jueves, 25 de agosto de 2011

Construyendo futuro

F. Javier Limpias Ch.
jlimpias@yahoo.es

No me queda la menor duda que a la hora de ser equitativo con las regiones del país, este gobierno no lo es. Es más, insistiría, como muchas veces lo hemos hecho, en denunciar la impostura política del régimen del MAS de que vivimos en un Estado plurinacional con autonomías. Por suerte esta impostura está haciendo aguas, pues no hay Estado plurinacional (ejemplo claro es lo del TIPNIS) ni autonomías (ejemplos claros son el montón de leyes centralizadoras).

Ahora bien, podemos decir que el régimen masista, como todos los regímenes no democráticos, es centralista y no le conviene delegar el poder, peor aún recursos. Por lo tanto el retardo en llevar adelante el censo nacional, que tanta falta nos hace, es una muestra más de todo lo dicho anteriormente.

Sin embargo tengo que mencionar también que desde los departamentos y los municipios opositores al masismo nos estamos equivocando tremendamente a la hora de dar pelea y tratar de solucionar nuestros problemas. ¿Cómo nos equivocamos? Entrando con una facilidad impresionante a la polarización mediática y discutiendo contra los argumentos oficialistas, sin capacidad de utilizar los pocos instrumentos que nos ha dejado el propio gobierno a través de la CPE y que todavía tenemos para ayudar a resolver nuestros problemas.

Vamos al grano, el censo. La CPE establece un sistema de estadísticas nacionales diferenciado en los tres niveles de gobierno, donde el nivel central del Estado se reserva las estadísticas oficiales, pero los niveles departamentales y municipales tienen, a través de sus competencias constitucionales exclusivas, la posibilidad de administrar sus propias estadísticas y tener sus propios censos, aunque para el fanatismo político masista no sean cifras oficiales.

En la Asamblea Legislativa Departamental de Santa Cruz nos dimos cuenta de eso y aprobamos, en septiembre del año pasado, la Ley del Sistema Departamental de Información Estadística, cabalmente pensando que ante esta indolencia política del masismo, de no entregarnos indicadores veraces y transparentes para que podamos entender la realidad socio-económica del departamento, nosotros los cruceños íbamos a poder atenuar de alguna medida esta realidad.

Lo anterior resultó ser una ingenuidad política monumental, pues el ejecutivo departamental de Santa Cruz, a la cabeza de Rubén Costas y su partido político VERDES, aun exigido por su propia ley promulgada, no incluyó un solo peso en el POA 2011 para el funcionamiento institucional de este sistema estadístico, que contempla la creación del Instituto Cruceño de Estadísticas. Espero que en el POA 2012, que en estos días está siendo elaborado, inscriban algo para así por lo menos guardar la pose y disimular las contradicciones entre el gobernador Costas y su secretario de hacienda José L. Parada, donde este último anda diciendo de que tenemos capacidad desde el gobierno departamental de financiar la mitad del censo nacional en el departamento, y Costas aclarando de que somos un gobierno departamental yesca. Muchas imposturas políticas juntas de quienes insisten en construir futuro.