viernes, 24 de junio de 2011

Resumen del Libro "Vivir Bien o Vivir Mejor"

Victor Hugo Carvajal Vargas
vihucava@yahoo.es

El jueves 16 de junio fue la presentación de mi libro "Vivir Bien o vivir Mejor", acto que se realizó en el Auditorio del Colegio de Abogados de Cochabamba y fue un éxito por la gran cantidad de gente que asistió, la venta del libro y principalmente por el excelente comentario sobre el mismo, su presentación y debate. Les envío el texto de dicha presentación que es una reflexión sobre su contenido y a su vez una síntesis. Muchas gracias y un abrazo:

ESQUEMA PRESENTACIÓN DEL LIBRO: "VIVIR BIEN O VIVIR MEJOR"

1.- ¿Porque nace esa inquietud?.- Por comprender que es, en realidad el "Vivir Bien", y que es el "Vivir Mejor" como fenómenos y como procesos (Todo el accionar del gobierno actual está impregnado del paradigma del "Vivir Bien")

2.- Resultado de esa preocupación.- El resultado concreto de esa preocupación me ha llevado a considerar a que el "Vivir Bien" es un paradigma que privilegia lo estacionario en general y en lo económico a modelos estáticos donde está ausente la ciencia, la tecnología, la innovación y el conocimiento. Por su parte el "Vivir Mejor" es un paradigma que presupone un constante cambio y transformación en todos los órdenes de la vida y, en lo económico, significa un modelo de crecimiento basado en el desarrollo de las fuerzas productivas que a su vez se sustenta en los avances de la ciencia, la tecnología, la innovación y el conocimiento.

3.- El devenir social y el paradigma del "Vivir Bien".- Las sociedades que no incorporan en su cultura y en su accionar el paradigma del "Vivir Mejor" y consideran al "Vivir Bien" como la meta ya lograda en algún momento del tiempo, en el caso boliviano, de acuerdo a lo expuesto por sus sustentadores, en el pasado, que supuestamente es un equilibrio con la naturaleza y con sus semejantes que no debe ser alterado, están destinadas al estancamiento y a la regresión. Más aún si no se precisa cual ese momento de ese equilibrio ideal, pero si está, de acuerdo a sus propugnadores, en el pasado anterior al descubrimiento y la conquista de América.

4.- El carácter del "Vivir Bien".- El "Vivir Bien" es un momento fugaz en el devenir histórico de la sociedad, logrado precisamente como resultado de la aspiración de vivir mejor con conocimiento, tecnología e innovación, que se rompe en el proceso casi de inmediato, justamente por la esa aspiración de la humanidad de vivir aún mejor y para ello ponen en movimiento nuevas tecnologías, conocimientos innovación etc., que como resultado de ello en la perspectiva histórica logran en un nivel superior otro momento de equilibrio reflejado en el vivir bien, partiendo nuevamente con la aspiración de vivir mejor a otro punto de equilibrio en el futuro. Este proceso no está exento de altibajos, pero, en última instancia la tendencia es al progreso. Este proceso es ininterrumpido y lo será mientras exista la humanidad.

5.- Pretensión de equiparar la aspiración humana hacia el progreso con el capitalismo y la depredación del medio ambiente.- El pretender equiparar esa aspiración humana con el sistema económico capitalista y un modelo de desarrollo que ataca al medio ambiente y a la naturaleza es otra falacia, pues justamente quienes combaten al capitalismo luchan porque los conocimientos, la ciencia y la tecnología sirvan para lograr nuevos equilibrios superiores, en nuevas relaciones con la naturaleza y con los semejantes, abogando por el fin de la explotación humana y el desenfreno en la utilización de los recurso naturales. En el nivel de desarrollo económico social actual, el respeto al medio ambiente solo es posible si se utilizan tecnologías de punta y conocimientos de avanzada, pues de otra forma ese equilibrio del pasado que no es tal, cuando menos por su permanencia de hace 500 años a la fecha, terminará agotando las reservas de la naturaleza sin buscar nuevas tecnologías que justamente vayan al mantenimiento del ecosistema, encontrando otras fuentes alternativas de energía.

