jueves, 26 de julio de 2012

¿Cuánto daño nos hace el “alineamiento?

Guillermo Capobianco Ribera
memocapobianco@gmail.com

El permanecer como país y estado "alineados" a la ideología del Socialismo del siglo 21 y al proyecto hegemónico de poder del "Chavismo", está produciendo efectos devastadores en la economía, en la sociedad y en la conciencia social y política de Bolivia.

Los hechos consumados y contradictorios en si mismos suman y siguen en un país como el nuestro que está adquiriendo una relevancia inusitada por los retos que impone el mundo global y el desarrollo vertiginoso de la tecnología moderna.

La ausencia de una ideología democrática consolidada y la pugna por el dominio y hegemonía política territorial, étnica y regional, está alejando peligrosamente la posibilidad de incorporar, en una estrategia nacional, las ventajas que tiene Bolivia por estar en el centro geográfico de un Continente que juega ya y que jugará en el futuro inmediato un rol de primer orden en la geopolítica y el comercio mundial.

Nada de lo que nos esta aconteciendo es ajeno a este proceso de "reacomodo" de la geopolítica mundial, del surgimiento de un "nuevo orden político global.

La ausencia de una cosmovisión adecuada de parte de nuestros gobernantes, permite que este país bendecido por Dios y la naturaleza, poseedor de inmensos recursos naturales, algunos de importancia estratégica para el desarrollo socio-económico, permanezca al margen por causa del "terco alineamiento" del gobierno respecto de paises y potencias extranjeras.

El deterioro de las relaciones bilaterales con la hermana república del Brasil no sólo es un error, como diría Fouchet, sino un crimen. El Presidente Morales no se da cuenta que su gobierno pierde así como pierde el país pues se ha demostrado que la Presidenta Ruseff demuestra un matiz de fondo con su antecesor y posible sucesor Luís Ignacio "Lula" da Silva.

Es que la Sra. Rouseff ha asumido el principio de "la razón de estado", de los compromisos de su pais ante la comunidad internacional y ante los bloques financieros superpoderosos del planeta, en cuanto a hacer de Brasil un espacio seguro para las inversiones en función del mundial de fútbol y de las olimpiadas, eventos deportivos que están "a la vuelta de la esquina".

Esa "razón de estado" se llama combate frontal al narcotráfico que pueda estar haciendo crisis en la ruta "Chapare" y la veintena de pasos existentes en la extensa frontera de 3.000 Km. que separan a ambas naciones.

La controversia en torno al caso "Pinto" y el cierre eventual de "Puerto Aguirre" por donde se exporta la soya y sus derivados en esa zona, más la afirmación de la señora Presidenta del Senado en sentido de que Brasil se ha transformado en "refugio de delincuentes" no hace más que profundizar un error catastrófico para los intereses del pais y de la nación.

El Presidente Morales acaba de identificar como sus "enemigos" a quienes asistieron a la multitudinaria concentración en la Plaza 24 de Septiembre en apoyo al Gobernador Costas y rechazo a su inminente destitución.

La esencia misma del drama que vive el pais actualmente es de naturaleza ideológica. En democracia no debieran existir "enemigos" sólo adversarios con un sólo Proyecto Nacional democrático, autonómico, integrador y patriótico.

Un Proyecto Nacional leal a sí mismo y en buenas relaciones de respeto y colaboración con todos sus vecinos.