sábado, 2 de marzo de 2013

EL FIN DEL CICLO PATRIARCAL

Boris Bernal Mansilla
boris.bernal@bolivia.com

Los Mayas en su calendario no describieron una profecía, sino el termino de un ciclo de 13 bactunes, (decimotercer Baktun), equivalente a 5 mil 125 años. Por su parte la ciencia demuestra que el ciclo patriarcal se inicio hace 5 mil años atrás. ¿Estos datos serán pura coincidencia?

"Nuestro tiempo histórico", comienza con la revolución neolítica, la aparición de las primeras civilizaciones y las primeras sociedades urbanas; el comienzo del ciclo patriarcal y la derrota del ciclo matriarcal en realidad.

Para Coral Herrera Gómez, "El patriarcado, comenzó con una rebelión llevada a cabo por hombres, pero no por todos los hombres del planeta. Es decir, no fue una revolución de varones contra mujeres, sino una revolución de hombres violentos contra hombres pacíficos, mujeres, niños, animales y recursos naturales. Todo proceso de colonización tiene su dimensión militar, política y económica, pero también cultural".

Queda claro que el patriarcado no es un producto natural, y fue a lo largo de la historia que desplazó a la estructura matriarcal. Para Pierre Bourdieu las estructuras de dominación patriarcal son el producto histórico de un trabajo continuado de reproducción al que contribuyen "unos agentes singulares (entre los que están los hombres, con unas armas como la violencia física y la violencia simbólica) y unas instituciones: familia, Iglesia, Escuela, Estado".

Javier Medida afirma, "con el monoteísmo patriarcal se impuso la escritura alfabética (: que propició la desaparición de las Diosas Madre pre indoeuropeas), desarrollando con esto: la forma privada, la legislación y por ende la forma Estado".

Así también para Medina las características del patriarcado son: "Desde el punto de vista cuántico, la sociedad procesa y prioriza las energías fermiónicas de la expansión, crecimiento, conquista, desarrollo, fragmentación, individuación: las energías fuertes que, neurológicamente, coinciden con los atributos del lóbulo cerebral izquierdo y, culturalmente, con la apropiación, la caza, la guerra, la negación del otro, la autoridad, las jerarquías y dominación"

De estas premisas podemos afirmar entonces que son producto patriarcal: el Estado, la religión judeo-cristiana y el capitalismo, mismos en un inminente descalabro en nuestros tiempos.

Estos días la humanidad se ve agitada por hechos que no deben ser tomados a la ligera; la creciente ola de violencia contra las mujeres y la renuncia del Papa Benedicto XVI, expresan la angustia de un ciclo moribundo.

Ahora bien, el desarrollo de los ciclo de géneros no son manejados al antojo del ser humano, estos se desarrollan de forma natural de equilibrio; frenar su avance nos llevaría a una catástrofe planetaria.

El péndulo ahora va de izquierda a derecha, las energías bosonicas, el matriarcado y lóbulo cerebral derecho toman mayor relevancia.

Solo algunos ejemplos:
La escritura alfabética ya es limitada, lo audiovisual es priorizado, los audiolibros desplazan a los libros; la religión monoteísta se desmorona, el sistema monetario se descalabra y nuevas formas de economía solidaria surgen a nivel mundial; el desarrollismo es cuestionado y combatido por movimientos indígenas y ambientalistas de visión cosmocéntrica; la sociedad no aprueba sistemas políticos autoritarios y caudillistas.

En conclusión, no nos queda otra que aceptar el fin del ciclo patriarcal, y dar la bienvenida al nuevo ciclo.