lunes, 10 de diciembre de 2012

EL VIA CRUCIS DE LOS JUBILADOS EN TIEMPOS DE NAVIDAD

José Pastén Burgoa
pastenburgoa@hotmail.com

No muy lejos del tiempo, el primer futbolista de Bolivia (así lo presentan los relatores deportivos del canal estatal cuando hay entrega de césped sintético y juego de futbol) y a la sazón Primer Mandatario de la nación se convertirá en persona de la tercera edad, lo propio su risueño Ministro de Gobierno, la Ministra de Transparencia, la humorista que aparece vestida de pollera y risa aguda en un spot de tv, el moderador de AULA LIBRE, la ex modelo y hoy presentadora de noticias, el suscrito escribidor y usted amable lector. Eso es inevitable. Lo que sí está claro es que todos, absolutamente todos, debemos guardar respeto y consideración con esas personas de pelo blanco. También seremos parte de ellos.

¿Pero qué es lo que pasa en el entorno de estos "viejitos? ¿Cómo pasan sus días?, ¿Como afrontan las vicisitudes, largas colas, el malhumor de los servidores públicos y algún que otro caco que les roba su dinero una vez cobrada su renta? La situación es preocupante cada vez más porque los trabajadores pasivos, jubilados o adscritos a la renta de vejez aumentan en número ¿Usted, dilecto lector de AULA LIBRE acompañó y sintió casi en carne propia el sentir de estas personas? Es dramático e incomprensible cómo muchas personas se aprovechan de ellos.

Pero orientemos nuestro enfoque a las pocas cosas buenas que les suceden. Por ejemplo, un banco cuya razón social es similar al astro rey, ha facilitado más ventanillas y más personal para la atención a las personas de la tercera edad. ¡BIEN! Algunos policías, no todos, ahora entienden que en entidades bancarias, los ancianos tienen una ley que les otorga ciertos privilegios. ¡BIEN! En este mes de diciembre, el gobierno por intermedio de las instancias respectivas les ha obsequiado un Canaston de Navidad con un cargamento de artículos de la canasta familiar sabroso y diferente a años anteriores ¡BIEN!

Pero el lado obscuro de la luna (al estilo Pink Floyd mientras se elucubra este artículo) es la cantidad de empleados públicos que con el peor mal genio, la falta de delicadeza y la mínima consideración atienden las ventanillas y largas filas de adultos como si estos estuvieran haciéndoles un favor Existen funcionarios tan desatinados que, virtualmente maltratan a los ancianos ignorando que pasados los años harán también largas filas gritando ¡ a la colaaaa! ¡a la filaaaa! ¡coladoroooor! cuando alguien quiere hacerse el vivo y cobrar merced a algún conocido o familiar en la ventanilla. Aquí no nos vamos a referir al SENASIR porque esa instancia prácticamente muestra el trámite de jubilación como una cumbre larga de escalar y donde el escalador casi siempre se enferma o muere

Muchos de estos seres de figura encorvada necesitan sentarse y no pueden aguantar estar largas horas parados. Muchos de ellos no pueden estampar su firma porque tiene la enfermedad de Parkinson. Gran cantidad de abuelitos y abuelitas tienen la visión limitadísima, incontinencia urinaria y para colmo los establecimientos donde se les brinda la atención tienen en la puerta del mingitorio un papel que dice BAÑO EN MANTENIMIENTO.

En esta época ultra, super, hiper, mega comercial, regalémosle a nuestros amados ancianos un poco de paciencia y una sonrisa franca y las autoridades gubernamentales sigan creando tantas leyes que ni sabemos cuantas se han promulgado en 2012 pero orienten sus preocupaciones a estas personas de la tercera edad.