jueves, 10 de enero de 2013

Algo mas Sobre el Dakar

Jack Matijasevic Mostajo
jackmatija@hotmail.com

Es obvio y claro que la competencia automovilística denominada Dakar (Capital de Senegal), en su ajetreado movimiento conlleva el desplazamiento de ingentes cantidades de materiales tóxicos, y contaminantes que son esparcidos por todas las áreas por donde se desarrolla esta carrera. Al ser estos territorios en su mayoría inhóspitos, donde la presencia del hombre ha estado casi siempre ausente a lo largo de miles de años, el impacto ambiental muy grande.

En el desarrollo de la competencia se altera de manera violenta la armonía del medio ambiente, esta parte del altiplano y costa tiene una variedad de especies vegetales y animales en su mayoría endémicos… en entrevista a un canal deportivo el Representante Boliviano Chavo Salvatierra expresaba:….cuando corría a lado de la costa a gran velocidad, podía ver miles de cangrejos rojos que iba pisando… no se cuantos abre matado, incluso pude ver un león marino muerto……[1](sic)

Los cientos de carros que son desplazados a los lugares, despiden gases de efecto invernadero que se acumulan en la atmosfera en niveles mas altos en el desarrollo de la carrera, asimismo estos vehículos derraman fluidos sobre tierras muy delicadas como el desierto de Atacama donde existe flora muy particular del lugar y muy escasa; las personas generan basura, en consecuencia existe un gran impacto antrópico en la zona.

La destrucción de sitios arqueológicos, ya denunciadas en Chile desde 2009, es otro de los elementos que hay que tomar en cuenta, son zonas que aún no han sido exploradas en su totalidad, expediciones arqueológicas por la zona aún siguen descubriendo restos humanos momificados de mucha antigüedad, que no han terminado de contar aún su historia.

En esta competición se han dado muchas muertes, tanto de competidores, de espectadores, y de pobladores.

Pero por otro lado, la carrera es una vitrina al mundo, es un evento que si bien genera mas ingresos a organizadores y multinacionales, también tiene un impacto directo en las propias economías de los países si es que estos saben manejar esta posibilidad.

Habrá que poner en la balanza, el impacto negativo y el positivo, si se quiere llevar a cabo esta competición en Bolivia, los organizadores deberían cumplir con reglas de juego bastante estrictas y bien establecidas, amparadas en las leyes y regulaciones ambientales, culturales y de salud, y deberían hacerlo de manera ética.

En el hipotético caso de que bajo este criterio Bolivia prestara su territorio para este evento, la ASO (Amaury Sport Organization) debería tener una declaración ambiental amplia, este manifiesto debería llevar políticas ambientales, capaces de revertir cada año los daños ocasionados por el desarrollo de la competición, para lo cual habría que establecer indicadores precisos a ser evaluados al término de cada carrera. La conformidad con el cumplimiento de lo manifestado, debería otorgar o rechazar una licencia ambiental para el desarrollo del evento, vale decir que es Bolivia la que imponga condiciones y no así la ASO.

El Estado no tiene en ningún momento la obligatoriedad de aportar con una suma de dinero para este evento[2], la obligación del Estado sería la de dotar de servicios, facilidades y hospitalidad a los visitantes, si es que en caso Bolivia tomara la determinación de que la competición pase por territorio boliviano. Por su parte los organizadores, deberían elaborar este manifiesto ambiental, que sea claro y ético, documento base para lograr la licencia y el permiso de organización y realización de dicho evento por territorio nacional.

Lastimosamente, Bolivia no esta bien asesorada y en ningún momento se ha hecho una reflexión de esta naturaleza, es mas los ejemplos de un descuido al medio ambiente en Bolivia son claros a notar. Nuestras cuencas acuíferas están siendo cada vez mas contaminadas ante la pasividad del Estado con la minería, pues la mayoría de los emprendimientos mineros, principalmente de la Minería Cooperativizada no cuentan con manifiestos ambientales, políticas y licencias ambientales, lo que es peor no existe ética ecológica. La deforestación ha crecido a lo largo de los últimos años, los incentivos económicos que recibe los productos agrícolas como la soya, el algodón el azúcar, la ganadería; han hecho que se amplié la frontera agropecuaria sin tomar en cuenta el daño a la flora y la fauna, ni que decir de los cultivos de coca que son amenaza constante para parques y reservas nacionales.

