jueves, 2 de agosto de 2012

El intento fallido del Comandante

Guillermo Capobianco Ribera
memocapobianco@gmail.com

Con despliegue de medios, la ceremonia de ingreso de Venezuela al MERCOSUR fue transmitida en directo desde el palacio de Planalto en Brasilia.

Fue notoria la ausencia del Presidente Evo Morales en dicha ceremonia, al fin y al cabo Bolivia, desde hace mucho tiempo junto a Chile, es miembro observador de este importante "bloque" económico.

El Presidente Hugo Chávez repitió, durante toda la jornada, que la incorporación de la potencia petrolera convertía a MERCOSUR en la quinta economía del planeta y que cumplirá un rol geopolítico en el Sur.

Esa es una media verdad: el "corazón geopolítico" de Sudamérica es Bolivia, hoy por hoy, desde el llamado "triangulo de la fortuna" cuya base y centro vital de confluencia es la ciudad cosmopolita de Santa Cruz de la Sierra.

No es extraño que el Presidente Chávez haya sido "mal informado", para decir lo menos, de que el camino de inundar a América Latina de "dos y tres vietnams" para enfrentar al imperialismo fue tal vez una opción equivocada.

Lo intentó de veras cuando envió cuadros militares de élite y tomó por asalto, con la complicidad del gobierno central, las instalaciones del estratégico aeropuerto de Viru-Viru.

El Presidente Chávez no contó con la resistencia de la sociedad civil cruceña que se batió con palos, piedras y petardos cercando toda una tarde las instalaciones tomadas por la fuerza hasta expulsar a los "invasores extranjeros".

Tal vez con esta acción ciudadana el Presidente Chávez, junto a su "anfitrion" el Presidente Morales, fueron tomando conciencia de que en Santa Cruz de la Sierra y la mayoría del territorio del oriente boliviano se había operado una revolución productiva que ya tenia medio siglo de existencia.

Fue una "continuación" de la Revolución Nacional del 52 mediante la migración masiva, desde occidente hacia el norte integrado y la instalación de Guabirá en el transcurso de la "Marcha hacia el Oriente" bajo la conducción de un ilustre ciudadano "colla", Alfonso Gumucio Reyes, al mando de la Corporación Boliviana de Fomento (CBF).

"Guabirá" es el monumento emblemático del "modelo" productivo del oriente boliviano que resume, como síntesis, las visiones tradicionales del modelo capitalista neoliberal y el estatista dogmático. Su estructura accionaría lo dice todo: productores cañeros, industriales privados y trabajadores fabriles.

El carácter ideológico que el Presidente Chávez confiere a su proyecto continental lo hace poco atractivo a la inversión extranjera y promueve el aislamiento como sucede con Bolivia.

La historia vuelve a repetirse: el "Ché" fracasó por no tomar en cuenta a la Revolución Nacional del 52 y Chávez hoy va por en el mismo camino por ignorar la Revolución Productiva del oriente boliviano.

Brasil entretanto, con su pragmatismo conocido, ya vendió aviones a Venezuela y le proveerá de alimentos que necesita el país caribeño por dar primera prioridad al "modelo" subvencionista estatal y descuidar la producción agro-pecuaria.

En todo caso, Chávez debió invitar al Presidente Evo a esa ceremonia si es como dice que el norte de su Revolución es el Sur.