jueves, 17 de enero de 2013

EDUCACION A LA BOLIVIANA

Marcelo Miranda
http://entrefeyrazon.blogspot.com/
marce.m.loayza@facebook.com

La educación en Bolivia históricamente siempre fue relegada a un segundo plano, esto por varias razones, la constante inestabilidad política del país, la seguidilla de golpes de estado en gran parte del siglo XX, intereses "partidarios" a la hora promulgar el presupuesto anual, etc., la actual reforma educativa "Avelino Siñani" lejos de poner una solución a la mediocridad de la educación boliviana la ahonda por el solo capricho político de poner en marcha una reforma carente de pilares pedagógicos coherentes.

El sistema educativo boliviano tiene diversos obstáculos los cuales hacen que el resultado final sea muy limitado, es decir que los niños y jóvenes que pasan por las aulas salgan con una educación deficitaria y hasta mediocre, para empezar la infraestructura de muchos de los establecimientos educativos son pésimas, en muchos casos se siguen usando las "famosas" tizas y pizarras típicas de la educación del siglo 19, esto obviamente quiere decir que existe una triste carencia de elementos tecnológicos de punta, lo que hace que los educandos salgan del colegio con tremendas falencias para afrontar una vida universitaria más exigente.

La dinámica enseñanza, aprendizaje y evaluación todavía se mueve bajo una concepción memorística, repetitiva, en este sentido básicamente se piensa (equívocamente) que el estudiante se encuentra asimilando los distintos conocimientos únicamente al memorizar sin sentido lecciones y lecciones o realizando las eternas practicas de matemáticas, física o química, las cuales a la larga lo único que hacen es desgastar intelectual y físicamente al estudiante, inclusive los mismos padres de familia llegan a pensar que sus hijos aprenden adecuadamente las distintas materias de la currícula escolar según la cantidad de tareas, trabajos y exámenes que estos lleven a casa.

Lastimosamente muchos educadores ven a la educación no como un servicio sino como un negocio rentable, en este sentido tenemos a las distintas editoriales de libros escolares que lo único que buscan es vender la mayor cantidad de textos sin importarles la calidad de los mismos, para ello de manera truculenta realizan ciertas alianzas con profesores o inclusive con establecimientos educativos enteros para “acomodar” sus libros a cambio de ciertos regalitos que van desde simples maletines o agendas hasta computadoras, a parte de ello muchos docentes se benefician con ciertos descuentos en los libros para que estos saquen sus buenas ganancias a la hora de vender y acomodar dichos textos.

Los establecimientos educativos privados son también fuente de abuso y mediocridad hacia los estudiantes y padres de familia, obviamente no todos, pues hay colegios tipo "A" que por lo menos tratan de ser coherentes a la hora de impartir valores y conocimientos, pero existen muchos otros que lo único que persiguen es lucrar sin interesarles en lo más mínimo la calidad de educación que imparten, para estos colegios si las pensiones y cuotas están al día los alumnos aprueban de curso sin mayores problemas, en la mayoría de estos centros educativos la educación integral o en valores es inútil e inservible, piensan que dando énfasis en matemáticas, física o química van a tener contentos y satisfechos a los padres de familia, sin darse cuenta que justamente la escasez de valores hace que los estudiantes divaguen en la vida sin rumbos ni metas.

Lastimosamente la nueva ley educativa tampoco ofrece grandes cambios en todo lo expuesto con anterioridad, para empezar la falta de infraestructura sigue latente en la mayoría de los establecimientos educativos públicos, ni que decir de los colegios y escuelas que se encuentren en el área rural, en estos si se tiene vidrios y pupitres es ya un milagro, tampoco hay una adecuada formación docente en las nuevas corrientes educativas y para terminar de rematar este triste diagnostico tenemos la carga política desmedida que se le ha dado a la actual reforma educativa, lo que hace pensar seriamente que los encargados de esta estaban más preocupados en formar militantes políticos del actual partido de gobierno que buenos ciudadanos.