domingo, 19 de agosto de 2012

“Boleta anticorrupción” y ¿sobreprecio gubernamental?

(Plantas petroquímicas de urea y amoniaco)

Franz Rafael Barrios Gonzalez
franzrbarrios@yahoo.com

Después de arduos meses que conllevara el proceso de calificación (salpicado en algunos de los miembros de su comisión calificadora por el último escándalo de corrupción en YPFB)[1], de aquellas empresas que fueron invitadas "(...) en el marco del Decreto 224 que faculta a la estatal petrolera a contratar empresas del extranjero de forma directa y sin llevar a cabo licitaciones abiertas (...)" (Página 7, 12/08/2012), la firma surcoreana Samsung se adjudicó el desarrollo de las plantas petroquímicas de urea y amoniaco, mismas que desde el lejano 2006 debieron ser los proyectos de industrialización del gas natural que tanto se viene ofreciendo como supuesto "salto cualitativo".

Cabe señalar que el Decreto Supremo 224, en su Artículo 2 (ampliación, complementación y modificación), par. II, establece dos formas de contratación, autorizando a Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos: 1) (…) realizar contrataciones directas"; 2) (…) o por comparación de ofertas en territorio extranjero de bienes, obras y servicios especializados cuando éstos no estén disponibles en el mercado nacional ó no se puedan recibir ofertas en el país ó la contratación de éstos sea de mayor beneficio económico para la empresa."

Por lo que se podrá inferir que, si bien invitaron a una serie de empresas, lo hicieron de forma cerrada (reservándose el derecho de así hacerlo), adjudicando, según hicieron conocer, por la obtención de mejor puntaje que coincidentemente también resultó ser la oferta económica más baja. De todas formas, cabe precisar que la comisión calificadora es la que termina "recomendando" a la MAE de la estatal petrolera la empresa que será adjudicataria, por lo que se puede afirmar que al final llega a ser una vulgar contratación directa.

A su vez, es una adjudicación de la cual resaltan 1) el que se incluya una "boleta anticorrupción", y 2) se anuncie el supuesto "ahorro" de 257 millones de dólares en su adjudicación.

"Boleta anticorrupción"

Por un lado, el que el contrato incluya "además de boletas de garantía una boleta anticorrupción" (Los Tiempos, 12/06/2012), significa que los plurinacionales presuponen que EL DELITO DE CORRUPCIÓN se producirá, y que podrán (como de costumbre) cobrarse también dicha boleta. Ya que asumen AL DELITO DE CORRUPCIÓN como algo natural, como una eventualidad contractual -cobrable- que se puede garantizar en complimiento. Y conociendo la mala fe plurinacional hasta pudieron ser capaces como para contemplar la vía de la conciliación en la "boleta anticorrupción", como medio para el desistimiento de procesamiento del DELITO DE CORRUPCIÓN; seguramente arguyendo en el momento dado que "si bien existieron hechos de corrupción, el Estado al haberse cobrado la boleta anticorrupción, desiste de los procesos, porque ya es suficiente con la ejecución de la boleta".

Los plurinacionales, según vienen obrando, llegaron a concebir a las famosas boletas, en su ejecución y re-contratación, como sus "minas de oro" y el disfraz para la comisión de actos delictivos, como se pudo constatar en el recientemente fracasado caso Jindal-ESM p.ej.

"Un ahorro de 257 millones de dólares"

Por otro lado, el que se afirme que "la adjudicación a Samsung permite un ahorro de 257 millones de dólares pues el precio referencial que fijó YPFB fue 1.110 millones" (Los Tiempos, 12/06/2012), sugiere que quienes hicieron el presupuesto gubernamental de las dos plantas petroquímicas lo sobrepreciaron; ¿acaso para poder obtener ilícitos beneficios, por ignorancia técnica al respecto, o por qué?

El que la propuesta adjudicataria sea en 257 millones "más baja", con respecto a la cifra original, no significa que Samsung esté perdiendo dicho monto, ya que no se olvide que ninguna empresa en ninguna parte del mundo contrataría una obra para perder dinero. Por el contrario, ello sugiere que aparentemente hubo sobreprecio.

Finalmente, esto último explica por qué la también proponente (y después descalificada) Hyundai, entre otras, observara en su momento el proceso de selección, seguramente advirtiendo una serie de irregularidades y preferencias.

___________________________________
[1]"Ex ejecutivos estuvieron a cargo

Gerson Rojas y Agustín Ugarte, ex ejecutivos de YPFB, investigados por la presunta irregular adjudicación de la planta de Río Grande a AESA, también encabezaron el proceso de contratación de las plantas de amoniaco y urea.

Ese escándalo se desató a pocos días de la apertura de los sobres B, oferta económica que se llevó adelante el 24 de julio.

A raíz de esa situación, los miembros de la comisión calificadora tuvieron que ser cambiados, por lo que, según el representante legal de Hyundai, Alberto Gutiérrez, los nuevos integrantes no estaban al tanto de todo el proceso.

`Todo el comité de calificación fue cambiado por el escándalo. Son alrededor de 40 a 60 personas', dijo."

http://www.hidrocarburosbolivia.com/bolivia-mainmenu-117/ypfb-petroleras-mainmenu-118/55041-hyundai-observa-proceso-de-contratacion-en-planta-de-urea.html