sábado, 12 de enero de 2013

CUBA, CAPITAL POLITICA DE AMERICA LATINA

Guillermo Capobianco Ribera
memocapobianco@gmail.com

Medio siglo después de su triunfo mediante la lucha armada y la Guerra Revolucionaria en la Sierra, la Revolución Cubana, sigue siendo hoy una referencia fundamental en el curso, dirección y conducción de los procesos políticos de América Latina y el Caribe.

El Presidente Fidel Castro Ruz, expresión genuina de ese proceso revolucionario que cambió para siempre la historia política de todo un Continente, sorprende ahora no sólo por su extraordinaria longevidad biológica sino también por su longevidad política y su enorme convocatoria y capacidad de articulación y conducción de liderazgos en el seno de las elites conductoras de procesos políticos en América Latina.

En estos días de incertidumbre política, luego de la desaparición física del liderazgo del Presidente Hugo Chávez Frías,la Habana se ha transformado en la capital política de América Latina acogiendo la peregrinación de los principaleslíderes del continente, desde el Vicepresidente Maduro de la Venezuela huérfana de Chávez, pasando por la presencia de la Presidenta Cristina Fernández de Argentina, Pepe Mujica del Uruguay, Evo Morales Aymade Bolivia y hasta la figura del Comandante Humala del Perú entre otros.

En estos días se procesa y define en la Habana bajo la inmensa legitimidad y conducción del Presidente Fidel Castro Ruz, no sólo el destino inmediato de la Revolución Bolivariana y el post chavismo en Venezuela, sino también el curso de acción del llamado "Socialismo del Siglo 21" y de los procesos componentes del "Foro Político de San Pablo" en América Latina y de manera especial en el Continente Sudamericano.

El legado político del Presidente Hugo Chávez Frías en materia de inclusión y de justicia social, redistribución de la riqueza, defensa de los recursos naturales y derechos humanos, será mantenido y proyectado hacia el futuro de América Latina y el Caribe pero de manera especial de Sudamérica llamado con justa razón el "Continente de la Esperanza"

El sentido común hace suponer que bajo la orientación del Presidente Fidel Castro Ruz, los rasgos obsoletos del Socialismo del Siglo21 como ser el "antiimperialismo antinorteamericano"radical, el anticapitalismo doctrinario sin fundamento y el avasallamiento a la empresa privada nacional y transnacional, serán revisados en profundidad como base de sustentación y articulación del proceso político pragmático que vive ahora el mundo globalizado.

Desde luego, se definirá la tendencia dominante hacia la construcción de un Socialismo Político Democrático, productivo, plural y autonómico, como base material de la solidez de un Proyecto Regional con peso específico y capacidad de negociación en el seno de una comunidad internacional cada vez más compleja y dinámica.

Las reformas políticas, aún tímidas en Cuba, como la libertad de tránsito desde y hacia la Isla y la instalación de la pequeña propiedad comercial empresarial, presagian un futuro de libertad y entendimiento con los Estados Unidos del Presidente Obama y el levantamiento paulatino del cerco comercial a la Isla Rebelde.

América Latina y el Caribe se encaminan políticamente hacia la construcción de un nuevo sistema institucional incorporando e integrando tal vez a su entramado lo hecho hasta ahora por el Socialismo del Siglo 21 como ser la UNASUR, la ALBA y el CELAC.

La declinación de Washington, como sede del poder dominante del imperio norteamericano y de su influencia en América Latina y el Caribe, supone transitar un periodo de transición en el cual sólo la inmensa estatura Revolucionaria del Presidente Fidel Castro Ruz es capaz de convocar a líderes políticos de diversa tendencia en el seno de la "izquierda emergente" de este tiempo para evitar una nueva "polarización" como la producida durante los 20 años del "holocausto" de una juventud combativa e idealista que entregó la vida durante ese periodo de la vigencia de la lucha armada contra el imperialismo, La oligarquía y el militarismo.

Todo hace prefigurar ahora un siglo de auge democrático en América Latina y el Caribe; el Continente tiene todos los elementos fundamentales para ello, recursos naturales, energía, agua en abundancia y recursos forestales y oxigeno para decir lo menos.

Pareciera que llegó la hora de la "Revolución Democrática y ciudadana" en América Latina y el Caribe.