miércoles, 5 de octubre de 2011

Vámonos pal Urubó

Guillermo Capobianco Ribera
memocapobianco@gmail.com

Es un puente estratégico sobre el Río Piraí.

Se construyó hace más de una década y modificó para siempre la estructura territorial de Santa Cruz de la Sierra, la ciudad llanera de los anillos, la urbe sudamericana con el mayor índice de crecimiento poblacional en América Latina.

Los fundadores del Siglo XVI escogieron la margen este del Río Piraí para asentar sobre su cuenca la ciudad capitana de los llanos que es hoy el centro geopolítico del llamado "Triángulo de la Fortuna" formado por las poblaciones de La Guardia, El Torno y Porongo sobre la carretera a Cochabamba – Cotoca - Pailas y Pailón en el extremo oeste y Warnes el vértice en dirección al Norte integrado.

En el centro mismo del triángulo, el Aeropuerto Internacional Viru-Viru, sueño hecho realidad estando aún con vida uno de sus grandes impulsores, el Ing. Rolando Aguilera Pareja, acompañado por la joven generación de la "utopía" del socialismo democrático de los años sesenta del siglo pasado.
Ha sido una especie de "segunda fundación"

Otro ciudadano boliviano y cruceño, el Ing Mario Foianini ingresó en escena.

Miró a Santa Cruz con ojos visionarios y tuvo la inspiración de extender la mancha urbana hacia la "otra banda" del Río para incorporar a la ciudad miles de hectáreas de terreno fértil para crecer en dirección este rumbo a Cotoca y el Río Grande y en la dirección del norte integrado y productivo.

El "Puente del Urubó" es actualmente la puerta de ingreso a una de las áreas más dinámicas de la economía nacional en el espectro del auge y el boom de la construcción que está viendo nacer centenares de urbanizaciones, cerradas y abiertas, con máxima seguridad en un entorno paisajista tropical como no se vio nunca antes.

Residencias individuales de "estilo colonial" en su arquitectura en medio de una exuberante naturaleza y belleza paisajista que lo proyectan nacional e internacionalmente como destino turístico asegurado.
Aunque parezca una paradoja, los entendidos en la materia aseguran que por lo menos el 60% de residentes con propiedad en "Urubo" son ciudadanos del interior del país con predominancia de origen de La Paz, Oruro y Potosi.

El flujo migratorio es fulminante.

Los mismos entendidos afirman que mediante otros puentes similares que ya proyectan los municipios de la zona y la empresa privada nacional y extranjera, la extensión de la mancha urbana en el interior del "Triangulo de la Fortuna" llegará en pocos años a la Población de "La Bélgica" cerca de Warnes.

Esa es la realidad de uno de tantos procesos de transformación de esencia neo-social capitalista que se están produciendo en el país, muy lejos de la concepción comunitarista delirante del Licenciado García Linera y sus ideólogos.

Pareciera que la tendencia histórica va por ese camino; que las pesadillas de experimentos "esotéricos" terminarán y que los ciudadanos de esta creciente clase media urbana que se potencia cada vez más podrá decir muy pronto sin aprehensión alguna:

"Vámonos p´al Urubó"