miércoles, 5 de octubre de 2011

EL TIPNIS SOPORTA LA OPRESIÓN DEL ESTADO BURGUÉS

Fernando Davila Pinilla
davilapinillafernando@gmail.com

La movilización de las naciones que habitan el TIPNIS ha provocado un debate que no queda claro. La defensa del territorio es la bandera que todos levantan. La protección del ecosistema y la biodiversidad empuja a ONG´S e intelectuales a movilizarse y pronunciarse. El capitalismo destructor de la Pachamama motiva a los más radicales. La población en general expresa un sentimiento de apoyo por la profunda desconfianza que siente frente al gobierno. ¿Pero, las banderas levantadas nos muestran el problema de fondo del conflicto?

Los habitantes del TIPNIS son naciones (comparten un mismo territorio, una misma cultura, un mismo idioma, etc.) cuyo territorio pretende ser ocupado por fuerzas extrañas. El Estado boliviano es expresión de opresión de una minoría en contra de todas las naciones que ocupan el país. Las naciones quechua, aymara, tupi-guarani, etc. están sometidas a la voluntad de la burguesía boliviana. Esta burguesía es una minoría de la población, principalmente blancoide, que tiene en sus manos el poder económico. Esta clase tiene la gran limitación de ser incapaz de desarrollar el país. El fracaso que arrastra la condena a sufrir constantes rebeliones de los oprimidos. Su supervivencia la obliga a buscar el apoyo de las transnacionales. El imperialismo la coloca de rodillas y le ordena preparar todas las condiciones para saquear nuestros recursos naturales.

El TIPNIS pretende ser invadido por esta descomunal fuerza. Evo Morales, al igual que los anteriores gobiernos burgueses, es un sirviente dispuesto a cumplir fielmente este papel. La carretera Villa Tunari - San Ignacio de Moxos violenta el derecho de las naciones del TIPNIS a decidir sobre su destino. Este hecho confirma el agravamiento de la opresión nacional.

La respuesta, frente a este avasallamiento, es la lucha por lograr la autodeterminación de las naciones oprimidas. El derecho de todas las naciones, que conforman Bolivia, a decidir independientemente sobre su destino y territorio. La lucha, por la liberación nacional, exige expulsar y vivir independientemente de las transnacionales. Esta tarea podrá ser lograda si y solo si la burguesía boliviana es expulsada del poder y se estructura el gobierno de obreros y campesinos. Un gobierno apoyado en la propiedad social de los medios de producción y la tierra devuelta a sus originales propietarios campesinos e indígenas.

El actual movimiento del TIPNIS, para alcanzar este objetivo, tiene que ser nacional. Todos los explotados del país tienen que levantarse y paralizar los caminos, tomar las fábricas y centros de producción, ocupar las haciendas de los terratenientes, expropiar la banca, paralizar las ciudades. La liberación nacional no puede resolverse en ninguna mesa de negociación ni en ninguna consulta. Los explotados la arrancaremos con las armas en la mano.

El desarrollo solo será viable si somos libres. La opresión solo trajo miseria y destrucción para los bolivianos y opulencia para los saqueadores. Ninguna infraestructura importante es construida para salir de nuestro atraso. Los caminos y ferrovías están dispuestos para la circulación de la producción imperialista. Los bolivianos seguimos siendo vendedores de dulces y refrescos en la carretera. Los explotados queremos ser libres para producir y llevar nuestra producción al mercado mundial. Este objetivo solo será logrado si tenemos el poder económico en nuestras manos.