miércoles, 24 de agosto de 2011

El debate obsoleto: Capitalismo versus socialismo

Armando Méndez Morales
amendezmo@yahoo.es

El siglo XX fue el tiempo del debate práctico y teórico sobre los sistemas económicos de la modernidad. Durante el siglo XIX había hecho su aparición el pensamiento marxista con su hipótesis de que necesariamente venía un sistema económico diferente y superior al capitalismo como consecuencia del desarrollo de las "fuerzas productivas" lo que llevaría a la construcción de la sociedad comunista, "a cada cual según sus necesidades, de cada cual según su capacidad".

La primera mitad del siglo XX fue mundialmente catastrófico y sangriento: dos guerras mundiales, dos revoluciones socialistas, la rusa y la china. Estos acontecimientos fueron esencialmente políticos con consecuencias económicas negativas. Más tarde aparecieron otras revoluciones socialistas en países africanos y Cuba en América Latina. Estos hechos anunciaban la construcción de un nuevo sistema alternativo al dominante capitalismo, que nunca se concretó. A un tercio de la humanidad la embarcaron en esta aventura.

El Premio Nobel de Economía Paul Samuelson conocido por su prestigioso libro sobre Economía, cuya primera edición corresponde al año 1948, y que en sus primeras ediciones se denominaba "Curso de Economía Moderna", introdujo en la novena edición el pensamiento económico marxista. En general, los destacados economistas occidentales no le reconocían ningún mérito científico a Marx. Samuelson fue el primero pero para destacar sus erradas conclusiones. Esta actitud de Samuelson seguramente respondió al hecho de que, con muy poca información que se difundía, se suponía que se estaba creando otro sistema económico en el mundo soviético bajo la inspiración del pensamiento de Marx.

Samuelson empieza a escribir sobre teoría económica en los tiempos en que aparecieron los experimentos socialistas. La URSS con sus planes quinquenales daba señales de un rápido crecimiento económico que a la postre parecía que superaría a EE.UU. La Gran Depresión Económica de los años 30, significó el inicio de una destacada intervención del Estado sobre la economía a diferencia de lo acaecido en el siglo anterior. Todo esto sin duda alguna influyó en su pensamiento. Por esta razón él advierte que su libro no abarca el "sistema económico soviético", dando a entender que pudiese existir. Aún más, denomina a las economías industrialmente desarrolladas "economías mixtas".

La décima séptima edición de su libro intitula sólo "Economía" que es escrito en colaboración del economista Nordhaus, ya a principios del siglo XXI, donde incorpora todos los avances de la ciencia económica. En esta oportunidad modifica la calificación del sistema económico que prevalece en los países desarrollados y pasa a denominarlos correctamente "economías de mercado", designando "economía autoritaria" a la que prevaleció en la ex URSS. Sin embargo, insiste con que no existen economías de mercado puras y que todas tienen elementos autoritarios, por lo que ratifica su conclusión de que el sistema económico prevaleciente en el mundo es mixto. En mi opinión este es una imprecisión, porque todo su libro es una excelente explicación de cómo funciona la economía de mercado.