sábado, 23 de julio de 2011

Cuando la culpa la tiene siempre el otro.

Cynthia Pérou Gutiérrez
cynthia_perou@hotmail.com

Buscando infructuosamente mi propio padecimiento mental, encontré en el Handbook for mental illnesess (pág. 354) una definición de un término que me llamó poderosamente la atención: esquizofrenia paranoide delirante, no porque lo sufra yo, sino porque conozco a alguien que sí. El mencionado texto publicado por la insigne Sociedad Americana de Psiquiatría decía que esa enfermedad es un padecimiento mental por el cual el paciente se disocia completamente de la realidad, con creencias falsas que nacen de la falta de percepción de dicha realidad, creando situaciones delirantes de persecución. Mis queridos lectores, nuestro plurinacional gobierno sufre de esto.

En efecto, si nos ponemos a analizar los síntomas que resaltan en la conducta de la dirigencia masista, podemos darnos cuenta que su comportamiento errático, no obedece a su semianalfabetismo o su compulsión por politizar todo, censurando y persiguiendo a aquellos que opinan o piensan diferente. No, ese extraño comportamiento, que tanto nos llama la atención y hasta nos hace reír, es producto de una enfermedad mental. Veamos: según este texto, los síntomas se presentan a través de "…la alteración del pensamiento consiste en el pensamiento desorganizado, que se hace patente cuando la expresión es incoherente, cambia de un tema a otro y no tiene ninguna finalidad. La expresión puede estar levemente desorganizada o ser completamente incoherente e incomprensible. El comportamiento inhabitual puede tomar la forma de simplezas de carácter infantil, agitación o apariencia, higiene o conducta inapropiadas." La verdad es que me quedo sin palabras. Es como si estos médicos hubieran escrito el texto viendo la televisión local o leyendo periódicos, o peor, tal vez los conocen… Escalofriante, no?

En cualquier caso, los hechos están ahí. Si las cosas no mejoran o están mal, es por los neoliberales. Si se reclama autonomía, son terroristas. Si se dice que no hay alimentos o que los precios han subido, ellos dicen que es por los especuladores; si hay más cocaína, no es por los cocaleros, es porque si. Si la gente reclama algo, no son ciudadanos, son sediciosos. Si ellos se equivocan con el gasolinazo o con cualquier otra cosa, es culpa de alguien más. Estos perturbados dirigentes del gobierno no pueden asumir una sola responsabilidad, todo es culpa de alguien. Todo es una conspiración y todos somos conspiradores. El Vice sale en la tele y dice que aquellos que pidan el regreso de la DEA son pro yanquis. Luego salen el ex Ministro de Gobierno Rada y el "satuco" Torrico diciendo que echar a la DEA de Bolivia ha sido un tremendo error. ¿quién los entiende?

La ONU dice que Bolivia se ha convertido en el mayor productor de marihuana del continente y un Diputado del MAS dice que el tema está politizado. Están todos locos. De verdad.

Creo que todos y cada uno de nosotros va a poder encontrar casos que denotan esta innegable sintomatología de demencia; sin embargo, lo que más me preocupa es que este tipo de locura, tan propia de aquellos que se denominan parte del proceso de cambio, puede ser contagiosa, así que mucho cuidado. De hecho, creo que la enfermedad vino en una carga de cheques y dinero que llegó hace unos cinco años desde Venezuela y nuestros hermanos bolivarianos la trajeron de Cuba y estos de Siberia. Habrá que ver desde cuando el mundo está contaminado con este tipo de demencia política.

Yo personalmente no me preocupo porque conozco la vacuna: en octubre, voto nulo.