miércoles, 21 de marzo de 2012

PRIMARIAS A LA BOLIVIANA

Jaime Navarro Tardío
jnavarrot@unidad-nacional.co

Unidad Nacional le propuso al país la realización de elecciones primarias para definir las candidaturas de las fuerzas democráticas en los comicios generales de finales de 2014 y elecciones departamentales y municipales del año 2015.

Nos basamos en nuestra irrenunciable convicción democrática y en la certeza de que esta es la manera correcta de responder a la madurez del pueblo boliviano que demanda inequívocamente la unidad.Unidad que no debe restringirse a los partidos políticos, sino que debe abarcar a los movimientos sociales, gremios, asociaciones, sindicatos y toda forma de expresión ciudadana, necesitamos hacer un diseño " a la boliviana "

PRIMARIAS PARA LAS FUERZAS DEMOCRÁTICAS POLÍTICAS Y CIUDADANAS


Nuestro propósito es inducir un proceso en el que la oposición política y ciudadana actual haga el esfuerzo de construir una opción de unidad que tenga oportunidades reales para enfrentar en las urnas al poderoso andamiaje del oficialismo. Alentados por la experiencia unitaria que nos dio la victoria en las recientes elecciones municipales en la ciudad de Sucre, lanzamos nuestra convocatoria a cerrar filas entre las fuerzas políticas y ciudadanas democráticas.

Lo hacemos por tres razones principales: primero, por que estamos convencidos que existe un clamor popular que demanda esa unidad de las fuerzas democráticas de oposición, segundo porque el tamaño y los recursos del oficialismo ameritan la construcción de una alternativa viable y, tercero, porque es imperativo brindarle al país certidumbre de gobernabilidad en la próxima etapa gubernamental del "post evismo".

Durante la reciente experiencia en las elecciones municipales de Sucre pudimos sopesar la enorme expectativa del pueblo democrático por cristalizar una alternativa de unidad. Las encuestas, los sondeos, la opinión pública y todas las formas de expresión de la ciudadanía nos mostraron el camino. Los resultados nos probaron que acertamos. Si las fuerzas democráticas se unen, pueden enfrentar con éxito al proyecto del populismo autoritario que encarna el Movimiento al Socialismo.

Además, la unidad de las fuerzas democráticas es la única manera de enfrentar al desmedido aparato de control electoral que ha construido el gobierno en los últimos seis años. El oficialismo controla al Órgano Electoral Plurinacional, a los Tribunales Electorales Departamentales, al Tribunal Constitucional, al Tribunal Supremo de Justicia y a los medios de comunicación del Estado. El MAS tiene los recursos y los instrumentos a su favor y los utiliza de manera abierta. En una competencia tan desigual, la división de las fuerzas democráticas sería un despropósito.

Pero lo más importante es poder diseñar un proyecto nacional que le brinde al país certidumbre y que garantice la gobernabilidad cuando el experimento autoritario de Evo Morales sea desplazado. La unidad no puede construirse sobre la premisa del "anti masismo", sino sobre las propuestas que tenemos para salvar el futuro.

EL CAMINO DE LA UNIDAD


Para construir la unidad de las fuerzas políticas y ciudadanas democráticas Unidad Nacional propone primero concentrar a dichas fuerzas en torno a un programa mínimo de propuestas para el futuro, una agenda urgente para Bolivia. Luego deberemos realizar elecciones primarias de las candidatas y candidatos a todos y cada uno de los puestos de elección popular en las elecciones generales de finales del 2014 y elecciones departamentales y municipales del año 2015.

Estamos conscientes que el proceso de la unidad no será fácil y sabemos que hay fuerzas que, siendo circunstancialmente opositoras, no son democráticas ni se avendrán a nuestros esfuerzos. Hablo específicamente del Movimiento Sin Miedo, que ya ha expresado su decisión de presentarse sectariamente a las elecciones. Lo hacen porque sin duda ellos son una opción de recambio del populismo autoritario y no representan el cambio que demanda el pueblo boliviano. El MSM al no concurrir a la concertación de fuerzas políticas y ciudadanas democráticas, es funcional a la estrategia oficialista de mantener dividida a la oposición.

Aun cuando el Movimiento Sin Miedo (y otras siglas que seguramente instrumentará el gobierno para dar la apariencia de dispersión) no participen de la construcción de la unidad, como ya sucedió en Sucre, la unidad se dará en las bases ciudadanas, en el pueblo llano.

En todo caso será interesante ver cuál será la posición y conducta del MSM cuando se vean, para la segunda vuelta de la elección presidencial, obligados a optar entre el MAS y la propuesta de Unidad de las fuerzas democráticas de oposición.

Por lo pronto, la tarea del momento es la de ir generando confianza entre las fuerzas democráticas; reconocernos, iniciar los acercamientos, los debates, analizar nuestras diferencias y edificar nuestros acuerdos. Debemos elaborar la agenda para Bolivia con seriedad y pensando en el futuro. Ya no sirve mucho lamentarnos por el pasado mediato o inmediato. El país requiere ideas nuevas, alternativas, un proyecto nacional para volver a creer en sí mismo. Bolivia debe enderezar el rumbo, dejar de ser gobernada por sus inercias, de alguna manera debemos romper con el pasado y convertir las elecciones del 2014 en un referéndum sobre el futuro. Las elecciones primarias entre las fuerzas políticas y ciudadanas democráticas son la oportunidad de oro para producir el país próspero, equitativo y democrático que queremos.

Luego estaremos listos para encarar unas "primarias a la boliviana", recogiendo experiencias de otras latitudes, pero sobre todo imponiendo nuestras propias características, nuestra personalidad, nuestra propia manera de hacer las cosas.

NO A LA ELECTORALIZACIÓN PREMATURA


Tenemos tiempo para encarar con seriedad y aplomo este proceso. No debemos caer en la trampa del oficialismo y electoralizar prematuramente el ambiente político. El gobierno tiene la obligación de gobernar y no debe eludir sus deberes haciendo proselitismo y propaganda.

Debemos avanzar en el propósito de la unidad sin olvidar que las elecciones son lejanas todavía. Si prisa, pero sin pausa, construyamos el verdadero cambio que Bolivia se merece.