La suspensión del París Dakar se debió a las presiones de ONG-s, al declarar a la competición atentatoria contra los problemas de SIDA y hambruna, mesa sobre la que se ponía de manifiesto la ostentación y el despilfarro, además del impacto sobre el medio ambiente, a estos elementos habría también que sumar las amenazas de grupos terroristas como Al-Qaeda[3] de intervenir violetamente contra ciudadanos europeos[4].

Bolivia es el País mas pobre de la región con problemas propios que necesitan de largo tiempo y trabajo para su solución, pobreza, medio ambiente, incipiente democracia y falta de ética, la han aquejado a lo largo de toda su historia, y estos deben ser los elementos fundamentales a ser puestos sobre la mesa a la hora de tomar cualquier decisión para cualquier tipo de emprendimiento interno y externo.

Aún siendo muy conocidos los problemas por los que esta competición fue suspendida en su antiguo recorrido desde Europa hacia África, Bolivia ha hecho público su interés por ser parte del territorio a ser recorrido por el Dakar , incluso esta dispuesta a pagar una alícuota para este efecto.

Llama la atención que en estos últimos años en los que Bolivia insiste que sus territorio sea tomado en cuenta para la competición, no se haya hecho un análisis científico, político y financiero para ver la conveniencia de traer o no la competición a lugares únicos y diferentes a los de Chile, Perú y Argentina, sitios como el salar de Uyuni, los Lipes y sus innumerables humedales, etc. Lugares que contiene recursos ecológicos muy frágiles y que una intervención sin cuidado, podría traer mas problemas que beneficios.

Debería haberse puesto en la balanza los aspectos positivos y negativos, sobre los cuales se redacte un manifiesto que especifique el interés o por el contrario el desistimiento y consecuente prohibición. Ha primado la visión política y bajo este parámetro es que el Gobierno Boliviano a expresado su interés y su deseo ferviente de que el Dakar toque suelo boliviano.

Hacer un análisis del impacto ambiental, evaluando la sostenibilidad de tal acción, de ser positiva, redactar la normativa y las especificaciones ambientales y técnicas que deberían ser cumplidas para que este rally se desarrolle en territorio boliviano, realizar las proyecciones y la planificación a los ingresos económicos que esta actividad podría generar, deberían haber sido considerados prioritariamente, antes de tomar cualquier determinación apresurada como la que se puede advertir.

Mientras Bolivia no tenga un estudio de impacto ambiental y cultural, que determine la conveniencia o no de que el Rally pase por territorio Boliviano, nunca habrá un acuerdo que se impulse tal idea, pues como prueba y base de discusión, son mas las observaciones y manifiestos hechos en África y Chile[5] de los impactos negativos que produce la carrera como antecedentes, que reportes de mejoramiento de las condiciones de vida de los pobladores de los lugares por donde atraviesa la competición y mucho menos o ningún reporte positivo de la mitigación y cuidado del medio ambiente.

**************************
[1] Deporte Total Jueves 10 de ene. de 13

[2] Se ha hecho manifiesto un monto de cerca de 4 millones http://www.lostiempos.com/diario/actualidad/deportes/20130108/se-requiere-4-millones-de-dolares-para-traer-el_198216_422643.html

[3] http://www.jornada.unam.mx/2008/01/05/index.php?section=deportes&article=a20n1dep

[4] http://escuelanacionaldeformacion.blogspot.com/2013/01/es-tan-bueno-el-rally-dakar.html

[5] http://www.universitarioinformado.com/declaracion-del-colegio-de-arqueologos-rally-dakar-el-quiebre-de-la-legalidad-chilena/