lunes, 30 de mayo de 2011

Por única vez

Alberto Bonadona
abonadona2001@yahoo.es

Las veces que en Bolivia los gobernantes dijeron "por única vez" o "por última vez" son innumerables. Para "legalizar" autos indocumentados que ingresaron por contrabando, el perdón gubernamental es parte ya del arte de gobernar boliviano.

No me queda duda que la principal razón de documentar a los autos chutos es una razón política y no de necesidad de fondos por parte del fisco, incluso si el dinero a recaudarse fuera 10 veces más de lo estimado por el ministro de economía, Luis Arce, quien indicó que el monto sólo llegara a 5 millones de dólares. Las personas a beneficiarse son mayoritariamente habitantes del sector rural, con quienes, frente a la creciente impopularidad del gobierno, se ve por conveniente borrar con el codo lo que se escribió con la mano en el DS 28936.

Fue siempre el mismo pragmatismo que acompañó a las diversas "únicas veces" en el pasado. "Al final ya están aquì" se dijo y ahora se repite para proceder al perdón a los infractores. Este tipo de decisiones cuestiona la conducta del ciudadano que regularmente cumple con el pago de impuestos y compra vehículos con papeles en orden. Con este perdonazo se otorga razón y autoridad a la población de Challapata que no permite el ingreso a personeros de la aduana. Para los contrabandistas de autos del país ciertamente vale la pena operar al margen de la ley hasta que la ley los incluya. Al final de cuentas "saben" que ese momento llegará tarde o temprano.

El razonamiento que discurre que es así cómo se frenará el contrabando es iluso. Ningún vehículo en Bolivia dejará de funcionar por no tener placa. La prohibición de vender gasolina a los autos chutos es el gran pretexto para legalizar "por única vez" autos que entraron de contrabando. Entre estos se filtrarán "misteriosamente" los robados dentro y fuera de la inmensas fronteras del país.

No se puede descartar que la medida beneficiará a algunos legisladores que estuvieron esperando esta "única" oportunidad. Y éstos se muestran, por esta única vez, independientes del Poder Ejecutivo que ahora, sugestivamente, muestra voces disidentes, incluso respecto al Vicepresidente, García Linera. El ministro Arce y la presidenta de aduanas, Marlene Ardaya, se manifiestan abiertamente en contra de la medida. La señora Ardaya advierte que ésta desmotiva al cumplimiento de deberes a quienes regularmente lo hacen. Esto en economía se llama selección adversa porque hace que los que cumplen intentarán modificar su buen comportamiento y así se disminuirán las recaudaciones futuras.

Para añadir una justificación al despropósito legislador, se quiere eliminar a los vehículos antiguos del transporte público cuando lo que se debe eliminar es el transporte inseguro e incomodo de los minibuses, especialmente en La Paz, Oruro y Cochabamba. En la sede de gobierno existen buses antiguos, más cómodos y seguros que muchos minibuses.

Se dijo que para evitar la contaminación se prohibía el ingreso de vehículos con más de cinco años. La verdad era disminuir o al menos no agravar la importación de gasolina. Con nuevas mentiras se legalizarán ahora a los chutos "por esta única vez" y el medio ambiente, la gasolina y otras excusas más que el decreto de prohibición de autos de más de 5 años exhibió, desaparecen por arte de magia.