miércoles, 6 de julio de 2011

NARCO-IMPERIALISMO Vs. "MADRE TIERRA"

Franz Rafael Barrios Gonzalez
franzrbarrios@yahoo.com

1. El fenómeno del narcotráfico.-

Indubitablemente la humanidad es constantemente asediada por una suerte de fuerza oscura cuyo campo de atracción gravitacional es cada vez más recio, por tanto más fácilmente subyugador de cuanta materia o elemento encuentre a su paso. Es una fuerza que no se detiene, o al parecer humanamente es difícil, sino imposible de hacerlo.

Es una fuerza que trasciende las fronteras y que ella misma en su avance constituye sus perímetros geopolíticos. Así como sabe auto-generarse recursos (materiales, naturales y humanos) que la soporten indefinidamente, y por medio de los cuales opera, se establece y expande continentalmente. Esa fuerza oscura se llama narcotráfico.

Si bien es una fuerza que requiere del ejercicio humano para su existencia, cada vez más se puede llegar a verificar que es la fuerza la que termina controlando al humano por medio de su misma acción y atracción.

Podría acertarse refiriendo (grosso modo) que el narcotráfico es un fenómeno global, transnacional, moderno, tecnológico, en constante actualización y expansión. Es decir que es un fenómeno dinámico y cuasi-todopoderoso.

Es el narcotráfico un fenómeno, de ejercicio humano, categorizado como uno de índole -eminentemente- materialista/comercial. Pero que tiene en demasía influencia (directa o indirecta) sobre una infinidad de menesteres sociales. Aparentemente el narcotráfico es tan volátil, o en todo caso los humanos lo son, ya que este fenómeno no responde a ninguna ideología política o dogma en particular. Siendo que este fenómeno se adapta perfectamente a las situaciones, sujetos y lugares donde piensa instaurarse.

2. La materialidad e inmaterialidad del narcotráfico.-

Si bien manifesté que este fenómeno sabe construirse geopolíticamente, no significa que el mismo se reduzca en -solo- simplismos materialmente verificables y/o aproximables (como las fronteras). Y tampoco es que lo que denomino como capacidad inmaterialidad haga del narcotráfico un fenómeno omnipresente, al menos no en un sentido sobrenatural. Podríamos inferir que tiene ambas capacidades, la material y la inmaterial, y en todo caso atañe distinguir los momentos de esas dos capacidades.

-Inmaterial (origen): El narcotráfico existe y subsiste fundamentalmente en la medida en que el humano (comprador y vendedor) tenga necesidades y las intente satisfacer; el que las llegue a satisfacer es otro canto. El narcotráfico se origina -preexiste- en el deseo, las necesidades, y la satisfacción de estas. Sin las necesidades, o los deseos, sin el empiezo, la cadena narco-productiva no tendría razón de ser.

-Material (eficacia): Cuando iniciada la cadena narco-productiva (cultivo de la hoja de coca y su procesamiento químico) se perfecciona el tráfico de drogas con la venta/entrega de las drogas ilícitas ya procesadas. Esta capacidad no requerirá necesariamente del consumo de la droga procesada, mientras se haya perfeccionado el narcotráfico como tal.

Cabría preguntarse si al final del día el consumo (como destino final de la cadena narco-productiva) es el que fomenta y sostiene al narcotráfico, o si lo hace la oferta por si sola, o finalmente si lo hacen ambas, pero y en qué magnitud de ser así.

3. El narcotráfico como (ilícita) expresión de mercado.-

Algunas voces podrían identificar al narcotráfico como expresión del "lado más humano del humano", su debilidad, vicio e imperfección; y otros como el "lado más salvaje/instintivo del humano menos humano". Esto efectuado según apreciaciones antojadizas, y sistemas de valores en específico.

Por otra parte, habiendo identificado que el fenómeno del narcotráfico es encendido y sostenido en la medida que el humano, o cualquier otro ser, manifieste necesidades -básicamente- de consumo y de oferta, de deseo y satisfacción en última instancia, cabe señalar que el narcotráfico pasa a ser una más de las tantas actividades del comercio humano, por su puesto una ilícita. Podría decirse que tanto el narcotráfico, el contrabando, y el tráfico, son variables consolidadas de una suerte de "capitalismo" degenerado, moderno, y depredatorio no solo de la "madre tierra", sino de la humanidad como tal.

Sería interesante replantear en estos términos la obra de V. I. Lenin titulada "El Imperialismo como última etapa del Capitalismo". ¿Es el narcotráfico un capitalismo degenerado, advenido en Imperio?

