martes, 13 de marzo de 2012

DECLARACIONES DE EVO MORALES COMPROMETEN AL PAIS

Eduardo Campos Velasco
eduardocamposdc@yahoo.es

Una vez más el presidente Morales, hace uso de la palestra internacional para expresar un conjunto de ideas que responden más bien a su criterio personal, antes que a los intereses del país.

En esta ocasión, además de referirse a motivo de su visita Viena, la defensa del acullico de la coca, el presidente no ha desaprovechado la oportunidad para expresarse en términos inapropiados respeto a varios organismos internacionales, comprometiendo la imagen del país y deteriorando – aún más – su propio perfil personal.

Reiterar su pedido de que lo expulsen de la Organización de Estados Americanos (OEA), por ser marxista – lininista (como los hermanos Castro de Cuba), es francamente un exabrupto que acaba situándolo definitivamente – a él mismo – en la galería de líderes autoritario; pero además, hacerlo a nombre del Bolivia, se constituye una verdadera irresponsabilidad que compromete los intereses colectivos del país.

Morales no sólo se conformo con hacer esas declaraciones, sino que haciendo gala de su auto calificación de tendencia comunista, acuso a la ONU de permitir golpes de estado, en referencia al derrocamiento de su amigo y compañero Gadafi. "No hay Consejo de Seguridad en Naciones Unidas, creo que es un Consejo de Inseguridad" dijo. Por supuesto que semejante afirmación – así sea en chiste, como el cree – se trata de una afirmación comprometedora para la imagen de Bolivia.

En ese mismo sentido, Morales defendió su derecho a tener relaciones con el régimen de Siria, justamente cuando el conjunto de naciones del mundo, ven con mucha preocupación las acciones violentas que desata el presidente Bashar Asad en su país. De manera coincidente, cuando el presidente Morales defiende su derecho a relacionarse con Siria, se conoce en el mundo entero que el régimen de Bashar Asad es responsable del asesinado de 45 mujeres y niños en la asediada ciudad de Homs.

Por supuesto que declararse amigo de Gadafí, Bashar Asad e incluso de los hermanos Castro de Cuba, no es la mejor carta de presentación para nuestro país en el concierto internacional. Pero la situación se agrava aún más, cuando el motivo de la visita de Morales a Viena, es la defensa de la hoja de coca, materia prima de la producción de cocaína.

El mundo entero en estos momentos y en particular vecinos como Brasil, Argentina y Chile, han manifestado su preocupación por el incremento del tráfico de drogas (cocaína) desde nuestro país, asociándola – inevitablemente – al incremento de hectáreas de cultivo de coca, que han pasado de las 12 mil permitidas según la ley 1008 a más de 31 mil existentes en la actualidad.

En ese contexto, enarbolar la defensa del acullico de coca, evidentemente no tiene grandes posibilidades, precisamente porque los datos objetivos que se disponen a nivel internacional respecto del incremento de los cultivos y el tráfico de cocaína desde el país, están mostrando el evidente fracaso de las políticas del gobierno en la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado. Pareciera que el presidente se ha olvidado que no hace muchos meses, el principal responsable de la lucha contra el narcotráfico en el país (el general Sanabria) fue capturado por la policía internacional con embarques cuantiosos de droga con destino a los EE UU.

Pero la visita de presidente a Viena - aparentemente - tubo además otra intención. Morales se declaro habilitado constitucionalmente para la reelección en el 2014, haciendo oficial a nivel internacional, su intensión de volverse a postular a la presidencia del país, sobre la base de una interpretación interesada e inexacta del texto constitucional.

Paralelamente a las declaraciones del presidente en Viena, en Bolivia - como todos hemos visto – los sindicatos cocaleros del Chapare y los Yungas, inundaron la plazas de las principales ciudades y pueblos repartiendo coca de manera gratuita – suponemos - intentando dar la impresión a nivel internacional que la población que acullica es mayoritaria, cuando en realidad se conoce que no supera el 14 %

Como en otras oportunidades - acordemos de Cancún – las declaraciones de Evo Morales en Viena, antes que convencer a la comunidad internacional de los logros y resultados de su gestión y, la necesidad de despenalizar el acullico de coca, lo que han hecho es comprometer negativamente la imagen del país y su propio perfil personal.