6.- Relación de los paradigmas del "Vivir Bien" y el "Vivir Mejor".- En resumen, como señalo en mi libro el "Vivir Bien" es parte del proceso del "Vivir Mejor" y así se lo debe considerar si hay realmente voluntad de alcanzar mejores niveles de vida para nuestra población

7.- Ausencia de racionalidad.- Otra preocupación detectada es que el paradigma del "Vivir Bien" no presenta una racionalidad que permita seleccionar proyectos de carácter económico y/o social que justifiquen la asignación de recursos, escasos en relación a nuestras múltiples necesidades, a pesar de la parafernalia con que se presentan las reservas internacionales, con preeminencia a otros proyectos de ese carácter; es decir no se conocen, ni en los proyectos económicos, tampoco en los de carácter social, el porque de ejecución de unos proyectos y no de otros.; en síntesis no se encuentra algún criterio de racionalidad en la asignación de recursos Lo que es realmente preocupante, al margen de la fuente su financiamiento, es que al no contar con algún criterio es posible que esos recursos se pierdan sin retorno. Es pues urgente la definición de un criterio de racionalidad para la asignación de recursos a proyectos alternativos que permitan su adecuado uso y su retorno para su recuperación con el plus producto generado que debe ser destinado a inversión neta, base de una producción ampliada que produce los recursos destinados al progreso económico y social. No es pues posible distribuir los recursos simplemente sobre la base de proyectos de ingeniería o de carácter arquitectónico, sin considerar su factibilidad económica y/o social, el retorno de esos recursos y su productividad; el hacerlo sobre la base voluntarista es una aberración. La comparación de los resultados de los proyectos ejecutados con las inversiones efectuadas, registradas, no es posible hacerlo sin ese criterio de racionalidad, es prácticamente imposible; por lo que urge su definición o retomar los criterios de racionalidad económica – social tomando en consideración la el respeto, conservación y renovación del el medio ambiente.

En cambio el paradigma del "Vivir Mejor" indefectiblemente se basa en la racionalidad económica, la contabilidad de costos, ingresos y la determinación sobre esa base de la competitividad y de la factibilidad y rendimiento de los proyectos.

8.- Peligro de esa ausencia.- El peligro está entonces en que, a pesar delas declaraciones de los ministros del área económica, el paradigma del "Vivir Bien" no se compadece con la aspiración de crecer y progresar para "Vivir Mejor". Por lo mismo es preocupación no de simple política coyuntural sino más bien por el futuro del país y de sus habitantes; pues el aceptar pasivamente ese paradigma es condenar al país al estancamiento, desaprovechar los adelantos científico técnicos de otras culturas y países, renunciar a la investigación científica y particularmente a la innovación, así como a la iniciativa personal y colectiva de incentivar un mejor aprovechamiento de los factores productivos, a incrementar la productividad y, en última instancia, a que por esa iniciativa innovadora personal y colectiva, pública y privada, se mejoren los indicadores económicos, como lo básico para lograr el desarrollo económico integral en el mundo de hoy del conocimiento, de la ciencia, la tecnología y la innovación. El imperativo del momento es aprovechar los conocimientos y experiencia universales sin desechar en modo alguno los saberes ancestrales originarios, sino más bien incorporarlos a la corriente universal del conocimiento y así avanzar siempre bajo el paradigma del "Vivir Mejor".

Sólo así podrá se formular un proyecto político coherente, un programa de gobierno realista y planes y políticas que permitan, con respeto del medio ambiente, tasas de crecimiento que cuando menos alcancen al 8% anual, iniciando el despegue que nos lleve al desarrollo y un mejor nivel de vida de las bolivianas y bolivianos.

9.- Ausencia de referencias teóricas y categorías no explicitadas.- En el paradigma sustentado del "Vivir Bien" no se explicita cual el referente teórico en que se basa y tampoco se acreditan las categorías económicas que le sirven de base, excepto generalidades como la reciprocidad, la cooperación etc., desechando otras como la productividad, el rendimiento, la competitividad, etc.; que en las condiciones del mundo globalizado económica y financieramente de hoy, el no considerarlas conduce al estancamiento como resultado de la implementación dogmática por sus sustentadores del paradigma del "Vivir Bien". En el ensayo si se toman rigurosamente en cuenta las categorías económicas y sociales indispensables para el análisis; con las que hemos llegado a las consideraciones efectuados anteriormente.

10.- Contradicciones insalvables.- En los planes de desarrollo formulados por el gobierno que orientan su accionar se encuentra una contradicción insalvable, pues en su parte declarativa plantean el "Vivir Bien", añoran el pasado y se plantean restaurar ese equilibrio permanente que nunca existió, pero en la parte operativa de determinación de metas y objetivos utilizan las herramientas propias de la economía clásica y la racionalidad económica inherente a la misma. Por eso es que me he permitido señalar que esa un revoltillo que debe ser tamizado y reformulado.

El paradigma del "Vivir Bien" les conduce a sus sustentadores a plantear le modelo de economía plural comunitaria asignando roles excesivos las economías indígena originaria campesinas que no tienen sino una significación marginal en la generación del producto interno bruto, presentándolo como el sector rector, cuando la realidad demuestra que no es así. El modelo que requiere el país para su crecimiento y desarrollo es el de economía mixta con presencia de sectores estatal, privado nacional y extranjero cooperativo y originario indigna campesino, pero dándole al sector estatal el rol de rector y conductor del proceso con el reconocimiento de que el aporte de la iniciativa privada, en la coyuntura presente, es no sólo necesaria sino indispensable.