4. El Imperio del narcotráfico.-

Como hice referencia líneas arriba esa fuerza oscura, en razón de su descomunal alcance, es un fenómeno transnacional con operaciones geopolíticas propias. Un fenómeno Imperialista. En stricto sensu si atendiésemos a Walter Theimer con su sentencia de que el concepto Imperialismo consigue "caracterizar a toda política de conquista y expansión colonial", la correspondencia con el fenómeno del narcotráfico llega a ser palmaria. Una política de conquista y expansión cuyas motivaciones son, las necesidades instintivas del humano, pero sobre todo, el materialista rédito tras el perfeccionamiento del narcotráfico. La conquista del narcotráfico es holgada, puesto a que se instaura en las soberanías nacionales de manera silente. Los pueblos "llegan a darse cuenta" cuando el narcotráfico ya está establecido en sus sociedades. El narcotráfico en su expansión colonial somete a gobiernos y regímenes sin distingo ideológico o dogmático alguno. Consecuentemente su desarrollo geopolítico es continental, hasta erigirse como Imperio.

Por otra parte el hecho de que existan países productores, países consumidores, y países de tránsito (oferta/demanda) no hace que el narcotráfico responda ni a unos ni a otros, el narcotráfico los controla a todos.

El narcotráfico suele infectar los regímenes de los países en donde se interna hasta conseguir reparticiones ministeriales que le sepan encubrir y servir. Por lo general estos son los Ministerios de Gobierno, sus sub-reparticiones, sin perjuicio de que otras reparticiones ejecutivas, legislativas y judiciales sean gobernadas por el narcotráfico. De hecho es evidente que gobiernos enteros son dependientes sirvientes del narco-imperio.

Un hecho irrefutable es que el narcotráfico, como fenómeno de alcance global, "habla un idioma internacional". Básicamente "entiende" y "se hace entender" por medio de las divisas con predominancia en el mercado cambiario mundial (dólares, euros, yenes, etc.), sin excluir metales y piedras preciosas como formas de intercambio comercial. El fenómeno llega a narco-colonizar a sus súbditos de cuanto país haya infectado.

Así mismo el narco-imperio cuenta con la subordinación no solo de las FFAA, de las Policías Nacionales (y de las demás agencias), de los países donde se infecta, sino que engendra y financia la articulación de "grupos irregulares" que también le sepan servir.

Contundentemente, en palabras ajenas, el narcotráfico "es una superestructura de opresión y explotación".

5. La "Madre Tierra" y el narcotráfico.-

Dados los grados de control y dependencia que teje el narcotráfico con respecto de las soberanías nacionales infectadas, los regímenes tempranamente modifican sus políticas agrícolas (entre otras) para responder a los requerimientos del narco-imperio. El desesperado fomento de los regímenes por los cultivos de la hoja de coca ha modificado por completo los ecosistemas donde se viene sobre produciendo la hoja de coca. Es más, ese fomento a la hoja de coca ha dañado los suelos fértiles y ha modificado los usos y costumbres agrícolas irremediablemente, y todo por someterse al Imperio del narcotráfico.

Falsamente los regímenes, en donde se hallan ingentes cultivos de la hoja de coca, han intentado encubrir con sinvergüenzas tintes culturales a la hoja esa. Y así permitir un escenario excedentario, el de los cultivos de la hoja de coca, para satisfacción del narco-imperio.

El narco-imperio tiende a internarse en reservas forestales, tierras fiscales, desde donde opera indiscriminadamente. El narco-imperio avasalla a la biodiversidad, la consume y la inutiliza.

6. La soberanía boliviana entregada al narco-imperio.-

El fracaso de la administración plurinacional al no querer combatir el narcotráfico es uno respecto del ordenamiento público internacional, el orden público interno, la moral, la dignidad, la soberanía, las buenas costumbres humanas, la conservación de la "madre tierra", la normalidad constitucional boliviana…pero quizás para ciertos intereses sea un celebrado y manifiesto triunfo del ilícito.

¡Los agro-productores están siendo vilipendiados por el masistoide y sus narco-colonizadores!

¡Los narco-colonizadores han tergiversado la producción agrícola. Por tanto los "usos y costumbres milenarios" han sido esclavizados por el imperio del narcotráfico!

¡El imperio del narcotráfico ha colonizado a los masistoideístas!

¡El imperio del narcotráfico ha esclavizado a los masistoideístas!

¡El imperio del narcotráfico está saqueando a la "madre tierra"!

¡El imperio del narcotráfico está traficando con la vida de la "madre tierra"!

¡El imperio del narcotráfico está parasitando de la "madre tierra"!