el país que de alguna manera es el espejo en el que se miran los jerarcas del gobierno boliviano, ha decidió echar a la calle un millón y medio de trabajadores estatales, debido a que no alcanzan los recursos públicos de este país, para seguir pagándoles los 14 dólares mensuales que reciben todos los trabajadores de Cuba.

Lo que han hecho los "revolucionarios cubanos", es algo parecido a lo que se hizo con el 21060 en Bolivia; con la diferencia que lo hacen, con 25 años de diferencia. La medida cubana, no ha echado a la calle a 30 mil o 40 trabajadores; ha echado a la calle a un millón y medio de personas. Diríamos un 21060 a la decima potencia. ¿Será que por esa medida, ahora pudiéramos considerar a los jerarcas cubamos como neoliberales? ¿El gobierno de Bolivia, el propio Evo Morales habrá hecho alguna representación antes sus amigos y líderes ideológicos de Cuba, por esa medida?

Como verán, eso de atribuirle una carga ideológica exclusivamente neoliberal a la media asumida por Victos Paz, hace más de 25 años atrás, no deja de ser una "muletilla" que recurrente han intentado incorporar en el imaginario colectivo de la sociedad boliviana. Sino, ¿por que no considerar lo que hacen sus pares cubanos, como neoliberal?

Lo cierto es que más allá de los dramáticos impactos que tubo el 21060 en el sector laboral minero del País, también, entre otras cosas, resolvió la aguda situación económica del país. Se olvidan aquellos que señalan como el causante de los males de Bolivia al 21060, que antes de esa medida, la economía boliviana estaba con una hiperinflación de más de 24 mil por ciento. Olvidan también que antes del 21060, existían más de mil impuesto, la mayoría de los cuales no se cumplían y no representaban ingresos para el tesoro general de la nación. Olvidan que el control de las divisas estaba a cargo de los jerarcas de gobierno de turno, los cuales de manera discrecional, asignaban estas a sus amigos y correligionarios. Olvidan que el estado fijaba los precios de los bienes y servicios y que por ese mecanismo, el desabastecimiento y las colas eran cosa de todos los días. Se olvidan que las empresas estatales, instauradas con la revolución del 52, habían entrado en un colapso absoluto, no sólo por las bajas cotiza de minerales en el mercado mundial, sino y sobre todo, por la mala gestión a cargo de los militantes de los gobiernos turno. Olvidan que las empresas privadas, vivían de los contratos de suministros con el estado que habían dolosamente "amarrado" con los políticos de turno; sin capacidad competitiva y menos innovación y tecnología.

Se olvidan de muchas cosas y quieren desconocer que esa medida, entre otras cosas, ha permitido que miles de bolivianos dedicados al comercio y los servicios principalmente, hoy sean florecientes emprendedores privados, que han modificado su futuro y el de sus familias, sobre la base de su propio esfuerzo. Pretenden desconocer que hoy, la aún frágil estructura productiva del país, responde a los requerimientos del mercado interno y genera gran parte de los empleos productivos del país.

Si, el 21060 tuvo varios aspectos negativos, muy dramáticos para los bolivianos; pero también es evidente que permitió que muchas otras cosas se reordenen, en el marco de una economía abierta y competitiva. Ates que apostar por el control de precios y de los emprendimientos productivos, bien pudiera hacer el gobierno, lo que sus pares cubanos están haciendo. Impulsar las iniciativas privadas, atrayendo inversiones y tecnología, generando empleos, lo que con seguridad repercutiría en la valorización de los salarios bolivianos.

La pretensión de "eliminar completamente" el 21060, no pasa de ser un deseo y una respuesta demagógica a las múltiples demandas de la sociedad boliviana que espera del gobierno, políticas claras, sobre todo en el ámbito económico.