jueves, 7 de junio de 2012

Caperucitas rojas y lobos azules

Walter "Puka" Reyesvilla Méndez
aguadoble@yahoo.es

En sus afanes persecutorios, el régimen ha llegado a extremos inimaginables para un sistema pretendidamente democrático, ha caído en el ridículo y está a punto de llegar al extravío –si es que no lo ha hecho ya-.

Eso sí, no se le puede negar coherencia, porque entre lo declarativo y los hechos existe una correspondencia prácticamente mecánica. ¡Así es que lo que el Gobernador quiso decir es que "nadie puede oponerse a Evo"!, y en un arranque de entusiasmo dijo que había que colgar a los opositores. ¿Y dónde se supone que está la disculpa en tal "retractación"?. "Mil perdones; no quise decir `colgar' sino `cortar el pescuezo' ", podría también haber dicho el personaje de marras.

Y vaya que le sobra "entusiasmo" para acometer con este tipo de acciones. Fresca en la memoria está la vez en la que el ministro de Gobierno –reincorporado hace poco al Ejecutivo con disminución de nivel- Alfredo Rada, la emprendió contra un grupo de jugadores de paintball acusándolos de terrorismo en la trama que tejió para desmontar el poder de la "oligarquía oriental".

Es que, a veces, los "revolucionarios" se pasan de revoluciones y acaban replicando comportamientos atribuidos a tiranos de un signo u otro. Entre la realidad y la ficción que en la novelística de Carpentier se sintetizan en lo "real maravilloso" algunos de los episodios protagonizados por este régimen superan en imaginación a los que el autor cubano retrata en sus obras, como por ejemplo aquel, tomado de El recurso del método, en el que el gobierno de derecha quiere hacer desaparecer toda la literatura "roja" (marxista) y en tal menester un librero damnificado por la ocurrencia les dice a los esbirros del régimen que de una vez se lleven La caperucita roja también.

Resulta que, ahora, "sedición" es recaudar dinero para apoyar a los marchistas del TIPNIS mediante la venta de postales con imágenes de la anterior marcha y emprenderla contra los promotores de la iniciativa. ¡Faltaría que lo enjuicien al fotógrafo!

Ahora resulta que "terrorismo" es cantar en una banda de Hip hop llamada "Malditas Dinamiteras". Es que, aunque no meto mis manos al fuego por gente que ni conozco, la detención de unos chicos con tal cargo, se parece más al secuestro de La caperucita roja o al juego de paintball que a una correcta investigación. Por una sencilla razón: en el código de los terroristas comunes (no en los de Estado) es de rigor reivindicar el hecho –García Linera lo sabe perfectamente- y, hasta donde tengo entendido, no hay tal "sello". Y, al mero estilo del Estado de no-derecho, los jovencitos tienen que probar su inocencia.