jueves, 29 de marzo de 2012

El “Chavismo del Presidente Chávez

Guillermo Capobianco Ribera
memocapobianco@gmail.com


El periodismo confidencial sugiere que el Presidente Hugo Chávez Frías por propia voluntad, estaría utilizando sus últimos meses de vida en un intento consciente de consolidar las bases de la Revolución Bolivariana en Venezuela y las ideológicas del "Chavismo" en América del Sur.

Sería esta una carrera dramática contra el tiempo y contra la muerte irremediable políticamente prematura.

Esta hipótesis y conjetura explicaría en parte el "adelantamiento" movilizado de la campaña electoral por su reelección que se produciría recién el 7 de octubre próximo.

La "toma de conciencia del pueblo venezolano" en sus sectores más humildes, sería una de sus metas; hacer que el proceso revolucionario que impulsó desde sus orígenes en su país a través de un cruento golpe de estado, sea irreversible, un proceso sin retorno.

Invertir ahora con carácter de urgencia la multimillonaria renta petrolera en la creación y organización de nuevas formas de unidades productivas, transformando para siempre a la Venezuela tradicional.

Pareciera que el caudillo caribeño no tendrá tiempo de modificar uno de los principios ideológicos esenciales supuestamente extraídos de la doctrina bolivariana y es el principio del Partido y pensamiento único extendido como dogma a sus satélites sudamericanos de Ecuador y de Bolivia.

Por eso proclama en este tiempo, supuestamente final de su liderazgo, al Socialismo del Siglo 21 como sistema integral inclusivo también de las clases medias empresariales y de las juventudes urbanas profesionales.

Otra de sus potenciales frustraciones sería el de dejar su Doctrina, su Ideología y su Partido, sin un liderazgo individual que le reemplace como pudo haber sido la figura del Gral. Isaías Baduel, héroe de la Revolución Bolivariana y líder militar de la Fuerza Armada de Venezuela.

El "Chavismo" entonces como movimiento político bolivariano con potencial de expansión hacia América Latina, Centro, Sud América y el Caribe, quedaría a medio camino y su desmoronamiento y ocaso estaría pre-determinado.

Al margen de absurdas mezquindades políticas se puede afirmar, ante la potencial desaparición del Presidente caribeño, que Venezuela y América Latina ya no serán lo mismo sin el grito de rebeldía de este oficial de uniforme que puso la riqueza petrolera de su país al servicio de su pueblo.

Otro de los objetivos medianamente logrados por este líder carismático e imprevisible, es el de re-incorporar a Cuba al concierto de los países que integran el Sistema Interamericano.

Una deuda histórica global que quiso pagar pero que desafortunadamente Cuba no ha correspondido con reformas políticas mínimas ni ante la presencia de su Santidad el Papa en tierras caribeñas.

En Bolivia, en tanto que "caricatura de chavismo", el Presidente Evo Morales Aima "asaltó" institucionalmente el primer día de su mandato a las FFAA de la Nación, sometiéndolas en calidad de Fuerza Partidaria Militante como sustento armado de su régimen "de toda la vida".

La ausencia potencial del líder militar venezolano, de producirse, tendría repercusiones políticas imprevisibles en Sudamérica cuyo centro territorial es la Bolivia cocalera indigenista de Evo Morales.