martes, 27 de marzo de 2012

UNA SEÑAL DE PODER, UNA SEÑAL DE MIEDO

Eduardo Campos Velasco
eduardocamposdc@yahoo.es

La presencia de oficiales del alto mando militar de las FF AA en los actos políticos del congreso del Movimiento Al Socialismo (MAS), antes que un error de los jerarcas militares, considero que se trata de una exprofesa señal dirigida a todos los bolivianos, para hacernos ver el gobierno cuenta con el respaldo de las FF AA.

Por supuesto que la actitud de estos militares es desafortunada, porque no sólo contradice lo dispuesto por la CPE que en sus artículos 241 al 251, señalan con suficiente claridad que las FF AA no pueden participar de actividades políticas; sino contradice el propio discurso institucional que en los últimos años les ha permitido recuperar su prestigio perdido en las dictaduras. Sin embargo, la explicación de hecho, no hay que buscarlas en un posible despiste del Alto Mando o el desconocimiento de la norma; lo que se advierte con claridad es que la acción fue meditada y exprofesamente programada para conseguir un efecto concreto, que creo que se ha producido, luego de conocerse públicamente la noticia.

No se trata de – como algunos creen - un descuido o una confusión. Todo indica que la presencia de los altos mandos de las FF AA en el acto de inauguración del congreso del MAS, fue diseñada cuidadosamente para que la opinión pública nacional "conozca" que las FF AA respaldan al gobierno del MAS y que el partido de gobierno, tiene el pleno control de todas las instituciones más importantes del estado.

No es un descuido, no es u error; lo planificaron para que la noticia (y en particular las fotos), se difundan de la manera más amplia en el país, convencidos que por esa vía, los bolivianos – principalmente los opositores – sepan que el partido de gobierno dispone de las FF AA, más allá del marco constitucional.

Suponer que se debió al entusiasmo desmedido del General Gandarillas o producto del agradecimiento que dicen tener las FF AA, por lo que ha hecho el gobierno, es francamente pecar de ingenuidad y no advertir que detrás de ese "desliz", se esconde un propósito de fondo.

Ese propósito no es otro que hacernos ver a todos los bolivianos, que ellos, los del gobierno, tiene el pleno control del poder; del poder político y del poder militar. Pero a la vez, que es una señal de poder, es una señal de miedo. Lo que quieren es amedrentarnos a todos; hacernos ver que la concentración de poder que disponen es tan fuerte y suficiente como para garantizar su estadía indefinida en el palacio quemado.

Precisamente, una de las partes centrales del discurso del presidente Morales en el congreso de su partido, está referida a este tema. Evo Morales, en tono aguerrido ha manifestado que están allí (en el poder) para quedarse 500 años. Por supuesto que para que eso suceda, deben violar la constitución y hacer uso de todos los medios materiales, incluidos la propia fuerza.

Lo que no parecen haber calculado los promotores de la presencia del Alto Mado de las FF AA en el congreso del MAS, es que más allá de la concentración de poder que detentan, la única vía para hacer posible la reedición de sus triunfos electorales, es el cumplimiento de los tantas promesas incumplidas.

Mientras el partido de gobierno se empeñe en hacer ver que es poderoso e imbatible y descuide su responsabilidad de gobernar para todos los bolivianos, siempre será insuficiente cualquier apoyo, así venga de las propias FF AA.

En democracia, la única forma de recibir el apoyo electoral de los ciudadanos, es planteando soluciones a los tantos problemas no resueltos que aquejan a la sociedad boliviana y sobre todo, cumpliendo las promesas, cuando se está en gobierno. No hay otra vía; las demás - incluidas estas demostraciones de concentración de poder - no pasan de ser pretensiones desesperadas de aquellos que creen que el poder es para siempre.