11.- Bases deleznables de la política económica basada en el paradigma del "Vivir Bien".- La aceptación y absolutización de ese paradigma ha conducido a políticas erróneas que ya han resultado en experiencias negativas en otros países; entre ellas solamente como muestra podemos indicar las siguientes:

a) El privilegio del subsidio sobre la inversión

b) La preferencia del sector financiero sobre el sector productivo

c) El abandono de categorías básicas fundamentales como el de la competitividad y de la lógica y la racionalidad económica

d) La ausencia de gestión efectiva en sectores claves de la economía y descontrol de actividades ilícitas como el narcotráfico y el contrabando

e) La volatilidad permanente de las reglas del juego y del irrespeto del Estado de Derecho

f) El fariseísmo del discurso gubernamental en relación al fin de la economía de mercado

12.- El divorcio de la realidad y la normativa legal y los peligros para la estabilidad institucional y el crecimiento económico. El falso discurso ha conducido al divorcio entre la realidad económica basada en una economía de mercado con intervención estatal y la normativa impuesta por la Parte Cuarta de la Constitución Política del Estado que es meramente declarativa, cuando la norma que rige el quehacer económico en el país sigue siendo el Decreto 21060. El pretender modificar la superestructura jurídica sin cambiar la base económica, como se está pretendiendo con nuevas leyes y códigos es simplemente una aventura más, que terminará sin resultado alguno, con desperdicio de esfuerzos y recursos y seguiremos regidos, mientras no se avance en el crecimiento y el desarrollo económico y social con respeto del medio ambiente, por el Decreto Supremo citado, no obstante los múltiples entierros que se le han hecho. Para avanzar verdaderamente se requiere crecimiento y desarrollo, generación de fuentes de empleo, industrialización, valor agregado en nuestros productos exportables, empresas competitivas y generación de riqueza, en un continuo proceso de mejora en la distribución del ingreso cada vez más equitativo y justo, sólo entonces podremos plantearnos pasar a nuevas formas de organización productiva, a una superestructura jurídica que le responda y a una sociedad más equitativa, incluyente y justa.

13.- Recomendaciones en la coyuntura.- En la coyuntura y de inmediato a fin de reorientar el proceso de cambio, sugiero modestamente

a) A la revisión inmediata del principio del "Vivir Bien" como paradigma rector y sustituirlo por el de "Vivir Mejor", del cual deberá forma parte el "Vivir Bien".

b) Efectuada la modificación indicada, adecuar todas las normas jurídicas, planes programas, proyectos en la organización social y estatal al paradigma del vivir mejor

c) La implementación del "Vivir Mejor" debe estar orientada fundamentalmente a las actividades productivas, a fin de identificar y aplicar la innovación como motor del progreso y la competitividad

d) Privilegiar, para lograr lo anteriormente expuesto, la inversión sobre el subsidio

e) Privilegiar el sector productivo sobre el sector financiero, disminuyendo el spread bancario vigente actualmente

f) Establecer un sistema judicial único y garantizar el Estado de Derecho mediante el respeto y la consolidad de la institucionalidad y la normativa jurídica mientras no se modifiquen las condiciones económico sociales.

14.- Preocupación.- Es pues esa preocupación que me ha llevado a plantear este ensayo, que aspiro se constituya en el inicio de una discusión científica y, sobre esa base, lograr conclusiones y propuestas que vayan, bien a consolidar el principio del "Vivir Bien" o, por el contrario, a sustituirlo por el principio del "Vivir Mejor", más acorde con las aspiraciones sociales y personales y con el contexto de un mundo de cambios y transformaciones permanentes; de avance y no de retroceso. Eso en ningún momento quiere decir que en esta propuesta no se consideren las formas productivas originarias, pero que en ningún caso, deben ser el centro o el fundamento del así llamado modelo de economía plural; en definitiva este es el aspecto más importante al que debemos abocarnos los bolivianos, en particular los economistas, juristas y otros profesionales y no distraerse en aspectos que no van a definir el destino del país en el futuro.

