martes, 7 de agosto de 2012

HAY QUE DESBARATAR LA MITOLOGÍA DEL RÉGIMEN

Condición básica para frenar la pretensión de Evo Morales de hacerse dueño y patrón feudal de nuestro país.

Walter Reynaga Vasquez
reynagavw@yahoo.es

En qué se sostiene el dominio y afanes de grandeza del proyecto del MAS

1) En un ambiente ideológicamente intoxicado de populismo e izquierdismo --construido por varias décadas de prédica de las ONG y la cooperación externa--, que pretende convalidarse y legitimarse en la supuesta condición científica del marxismo, el anticapitalismo y su autocalificada condición indígena pachamamista. Una situación afincada en la ingenuidad de nuestro pueblo y su liderazgo, obra de un sistema de educación fiscal miserable.

2) En una circunstancia económica mundial excepcionalmente favorable, nunca vista antes, que nos permite vender nuestros productos de exportación en precios notablemente altos, gas natural y minerales principalmente. La que al gobierno le ha permitido multiplicar sus ingresos a pesar de que en muchos casos las exportaciones han disminuido en volumen. Y, la libre disposición de estos recursos en manos de Evo Morales, sin fiscalización alguna. Una circunstancia a la que contribuye la "nacionalización del gas…"

3) El apoyo y la orientación de Hugo Chávez, el gobierno cubano e iraní junto a fuerzas populistas del mundo desarrollado, incluidos grupos fascistas que le prestado toda una tecnología de dominio y aniquilación de la oposición y la disidencia.

4) El creciente cultivo de la coca y el negocio del narcotráfico, ¿no es el Presidente dirigente irremplazable de la federación de cocaleros proveedores del narcotráfico? "El 97% de la coca del chapare va al narcotráfico". "Paraguay: casi toda la cocaína viene de Bolivia" (etc.), http://www.hoybolivia.com/Noticia.php?IdNoticia=65937&tit=paraguay_casi_toda_la_cocaina_viene_de_bolivia-.

5) Liderazgo popular e indígena incorporado al sistema de la corrupción en el gobierno y la dirigencia social (incluidas las cooperativas mineras) como medio de aglutinación en torno al MAS basado en la complicidad y el espurio beneficio logrado, siguiendo la tradición colonial en el uso del poder y los recursos públicos: para el enriquecimiento de la autoridad y el dirigente. Condición a la que contribuyen normas del gobernante MAS que dan cobertura y espacio a esta práctica, lo mismo que la concentración del poder en el Ejecutivo y el Presidente como el sometimiento delas FF.AA y la Policía. Un escenario donde sólo desentona el periodismo independiente.

6) Una oposición amedrentada por la supuesta moral superior de la ideología del MAS, derivada de la creencia de que el izquierdismo nacionalista es una posición correcta, fundada en la verdad y los intereses del pueblo boliviano. En suma, una postura ridícula fundada en la ignorancia de la teoría como de la realidad histórica, que empieza su discurso opositor reconociéndole "méritos" al MAS.

7) La ausencia de una alternativa ideológica posicionada en el escenario ideológico político. Una opción capaz de disputarle al MAS su arrastre entre las masas populares e indígenas por mérito propio, dándole al país la esperanza cierta de mejores días sin pobreza ni injusticia.

De todos estos factores, el de mayor gravitación parece ser el de la intoxicación ideológica populista, porque es el caldo de cultivo donde arraigan los afanes de hegemonía de los Chávez, Castro, Ahmadineyad… Donde el narcotráfico encuentra justificación para el fomento del cultivo de la coca (el pachamamismo). Donde se santifica maquiavélicamente el narcotráfico como "arma revolucionaria antiimperialista", que les reporta a los "revolucionarios" gruesos ingresos financieros mientras envenena a la sociedad del "país imperialista". Lo mismo que la corrupción, que pretende encontrar razones en el supuesto derecho de los pobres, humildes e indígenas, ahora en el poder, a salir de sus miserias robando de los recursos públicos, como antes los ricos y oligarcas –cosa justificada hasta por un ex vicepresidente indígena--. Hablamos de la intoxicación ideológica que mantiene a nuestros intelectuales embriagados con la fe volcada en sus consignas, incapaces de idear nada que salga de sus estrechos marcos. Etc.

De ahí la importancia, definitiva, de desbaratar la mitología del régimen masista. De exponer francamente a la opinión pública sus trucos y mentiras, su ridícula pretensión de ciencia y su fracaso sin excepción en el mundo tanto en la economía como en relación a los derechos humanos. La traición, en la práctica, de sus mismos ideales. El espíritu define. El escenario fundamental de la política está en la moral.