sábado, 29 de septiembre de 2012

¿Y Yoani Sánchez?

Verónica Ormachea Gutiérrez
http://veronicaormacheag.blogspot.com
veronica.ormacheagutierrez@facebook.com


Cuesta creer que la revista Forbes no haya elegido a la bloguera y twitera Yoani Sánchez como una de las mujeres más poderosas. Más aún porque el Time la seleccionó en 2008 como una de las cien personas más influyentes del mundo, en una elección que incluía al sexo masculino.

El Forbes publicó la lista de las 100 mujeres más influyentes del planeta.

No nos extraña que Ángela Merkel, canciller de Alemania, haya tomado el primer lugar porque, además, es la mujer más poderosa de Europa. Lo obtuvo por su actuación cuando la crisis del euro y por su interés de mantener a la Unión Europea.

Hillary Clinton, secretaria de Estado de Estados Unidos, resultó en segundo lugar por su hábil manejo del escándalo de Wikileaks. Y Dilma Rousseff, presidenta de Brasil, fue ubicada en el tercero, por liderar la octava economía del planeta. Ella se encuentra implementando el programa Brasil Sin Miseria, destinado a erradicar la pobreza, que haya más acceso a la educación e incentivar el crecimiento empresarial.

La revista también colocó a las periodistas Abramson (N°5), editora ejecutiva del New York Times; Winfrey (N°11); Huffington (N°29), jefa del Huffington Post; y Amanpour (N°53), de CNN.

Esto demuestra que el poder está principalmente centrado en la política y en los medios de comunicación.

El Forbes también incluyó a mujeres que trabajan en empresas, tecnología, organizaciones sin fines de lucro y entretenimiento.

Entre las mujeres del mundo empresarial ubicó a ejecutivas de entidades como Facebook, IMB, HP y Yahoo. E informó que 25 presidentas de compañías manejan 984 mil millones de dólares y 11 mujeres millonarias tienen una fortuna de 80.000 millones.

Llama la atención que el Forbes no haya incluido a la notable periodista y bloguera, la cubana Yoani Sánchez, de 37 años, que vive anclada en la isla y cuya única arma contra la dictadura castrista es su blog Generación Y, con el que se ha destacado en el mundo. Éste -que estuvo bloqueado en Cuba- es el que más seguidores tiene en el planeta y ha sido traducido a 17 idiomas. Ha llegado a tener 14 millones de accesos al mes y a diario le escriben miles de seguidores.

Es una defensora de los derechos humanos, de la libertad de expresión y de prensa en Cuba. Ha creado conciencia en el mundo sobre las arbitrariedades del Gobierno cubano, el que le ha negado más de una decena de veces el permiso de salida para ir a recibir premios o dar conferencias.

CNN seleccionó su blog como uno de los 25 mejores del planeta. Fue merecedora de los premios al periodismo Maria Moors Cabot y el Ortega y Gasset.

Fidel Castro calificó a Sánchez en el prólogo que escribió en el libro Fidel, Bolivia y algo más, que le regaló Evo Morales, como "una joven cubana que realiza una labor de zapa y prensa neocolonial de la antigua metrópoli española que la apremia" .

El Forbes estableció parámetros cuestionables. Por ejemplo, el dinero que ganan las celebridades al ser expuestas en los medios de comunicación.

Un ejemplo son Gaga (N°14) y López (N°38), que se han hecho ricas pero que no se las puede considerar influyentes. Dudo que una cantante o actriz de cine influyan en la vida diaria de los ciudadanos.

El poder no sólo es económico, sino el que desde cualquier puesto de trabajo, como Yoani con su blog desde su casa o como Aung San Suu Kyi (N°19), la líder opositora contra la dictadura militar en Birmania -que estuvo con arresto domiciliario durante siete años-, logra cambios en una sociedad e influye en la forma de vida y en el pensamiento de la comunidad.