domingo, 17 de junio de 2012

LA ACTUAL POLITICA EDUCATIVA Y EL EMBARAZO ADOLESCENTE

Jaime Chumacero López
jchumacer@yahoo.com

La adolescencia temprana es un período de muchos cambios físicos, mentales, emocionales y sociales. Con el comienzo de la pubertad, se producen cambios hormonales. Los adolescentes tempranos pueden sentir preocupación por estos cambios y por la forma en que las demás personas lo perciban. Este también puede ser un periodo en que el adolescente se enfrente a presiones de sus compañeros para usar alcohol, productos del tabaco y drogas y participar en actividades sexuales.

La brecha existente entre primaria y secundaria, en los años 1960, llevaron a determinar la creación del ciclo intermedio, este ciclo se especificó como una introducción a lo que habría de ser el ciclo secundario, desde la tenencia de un solo profesor a un conjunto mayor de profesores en el aula, posibilitando así una transferencia menos traumática desde el solo y único docente de los primeros años de estudio de los primeros 5 años de lo que anteriormente se denomino como básico.

Es así que en el ciclo intermedio se tuvo la necesidad de habilitar un salón de clases, en la que todos los días se generen debates y actividades en el objetivo de fomentar un sentido de pertenencia en los estudiantes y aliviar las dificultades sociales, emocionales durante el término de la pubertad y el inicio de la adolescencia, periodo fisiológico y síquico, bastante determinados y altamente drásticos en los cambios físicos y hormonales agravados estos por la renovada conciencia de sí mismo, las presiones sociales, y el deseo de la conformidad y la identidad.

En los años 60 el acoso (en sus múltiples versiones y principalmente en lo referente a lo sexual) se hacía bastante evidente, tal que en muchos casos escuelas que anteriormente eran mixtos se convirtieron en tan solo de hombres y otros de tan solo mujeres, es lo que personalmente viví en mi escuelita Alonso de Ibañez de la ciudad de Potosí, donde tenía tan solo dos compañeras de curso en los primeros años de la escuela, posterior al segundo de primaria ya nunca más supe de mis primeras compañeras de escuela, debidos a tales cambios gubernamentales.

En la actualidad ha existido una verdadera masificación en los niveles superiores de la enseñanza escolar, no obstante esto, de todos aquellos jóvenes entre 20 a 29 años de edad que habiendo iniciado su escolaridad la mitad de los mismos no concluyeron sus estudios, esto es de cada 10 jóvenes 5 no lograron culminar hasta llegar al bachillerato, según datos del censo del 2001.

Si indagamos aún más, entonces nos encontramos con datos bastante sorprendentes, no obstante el gran crecimiento de dicha población escolarizada, se está dando un mayor crecimiento de mujeres entre 20 a 29 años de edad que no logran su bachillerato en relación a los hombres, esto es que por cada 100 mujeres que no logran su bachillerato 90 hombres no lo hacen, si esto se compara con la población total, encontramos una inversión, dado que de toda la población mayor de 20 años de edad, que alguna vez accedió al sistema escolar, el 52 por ciento no ha logrado su bachillerato, y en contraposición a lo observado en tan solo los jóvenes, se observa que de cada 100 mujeres que no lograron su bachillerato 104 hombres tampoco lo lograron.

¿Cómo puede estarse dando esto?, tengo una simple respuesta empírica a este complejo, sucede que las mujeres si bien en el contexto general de toda la población mayor de 20 años difieren en muy poco de los hombres siendo estos el mayor grupo sin bachillerato, a diferencia de los años juveniles, la respuesta están en que las mujeres tienen un mayor rezago en la obtención de su bachillerato, llegando incluso a superar a los hombres posteriormente, sin embargo dicho rezago cuenta con un factor de riesgo muy importante y es el embarazo principalmente en las adolescentes.

Ante esta evidencia, habrán previsto estas implicancias fipsicosociales (mi invento), estos que pretenden mostrarse como los originarios de todo, los mismos que en su afán de demostrar ser lo descubridores de todo, que obvian y desprecian la historia reciente, enclavándose en el vanaglorio de lo desconocido de hace más de 500 años atrás y a los que hacen corifeo entre ellos el que oficia ahora de Ministro de Educación que sabe más de la política prevendal universitaria, que de pedagogía escolar.

Ahora que nuevamente volvemos a los años 60, donde la primaria es 6 años al igual que la secundaria, y ante la evidencia también de mayor crecimiento de embarazos adolescentes, reportada por las instituciones de salud, esperemos que por esta absurda política educativa, estos no se incrementen de manera alarmante.

Por eso señores del ministerio y autoridades educativas, en todos los países, mantienen el "middle" y el "high school" entre las edades de 12 a 14 y 15 a 19 años de edad, lo que antes eran el ciclo intermedio y medio, y no los revuelven tal y como ahora está sucediendo con esta reforma educativa, que no prevé esta problemática.

Si es que se da dicho incremento en el embarazo de adolescente, el gobierno y sus absurdas políticas serán los directos responsables, así como de la mayor tasa de reprobación, deserción y abandono.

Sin considerar claro está, la infraestructura de las unidades educativas, en el área rural, por lo menos se tenian infraestructuras hasta el 8 de primaria, ahora que harán?, incluso existian unidades educativas que solo funcionaban a nivel intermedio, y los de medio o los de 4 años de secundaria, de donde sacaran infraestructura?, como estarán estudiando nuestros hijos?, las imposturas de este gobierno rayan en la inverosimilitud.