jueves, 8 de marzo de 2012

YA LES TOCO A ELLOS

Carlos Hugo Laruta Bustillos
chlaruta2012@hotmail.com

Ya les tocó a ellos, a los dirigentes indígenas. Era previsible y ahora se cumple.

La CIDOB acaba de emitir el "Pronunciamiento contra la persecución judicial y criminalización del movimiento indígena en defensa del TIPNIS". Uno de sus puntos señala: "Expresamos nuestro total rechazo al proceso judicial seguido a las 24 personas entre dirigentes y dirigentas, mujeres indígenas y defensoras de los derechos humanos participantes de la "VIII Marcha indígena en defensa del TIPNIS" bajo el delito de "tentativa de homicidio y lesiones graves y leves", por estar basadas en falsas acusaciones que tienen como único fin amedrentar al movimiento indígena, iniciar una persecución judicial y criminalización del movimiento indígena en defensa del TIPNIS y criminalizar el derecho constitucional a la protesta."

Hoy las cosas ya están claras. El Gobierno de Evo Morales sumó a los dirigentes indígenas –que anteriormente fueron sus aliados políticos- a su lista negra. Antes de los indígenas, había iniciado su tarea con otros a quienes también violó sus derechos:

1. Leopoldo Fernández, con un juicio que no cumple el debido proceso al excluir a otros sospechosos, pues ni el Ministro Quintana ni los que movilizaron en camiones a los campesinos e indígenas de Filadelfia y Bolpebra hacia Cobija están procesados. Solo los que piensan diferente están enjuiciados.

2. Los procesados de Sucre por supuestos actos de discriminación y racismo, en un ambiente de fuerte polarización política en la que participó el propio oficialismo, proceso que igual que en el anterior excluye a MASistas y Ministros que previamente exacerbaron los ánimos incluso con muertos en La Calancha. Solo los que piensan diferente están enjuiciados.

3. Samuel Doria Medina que sufrió expropiación inconstitucional de bienes y fue acusado sin sustento de varios cargos que van desde responsabilizarlo del gasolinazo hasta la elevación de los precios de los alimentos en diciembre de 2010, con el afán de silenciarlo políticamente. Solo los que piensan diferente están enjuiciados.

4. Víctor Hugo Cárdenas que sufrió amenazas a la integridad personal de su familia y expropiación de su propiedad rural y ve como los autores intelectuales, cercanos al centro del poder, siguen impunes y amenazantes. Sólo los que piensan diferente están enjuiciados.

5. Los familiares de los 3 jóvenes de Caranavi que fallecieron, que son amenazados con juicios, y ven como los responsables de la muerte de sus hijos, Ministros y Viceministros, siguen en la impunidad. Sólo los que piensan diferente están enjuiciados.

Y hay muchos más. Algunos creyeron que Choquehuanca, cuya vida supuestamente corrió peligro en manos de las mujeres indígenas en la VIII Marcha, podía ser el rostro equilibrado del régimen. Los resultados de su permisividad o su decisión son contundentes. Está propiciando la violación de derechos humanos.

Quieren atemorizar, castigar, vengarse de quienes desde la humildad de su condición social, ¿qué acaso los indígenas en Bolivia no son "técnicamente" los más desposeídos, los mas excluidos, los más pobres, y sobre todo las mujeres indígenas? fueron capaces de darle una bofetada democrática en el rostro a un Gobierno abusivo que no respeta la Constitución y la Ley.

El procesamiento de los dirigentes indígenas es sólo una parte de algo que el MAS, antes acompañado por el MSM, inició hace ya tiempo: la judicialización de la vida política y de la relación entre el Estado y las organizaciones sociales bolivianas que piensan diferente.

Habrá que ver cuando nos llega el turno a los demás, a los que pensamos diferente, igual que los indígenas. Pero, sin duda, y estamos seguros de ello, el abuso y la impunidad tienen su límite.