lunes, 27 de agosto de 2012

EL PRESIDENTE: PREJUICIOS, ESTEREOTIPOS Y DISCRIMINACION

Carlos Hugo Laruta Bustillos
chlaruta2012@hotmail.com

"En el oriente, donde todo el año se produce, yo digo solamente por falta de voluntad podemos ser tan pobres o no poder tener alimento. Mientras en el altiplano es diferente: si hay helada, si no hay lluvia, si hay granizada, no hay alimento. Es una verdad eso, pero en el oriente no. Solo por flojos podemos hambrear".

"Aquí una recomendación a algunas familias del oriente boliviano. Se ha notado algunos animales, por decir en la semana se hacen su parrillada y no dejan multiplicar, inclusive en algunas familias se han entregado viviendas, pero cuando les falta plata venden el techo, venden ventanas, venden las puertas y quedan en lakaya, como decimos en el altiplano".

Estas dos frases del discurso presidencial son la causa por la cual el Gobierno inició juicio penal contra la Agencia de Noticias FIDES (ANF), El Diario y Pagina 7.

El PREJUICIO es una sentencia o criterio previo, dicho antes de conocer algo lo suficientemente como para tener un criterio adecuado sobre ello. El ESTEREOTIPO es una generalización inadecuada que involucra a todos, realizada en base de pocos o insuficientes elementos de la realidad como para tener tal criterio. La DISCRIMINACION es hablar haciendo que unos sean superiores y otros inferiores. Entonces:

1. El presidente, sin duda, tiene derecho a expresarse libremente, como cualquier boliviano.

2. Pero a la vez, en la medida en que no es un ciudadano común, sino el rostro visible y real del Estado, sus palabras son un mensaje de autoridad estatal y tienen además de la substancia ciudadana la substancia del poder del Estado que es su cualidad esencial y más relevante.

3. Esto quiere decir que cuando un ciudadano habla cualquier cosa puede causar enojo en otros. Cuando un Presidente dice cosas sin mesura, puede generar acciones de las instituciones del Estado en la línea de lo que ha hablado. Es decir, su palabra es una forma de política pública y puede mover en esa dirección las acciones de las instituciones del Estado.

4. Por ello un Presidente, cualquier Presidente, debe ser doblemente cuidadoso con lo que dice.

5. Cuando no es cuidadoso y mesurado, corre el riesgo de opinar como si sólo fuera un ciudadano común. Y a lo largo de todo su Gobierno, el Presidente Evo Morales ha emitido discursos poco cuidadosos y sin mesura. Por el ello, cae en frases cargadas de prejuicios, estereotipos y discriminación.

PREJUICIO 1: "En el oriente todo el año se produce". El ecosistema de tierras bajas tiene sus propios riesgos climáticos: sequías, insuficiencia de aguas, exceso de aguas, plagas, etc. El ecosistema altiplánico tiene sus propios riesgos para la producción: heladas, granizos, etc.

PREJUICIO 2: Como el Presidente no conoce bien lo dicho, concluye que las personas del oriente que no tienen suficiente producción, son flojas.

ESTEREOTIPO 1: "Algunas familias del oriente cada semana se hacen su parrillada (consumen su stock de capital) e incluso han recibido viviendas y por no hacer multiplicar sus reses tienen que vender todo lo que tienen". En realidad esto es posible, pero no solo en el oriente, sino en los valles y también en el altiplano. En todas las regiones hay personas que consumen su stock de capital (animales, herramientas y otros), y lo venden todo cuando tienen necesidades de diverso origen.

DISCRIMINACION 1. Lo que dijo el Presidente es generalizable a todo el país y no solo al oriente. El Presidente no se refirió con las mismas palabras a familias del altiplano –o valles- que hubieran recibido viviendas sociales y que las hubieran abandonado o vendido. Por qué no lo hizo? O porque supone que en el altiplano no existen estas personas, o porque considera que solo en el oriente hay familias que hacen eso, con lo que está emitiendo criterios discriminadores, pues considera a los del altiplano superiores y a los del oriente inferiores.

Vaya, vaya. Después de hablar sin cuidado y sin mesura lanzando prejuicios, estereotipos y discriminación, echa la culpa a la prensa. Se ratifica que las palabras del Presidente que hemos transcrito tienen cualidad estatal y por ello mueven la maquinaria judicial contra ANF, El Diario y Pagina 7, pero violando los derechos humanos y la Constitución, e ignorando olímpicamente la Ley de Imprenta.