jueves, 18 de agosto de 2011

CHAT con Samuel Doria Medina


martes 23 de agosto de 2011 a Hrs. 11:00

EL COMPLEJO DE ADÁN
(Esto ya pasó con Banzer)


abre y visita el chat, participa o pregunta
entrar al chat

con Samuel Doria Medina




Creo que uno de los graves errores de este gobierno ha sido pensar que la historia comienza con ellos, lo que se ha denominado el complejo de Adán; en ese sentido, de ninguna manera tendría sentido que el próximo gobierno piense en cambiarlo todo. Pienso que hay que tener la capacidad para distinguir lo que se ha hecho bien y mantenerlo. Está claro que hay temas de inclusión importantes en el Estado, por lo que no tendría sentido retroceder. También en materia de las relaciones internacionales, el hecho de que no se permita que países como Estados Unidos se inmiscuyan en decisiones internas, es un tema que tiene que mantenerse, no tendría sentido volver a lo pasado. Hay varios aspectos de avance.

Por otro lado, está claro también que en los últimos años se han cometido graves errores, que han sido incluidos en la Constitución Política del Estado que será necesario analizar y resolver, de manera objetiva y dejando de lado el revanchismo.

El Talón de Aquiles del Gobierno

El talón de Aquiles es la oportunidad perdida, esa es la percepción cada vez más fuerte de la población. A la gente de mi generación ya nos pasó esto con el general Banzer, en los años 70, cuando las condiciones económicas eran buenas pero la dictadura militar no logró aprovechar la ocasión. La coyuntura actual, que como todos hemos visto tuvo también grandes oportunidades, no ha logrado mayores avances, justamente por ese afán de mantenerse en la pelea, en el conflicto; desaprovechando una buena oportunidad en el país.

La gente lo dice claramente, había una gran expectativa de que el MAS lograría hacer avanzar al país, pero no ha ocurrido así. Si el Norte era la autonomía, el paso de seis años permite ver que poco o nada se ha hecho al respecto. Hay una decepción por el hecho de que los gobernantes hacen algo y luego retroceden, no tienen claridad en las acciones, etc. La tarea fundamental de un gobierno es, justamente, moldear el futuro de un país y éste tuvo excelentes oportunidades para moldearlo. Se pudo pintar un futuro diferente para Bolivia, pero la sensación es que estamos peor. De hecho, se ha incrementado nuestra dependencia de materia prima para la exportación, lo mismo que ha crecido nuestra dependencia económica hacia el flagelo del narcotráfico, y la informalidad es mayor.

Izquierda - centro

En el recorrido que he hecho por el país veo que la población no tiene esa visión de izquierda - derecha de la que nosotros hablamos, sino que está decepcionada de que los grandes anuncios revolucionarios que proponían una serie de cambios, como el de eliminar la corrupción, por ejemplo, no tuvieron resultados y, por el contrario, en muchos casos se han convertido en males más arraigados en nuestra sociedad. Por ello, creo que la gente empieza a buscar más firmeza, más seriedad, más resultados, y no interesa mucho si son de derecha o de izquierda. La gente es más pragmática y busca lo que le va generar mayor desarrollo o mejores posibilidades para sus emprendimientos. Y sí, pienso que está cansada de los grandes revolucionarios.

Nosotros hemos sido consistentes en tener una posición de centro, incluso en momentos en que había una polarización importante en el país, cuando se hablaba de hacer un gran frente contra Evo Morales, nos mantuvimos en una línea media. Creemos que si bien los del pasado no van a dar una solución, los revolucionarios tampoco lo han podido hacer hasta el momento, por lo que ninguno de los extremos es el adecuado.

Desde ese punto de vista, nos mantenemos en el centro político, pero siempre con ese pragmatismo de que se debe usar lo mejor y lo que sea necesario para solucionar los problemas nacionales, sobre todo en las visiones de planificación y de mercado.

Lo que hay que ver ahora es qué va a pasar en este nuevo ciclo, en esta nueva etapa de los partidos políticos en Bolivia, donde es evidente que hay pocos y que las agrupaciones políticas ciudadanas no han funcionado como se esperaba. En ese sentido, creo que vamos a comenzar una nueva etapa con menor dispersión que la que se dio hace algunos años, justamente por el hecho de que son menores las opciones. Hay que estar conscientes de que el fenómeno que se ha dado con el MAS no es un fenómeno de ese partido, sino un fenómeno de la nueva etapa política de Bolivia y considero que en adelante eso se va a demostrar en gobiernos con una aprobación fuerte y clara de parte de la población.


abre y visita el chat, participa o pregunta
entrar al chat

Samuel Doria Medina es Líder del partido opositor Unidad Nacional y también empresario Cementero, dueño del holding de empresas de producción de cemento y otras inversiones en Bolivia.