jueves, 17 de enero de 2013

FANDANGO Y CAMARAS IMPERTINENTES

José Pastén Burgoa
pastenburgoa@hotmail.com

Las acostumbradas fiestas de fin de año en la administración pública dan lugar a celebraciones, juergas, jolgorios y parrandas en las propias oficinas del Estado. No es una novedad. Se estila y se ha hecho una costumbre inveterada. Lo que no es añejo y vetusto es la instalación de cámaras de monitoreo en estos ambientes que permiten, entre otras cosas, tener un servicio de vigilancia, seguridad y control de personal. Recientemente y acaecido el hecho en la ciudad de Sucre el mes de diciembre, es decir hace un mes, se ha conocido una habilidad extra curricular de un asambleista departamental de Chuquisaca quien, seguramente con el efluvio de la ingesta de alcohol en diferentes presentaciones dio rienda suelta a sus instintos sexuales cometiendo una agresión sexual a una mujer también funcionaria.

Preguntas y consiguientes conjeturas, entre la indignación y la censura, nos motivan a elucubrar las siguientes interrogantes:

¿Qué clase de persona es este servidor público?

¿Su condición de miembro de la Asamblea Legislativa Departamental lo hace inmune?

¿Por que recién después de más de tres semanas sale a la luz pública este ilícito?

¿Recibirá apoyo y respaldo gubernamental discreto y silencioso por pertenecer al partido en función de gobierno?

¿El representante del Ministerio Público actuara conforme a ley o mostrará "sensibilidad y empatía" obedeciendo ordenes de mandos superiores?

¿Cómo queda la imagen gubernamental después de este hecho y no siendo el único que causa indignación y alarma social?

¿Se llegará hasta el final del proceso penal con la consiguiente reclusión del imputado?

Aquí cabe señalar una pronta e inmediata respuesta en voz de los afectados. "EL DELITO ES PERSONALISIMO", es decir, la persona que comete un delito es la única responsable del mismo y las consiguientes consecuencias legales. No se considera ni analiza la filiación, militancia o relación del sujeto procesal con su entorno. El es quien recibirá su castigo conforme a ley. Pero…¿será cierto y aplicable este razonamiento?. Recordemos que este no es el único caso que enloda al MAS. Desde un bochornoso pasaje en nuestra historia mostrando a un Senador durmiendo la mona junto a su chofer por consumo de alcohol y consiguiente colisión vehicular hasta el también reciente suceso que involucra a un diputado suplemente que violó a su pequeña hija.

Por supuesto que el mandatario Juan Evo ha conocido este y los otros hechos y su consiguiente reacción no ha debido ser un suspiro agradable y placentero. A estos militantes transgresores "del cambio" que obscurecen la imagen de quienes llegaron a Palacio de Gobierno para quedarse por largo tiempo se los debe marginar y literalmente echarlos a patadas. Con la comisión de estos deslices y hechos delictivos pierden votos aunque pocos pero se les resta preferencia electoral por consiguiente debe ser un aspecto importante y preocupante para el MAS.

Lo inmediato y real es dar cumplimiento a los alcances del Código Penal que a la letra dice:

Artículo 5.- (EN CUANTO A LAS PERSONAS)

La ley penal no reconoce ningún fuero ni privilegio personal, pero sus disposiciones se aplicarán a las personas que en el momento del hecho fueren mayores de diez y seis años.

Finalmente el "cambio" no será posible con personas que cometieron delitos. Necesitamos y clamamos un "cambio positivo" donde los principios mas elementales de convivencia social se respeten. Donde las autoridades y jerarcas sean eficientes y efectivos cumplidores de la ley. Mientras tanto, seguramente algun "hermano" volverá a brillar y alcanzar realce con una impostura descomunal. Esperemos que ¡NO! No es prudente mezclar todas las manzanas con una en estado de descomposición (podrida).