miércoles, 20 de junio de 2012

El actual desencuentro estratégico

Guillermo Capobianco Ribera
memocapobianco@gmail.com


Se produjo y se sigue produciendo hasta ahora. Comenzó el 22 de enero del 2006 y continúa hasta nuestros días.

La Revolución Productiva gestada en el Oriente Boliviano teniendo como centro gravitacional a la región y ciudad de Santa Cruz de la Sierra, colisionó con el proyecto político de poder liderado por el Presidente Evo Morales.

Fue, ha sido y sigue siendo ésta una colisión catastrófica!

Vuelve a repetirse la historia. El Comandante Guevara ignoró a la Revolución Nacional producida el año 52 y al cabo de 8 meses de campaña constató que a su columna no ingresó ni un solo campesino, más al contrario, uno de ellos –Honorato Rojas- traicionó a la guerrilla preparando la "emboscada de Masicurí".

El 22 de enero del año 2005, el Presidente Evo Morales ya investido en el mando, ingresó a Palacio y tomó por "asalto institucional" a las FFAA de la Nación destituyendo a tres generaciones de generales e iniciando un proceso inconstitucional de cooptación, que se mantiene hasta ahora.

El "Ché" ignoró o fue mal informado de que Bolivia estaba viviendo ya su propia "Revolución Social" y había emprendido la transformación del país con las tres medidas básicas: Reforma Agraria, Nacionalización de Minas y Voto Universal.

Asesinado el "Ché", se persistió en el desencuentro histórico con el estallido de la Guerrilla de Teoponte, sobre la base teórica elaborada por el intelectual francés Regis Debray y su teoría del "Foco Guerrillero."

El 21 de agosto de 1971, la izquierda tradicional de Bolivia fue derrotada militar, política e ideológicamente por el militarismo emergente que instauró la dictadura banzerista.

El año 1971 comenzó la resistencia a la dictadura militar.

En su transcurso se produjo una verdadera "Revolución Teórica" en las filas del Movimiento de la Izquierda Revolucionaria, M.I.R., que desarrolló las tesis del "Entronque Histórico" con la Revolución Nacional.

Las tesis del "entronque histórico" elaboradas por la cúpula mirista en donde resalta la original autoría de su líder Jaime Paz Zamora, son asumidas, abrazadas y puestas en ejecución mediante el histórico "Pacto de Caracas" suscrito entre el Hernán Siles Suazo y el líder mirista de la época Antonio Aranibar Quiroga.

Surgió así la Unidad Democrática y Popular, U.D.P, como instrumento político que tuvo la virtud de lograr el encuentro de la generación del Chaco con la generación de la resistencia a la dictadura y al militarismo.

La "Revolución Productiva" mediante la puesta en ejecución de los objetivos de la "Gran Marcha hacia el Oriente" logró concretar y sigue concretando la consigna de la producción agrícola, pecuaria y agro-industrial.

La Reforma Agraria de los años cincuenta tuvo la característica del reparto de tierras, hasta la extensión máxima de 50 hectáreas y del surgimiento de una agricultura plural extensiva e intensiva, que fue y sigue siendo la base de la expansión de la frontera agrícola del país.

Cuando llegó la "Revolución Democrática-Cultural", ya la Revolución Productiva y el Modelo Social-Capitalista del Oriente Boliviano, había logrado y sigue logrando aún la mayoria de sus metas.

Se produce entonces el actual desencuentro estratégico: El Presidente Evo Morales y su Gobierno se lanzan al intento de destruir el Modelo Productivo del Oriente.

No se lo ha logrado aún ni podrán lograr este objetivo pues, entre otras cosas, Bolivia se alimenta gracias básicamente a la producción agrícola e industrial del Oriente.

Entre tanto, continúan las nacionalizaciones y la compra de acciones en empresas privadas como base de un "capitalismo de estado", que se va expandiendo cada vez más.

Estas empresas en su gran mayoria son deficitarias y se alimentan de los recursos del TGN en donde, como se sabe, reside el aporte acumulado de todos los bolivianos.