lunes, 13 de junio de 2011

CANALLAS O PERIODISTAS

Adolfo Condarco Mariño
fito007@aol.com

Aunque en ocasiones pasan desapercibidas, existen personas que tratan de aprovecharse de nosotros sometiéndonos a sus intrigas para beneficios propio u otros intereses que van más allá de lo estrictamente personal, es decir, por encargo o comisión.

Brutal o insidiosamente, los manipulador nos obligan a pensar, actuar, vivir como ellos quieren. Utilizando medios que nos paralizan, nos confunden o nos impiden reaccionar, invaden y saquean una parte más o menos importante de nuestras vidas. Ejemplos: No hagas ésto o aquello, no votes por éste, sino por aquel, ésto te conviene, aquello no!

Existen algunos tipos de manipulación: la manipulación egocéntrica y la manipulación malintencionada.

La manipulación egocéntrica o para beneficio personal. Es la favorita de aquellos que les gusta el poder, el dinero o la fama. Generalmente los manipuladores egocéntricos están tan concentrados en su objetivo que no logran ver las secuelas negativas que dejará su comportamiento. En Bolivia, como resultado de los cambios políticos que se han producido, los privilegiados de antaño, perdieron muchos beneficios que les otorgaba un cómodo y envidiable "estatus" económico y social. Muchos de este grupo, ahora se encuentran trabajando anónimamente o utilizando algún partido político como plataforma para recuperar esa vida llena de prebendalismo. Generalmente se identifican como personas que no reconocen sus errores, son paranoicos, ya que temen que sus verdaderas intensiones sean descubiertas, así no recuperar nunca los viejos privilegios.

Existe también la manipulación a sueldo. En esta categoría se encuentran mayormente, intelectuales deshonestos, periodistas, burócratas, tránsfugas políticos, etc. Por lo general bajo ésta categoría se utilizan todos los argumentos tejidos en base a la falsedad más sórdida. Con ella solo se busca, bajo contrato, la destrucción total e impiadosa de todo aquel que sea una piedra en el camino y obstaculice la meta establecida por los patrones o empleadores. Estos manipuladores trabajan muy sutilmente, escudándose bajo las etiquetas de "periodistas", "analistas", "activistas", "defensores del medio ambiente", etc. y su campo de actividades están en la mayoría de medios masivos de información privados o ONGs. Pueden ser muy apreciados en su entorno, rostros amables, detrás de los cuales se esconden, seres malintencionados y sin escrúpulos, capaces de cometer las más viles acciones para cumplir con los objetivos por los cuales han sido contratados, por cierto muy bien remunerados.

Perfil de los manipuladores

* Siempre hablan con indirectas y generalidades, evitando abordar las cuestiones de forma clara y yendo directamente al meollo de la cuestión. La retórica es un arma predilecta.

* Les encanta los cotilleos, especialmente los que perjudican a sus victimas y le benefician a él o a sus patrones de forma directa o indirecta.

* No asumen casi nunca sus palabras ni sus actos e intentan adjudicar sus acciones a otros para no perder su posiciones de privilegio. El transfugismo es una practica común en los manipuladores dentro el campo político.

* No acostumbran a escuchar, tan solo de repetir un libreto ya establecido. Salen en defensa de otros tan solo para conseguir sus sus fines de manipulación.

* Desvalorizan el trabajo o logro. La oposición en Bolivia no reconoce ningún logro del gobierno.

* Siembran confusión y cizaña con la mentira o la trampa y deshonestidad. La navaja de Ockham la tiene muy afilada.

* Abusan de su autoridad como opositores, amparandose en la inmunidad parlamentaria o utilizando la "libertad de expresión" y la "democracia" como escudo para proferir las más insólitas acusaciones o insultos.

* Dan vueltas a las situaciones para salir airosos y están empeñados en contarlo todo, incluso mintiendo o traicionando al propio país que les vió nacer.
Saludos amigos desde la luna llena