lunes, 21 de noviembre de 2011

Policías y ladrones

Cynthia Perou Gutiérrez
cynthia_perou@hotmail.com

"Un retorno no es un retorno si nadie te ha extrañado."

La frase entre comillas, intencionalmente inventada, me sirve como preámbulo para retomar mis hábitos de escritura. El tema en esta ocasión se refiere al perenne juego de niños que ahora es protagonizado por personajes reales en ambos bandos.

Caso 1. Perdón por la pregunta, pero ¿es Ovando o Robando? Por supuesto que me refiero al sinvergüenza Presidente del Tribunal Supremo Electoral, que luego de restregarnos en la cara su vinculación política con el mazismo, se ha dado a la rastrera tarea de robarnos las elecciones judiciales, dando a conocer resultados amañados y manipulados, sólo para satisfacer el fetichismo triunfalista de su jefe. En los hechos, lo que importa es que individualmente, todos y cada uno de los candidatos no supera en ningún aspecto la cantidad de votos nulos y eso, no nos lo puede robar nadie.

Caso 2. Si no fue él ¿quién fue? Lo malo de nuestros ladrones locales es que siempre han sido cobardes y pese al proceso de cambio, eso es algo que no cambia. Luego de la vergonzosa intervención a la marcha a favor del TIPNIS, ladrones y policías empezaron a tirarse la pelota excluyendo sus responsabilidades. Una cobardía. Sin embargo a medida que la verdad se abre campo entre tanta mentira y miedo, la responsabilidad de aquellos trogloditas que autorizaron e instruyeron la brutal represión llega cada vez más alto. Primero se dijo que los Policías hacían lo que querían y que era su forma de vengarse por haberles "quitado" el Servicio de Identificación y la otorgación de licencias de conducir. Luego se dijo que había sido el Viceministro Farfán, quien la mañana de ese domingo se levantó sin nada que hacer y decidió intervenir la marcha. Luego los ladrones se inventaron que había sido la orden de un fiscal por el "secuestro" del Canciller Choquehuanca. A pesar de todas estas mentiras, ahora resulta que nuestro entrañable Sacha Berzaín había sido quien dio la orden y preparó todo, cinta para acallar el dolor incluida. Ahora le toca a este "mezcla de indio con italiano" como lo definió el Supremo Chávez explicar por qué Farfán lo acusa y seguro que para que no toquen a su presidente va a aceptar toda la responsabilidad, porque si no fue él ¿quién fue? Al final, el vice ya sabe que fue Sacha y que el Presi no sabía nada de nada, eso sí es creíble.

Caso 3. Regalo para los polis. Era obvio que los ladrones no le iban a regalar a la Policía algo que les sirva, pero tampoco creo que sea necesaria tanta humillación pública. Si lo del TIPNIS fue la venganza policiaca por Identificación y licencias de conducir, la chatarra entregada por el Ministro de Gobierno a la Policía de Santa Cruz, fue la venganza gubernamental por todas las cosas que la policía le ha hecho a la humanidad desde que existe. Santa Cruz es, hoy por hoy, la plaza boliviana con más inseguridad pública y resulta que para combatirla le damos a la policía basura. Esto puede explicarse porque en el juego, los ladrones tienen que ayudar a los ladrones, ¿no?

Caso 4. Que la DEA no me vea que me causa stress. Con un anuncio taciturno, el régimen informó que va a restablecer las relaciones diplomáticas con los Estados Unidos, pero que esto no significa el retorno de la DEA. Se ha tenido que aclarar en varias ocasiones este punto, porque nadie en las esferas gubernamentales quiere poner nerviosos a los accionistas del proceso de cambio: los cocaleros. Seguramente las tareas de lucha contra el narcotráfico serán supervisadas, por un tema de soberanía y dignidad, por las bases cocaleras para que nadie meta sus manos en el negocio. Los ladrones con los ladrones y los policías arrinconados por difamaciones y chatarra.