Es pues el análisis comparativo, particularmente desde la óptica económica, social y jurídica de estos dos principios básicos; "Vivir Bien" o "Vivir Mejor" y sus resultados, el que debe constituirse en el orientador de la construcción de la sociedad, del Estado, se su modelo económico y de sus instituciones. Como resultado de ese análisis se plantea el establecimiento del principio del "Vivir Mejor" en sustitución del "Vivir Bien"; sin embargo, el principio del "Vivir Bien", como ya lo he señalado, no es antinómico al de "Vivir Mejor" sino complementario, pues cualquier sociedad se plantea de manera permanente el "Vivir Mejor" empleando para ello los adelantos científico técnicos, la tecnología, el conocimiento y la innovación, así como nuevas formas más progresistas y efectivas de organización productiva y social; donde en el curso de ese proceso se logra alcanzar determinada meta como el "Vivir Bien", en un momento en el tiempo; pero que inmediatamente la sociedad y los individuos que la componen se plantean, planifican, ejecutan e implementa medidas para superar ese nivel, planteándose "Vivir Mejor", estableciendo nuevas metas, hasta lograrlas en el tiempo; es decir parten del "Vivir" Bien", logran en determinado momento para bajo el principio del "Vivir Mejor" logren en un posterior momento, un nuevo nivel superior de "Vivir Bien", dados determinados progresos tecnológicos, de conocimientos e innovativos. En resumen el "Vivir Bien" es un modelo estacionario", que sino forma parte del modelo dinámico del "Vivir Mejor", como principio rector y básico, conduce a un estancamiento y retroceso posterior. En las condiciones de Bolivia donde la mayoría de la población tiene niveles de vida precarios, el pretender establecer el principio de "Vivir Bien", aún en el nivel de vida de los privilegiados, es simplemente una concepción retrograda y peligrosa; más aún si se piensa bajo esa consigna construir el socialismo comunitario, con una economía plural, en contraposición a la economía mixta, puede conducir al estancamiento nacional y lo más peligroso, a su retroceso y desaparición. Por ello el principio rector debe ser el "Vivir Mejor", pues este permitirá, por la aplicación de los avances técnicos, tecnológicos y el conocimiento y la innovación en un proceso constante, alcanzar niveles de vida más altos. En el trabajo se analizan esos principios con ayuda de un determinado marco conceptual, teórico y real, utilizando determinada metodología que nos permite llegar a conclusiones y recomendaciones. El principio rector debe ser el "Vivir Mejor" y en su contexto, aplicar el de "Vivir Bien", puesto el primero plantea, reiteramos, un modelo dinámico de progreso y el segundo, al margen del primero, un modelo estacionario de estancamiento y, en último caso de retroceso. En síntesis, el Principio del "Vivir Mejor", plantea la implementación de un modelo dinámico y que en el proceso planteado por el "Vivir Mejor", el "Vivir Bien", es tan solo un momento en el tiempo que da inmediatamente paso al "Vivir Mejor", por lo que el principio del "Vivir Bien" debe estar enmarcado dentro del principio del "Vivir Mejor", como rector. De está conclusión general se deriva la recomendación general de. "Sustituir en el más breve plazo posible el principio estacionario del "Vivir Bien", por el principio dinámico de "Vivir Mejor", convirtiendo al principio de "Vivir Bien" en un componente del proceso determinado y orientado por el principio de "Vivir Mejor". El mantener incólume el principio del "Vivir Bien" y no sustituirlo por el de "Vivir Mejor", no orientará a las actividades productivas hacia el progreso y la sociedad y sus miembros estarán condenados al estancamiento en los actuales bajo niveles de vida. Sólo la implementación del principio del "Vivir Mejor" permitirá el progreso social y un mejor nivel de vida para su población, y al país consolidarse como actor internacional en los procesos de integración y de inserción positiva en la globalización. Además de que podrá elaborarse un proyecto político realista, viable y aplicable, considerando siempre los mejores y mayores intereses del pueblo boliviano en su conjunto e integridad, de donde se originará un programa de gobierno y planes y proyectos de desarrollo económico y social, con fundamento en un modelo de economía mixta y un patrón de crecimiento de base ancha que permita la industrialización y la generación de bienes y servicios con un alto contenido de valor agregado, que efectivamente nos lleven a lograr el ansiado despegue económico, el crecimiento y desarrollo con pleno respeto del medio ambiente y, en ese proceso, lograr también una distribución más equitativa del producto entre los bolivianos y bolivianas favoreciendo siempre en lo posible a los sectores menos privilegiados, poniendo en marcha todo el potencial del país teniendo como paradigma básico el "Vivir Mejor" para a través de un proceso constante y permanente alcanzar mejores niveles de vida y "Vivir Bien" y, a partir de ese punto fugaz de equilibrio, proseguir con el paradigma del vivir mejor. Ese debe ser el camino para que juntos bolivianas y bolivianos consigamos posesionar efectivamente a nuestro país como importante actor en los procesos de integración y globalización y logremos una mejora efectiva y real de las condiciones de vida de todo nuestro pueblo.

15.- Apertura al debate.- Estoy a sus órdenes para un intercambio fructífero de ideas que profundicen el análisis y nos lleven a conclusiones basadas en ese análisis y la lógica, como debe ser cuando se discuten paradigmas, principios, valores, políticas, planes, programas y proyectos; pues de esa discusión y elucidación saldrá la aproximación a la verdad que nos beneficie a todos.