domingo, 29 de mayo de 2011

LA REVOLUCIÓN ÁRABE COMO LA ESPAÑOLA AVANZAN EN UN SENTIDO Y BOLIVIA EN OTRO

Tito Pedro Reynaga
wreynagavx@yahoo.es

El M15, el movimiento juvenil que está arrastrando a la sociedad española hacia un movimiento de reivindicación ciudadana, propone en suma, respeto a las personas, al ciudadano, por parte de los poderosos, sean estos gobernantes o empresarios. Entre sus peticiones referidas a la política y el estado se encuentra lo siguiente, digno de ser leído con atención:

"ELIMINACIÓN DE LOS PRIVILEGIOS DE LA CLASE POLÍTICA

1. Control estricto del absentismo de los cargos electos en sus respectivos puestos. Sanciones específicas por dejación de funciones.

2. Supresión de los privilegios en el pago de impuestos, los años de cotización y el monto de las pensiones. Equiparación del salario de los representantes electos al salario medio español más las dietas necesarias indispensables para el ejercicio de sus funciones.

3. Eliminación de la inmunidad asociada al cargo. Imprescriptibilidad de los delitos de corrupción.

4. Publicación obligatoria del patrimonio de todos los cargos públicos.

5. Reducción de los cargos de libre designación.

LIBERTADES CIUDADANAS Y DEMOCRACIA PARTICIPATIVA

6. No al control de Internet. Abolición de la Ley Sinde.

7. Protección de la libertad de información y del periodismo de investigación.

8. Referéndums obligatorios y vinculantes para las cuestiones de gran calado que modifican las condiciones de vida de los ciudadanos.

9. Referéndums obligatorios para toda introducción de medidas dictadas desde la Unión Europea.

10. Modificación de la Ley Electoral para garantizar un sistema auténticamente representativo y proporcional que no discrimine a ninguna fuerza política ni voluntad social, donde el voto en blanco y el voto nulo también tengan su representación en el legislativo.

11. Independencia efectiva del Poder Judicial: reforma de la figura del Ministerio Fiscal para garantizar su independencia, no al nombramiento de miembros del Tribunal Constitucional y del Consejo General del Poder Judicial por parte del Poder Ejecutivo.

12. Establecimiento de mecanismos efectivos que garanticen la democracia interna en los partidos políticos."

Como se ve, la gente del mundo desarrollado va por un rumbo bastante distinto sino contrapuesto a la ruta que nos están imponiendo el MAS y Evo Morales, utilizando sus dos tercios del parlamento y la ideología marxista presentada con adornos indianistas.

Veamos. Si los españoles piden Eliminación de los privilegios de la clase política, aquí, la clase política, va llenándose de mayores privilegios superando los tradicionales inherentes a su condición oligárquica. Tales, como el arrogarse el derecho a imponernos sus listas de candidatos a la magistratura judicial obligándonos a votar por su gente. El sacar de sus cargos a los gobernadores y alcaldes pisoteando la voluntad ciudadana expresada en elecciones. Limitando nuestra libertad de expresión y comunicación. Judicializando la política. Sometiendo los poderes Legislativo, Judicial y Electoral a la voluntad del Presidente, lo mismo que la policía, las FF.AA. y los Gobernadores y Alcaldes y dirigentes sindicales, etc. En este mismo sentido cuenta la concentración del poder en un solo partido (el MAS) y su jefe --al que quieren endiosar, para mejor manipularle, con eso de declarar zona sagrada a la aldea donde nació--. Un afán que persiguen empeñosamente a la vez que estigmatizan y condenan sistemáticamente todo lo que sea disidencia y opinión libre. De este modo y en consecuencia, en la medida en que ellos se van erigiendo en dioses, nosotros, los habitantes del país vamos quedando limitados a condiciones subhumanas, como gente incapaz de saber lo que le conviene y tomar decisiones por cuenta propia, limitado su derecho a expresarse como a buscar en libertad su bienestar por esfuerzo propio. Reducidos a la condición de personas incapaces de valerse por sí mismas, necesitadas de la bondad y la limosna de nuestros gobernantes para sobrevivir. Como en la triste Cuba.

Mientras árabes y españoles buscan Libertades ciudadanas y democracia participativa, aquí se nos quiere imponer ciega sumisión a la autoridad (¿recuerdan los juicios por desacato?). Mientras españoles y árabes elevan su dignidad, nosotros la vemos rodar cuesta abajo por la manipulación de la democracia, el desprecio de sus principios y la imposición de apariencias engañosas como tramposas desde el poder. Como esas del control social, puesto a cargo de las elites de los movimientos sociales. Esto es en manos de los masistas. Con lo que antes que dar lugar a la participación popular, lo que hacen es cerrarle el paso, suplantando la voluntad ciudadana con la de estos grupos de activistas a órdenes del régimen.

Como se ve, el país va contra la historia, obnubilada por el rescoldo de la revolución marxista, cuya hoguera hace mucho que ha quedado en cenizas por el peso de la realidad. Estamos pues, ante un peligroso proyecto reaccionario, o ante algo peor aún si nos fijamos en el creciente peso de la corrupción y el narcotráfico.