lunes, 8 de abril de 2013

DE DISCURSOS, YA ESTA BUENO

Lavive Yañez Simon
lavivey@hotmail.com

Irrespetuosos discursos de Evo Morales, García Linera y Gabriela Montaño en la mayoría de edad del Movimiento al Socialismo. Discursos que salen de las entrañas, de donde salió la frase contra el Estado de Israel, del extinto poderoso, ahora polvo, Hugo Chávez. "Condeno desde el fondo de mi alma y mis viseras al Estado de Israel, maldito seas, Estado de Israel", y metáforas espeluznantes como las de Juan Ramón Quintana contra el prefecto Leopoldo Fernández "le pondremos como epitafio; "prefecto, que en paz descanse y conviva con los gusanos". Son muchos insultos que no vale la pena repetir pero si recordar para no olvidar que, "del polvo venimos y al polvo volveremos" , nada es eterno.

El propósito de quienes escriben, por lo menos en mi caso, no es criticar, sino reflexionar sobre discursos y acciones de la política. En mi condición de madre, líder social, no acepto estos liderazgos nefastos, no importa a que ideología pertenezcan, me voy a referir a las responsabilidades que tenemos los lideres, cual fuere el rol que nos toco desempeñar en la construcción de un Estado democrático. No quiero políticos y gobernantes que se preocupan más por la fidelidad a la ideología y al partido, que a las necesidades concretas del hombre; tampoco quiero una sociedad corrupta, un pueblo atrapado en la ignorancia y el sometimiento, con el rostro siempre matizado de interrogantes, incapaces de desafiar sus potencialidades por el temor que provocan quienes solo contabilizan perdidas.

Hipócritas!, quienes acusan al pueblo opositor, porque no voy a clasificar a la población en grupos de derecha o izquierda, blancos o negros, ricos y pobres. Es cobarde, quien en posición de poder, usa y abusa del discurso, sin escrúpulo alguno y con irreverente irrespeto a las normas jurídicas, los valores sociales y el derecho que tiene el pueblo a ser informado con ética en los mensajes. La persona que observa, escucha y lee las noticias, tiene necesidades y características que deben ser saciadas por la persona que emite el mensaje, con el único fin de contribuir con el bienestar y desarrollo de la comunidad. No veo en que pueda contribuirles la práctica de algunos políticos, de tragarse el vomito que expulsan desde las entrañas; la carroña del alma, pudre el organismo.

Juntuchas de neoliberales sin corazón, dicen los oficialistas, y se olvidaron de los extorsionadores plurinacionales, abusivos y mentirosos como muestran las acciones del partido gobernante; proyecto de país, ninguno. Lo único cierto, es que ambos saben que la forma más sofisticada para preservar el poder, en sistemas políticos autocráticos, es estableciendo sistemas de redistribución de cuotas de poder para subordinar, a quienes, como sabuesos, solo tienen olfato para el enriquecimiento ilícito.

Pero mas alla de las ambiciones de unos y el cinismo de otros, todos debemos asumir la responsabilidad del desarrollo. Este no puede limitarse al desarrollo de objetos inanimados de conveniencia, como la industrialización, el desarrollo tecnológico, o la modernización de la sociedad. Si bien estos son logros importantes, su valor debe estar relacionado con el efecto que tienen en la vida y libertades de las personas a quienes atañe, y no así, de los corruptos de turno. El cambio, es evolución, no corrupción, y la responsabilidad no es una opción, es una obligación, si queremos avanzar en cualquier proceso que nos permita salir de ser masas marginadas debemos ejercer el derecho a participar en la restructuración de la educación para mejorar la economía, que esta sea equitativa. Es la falta de equidad y la mala calidad de la hipocresía del gobierno la que los condujo a una total perdida de eficiencia. Subestimo y arrincono a un pueblo que en lugar de erguirse con dignidad en la defensa de sus derechos y libertades; vive ignorante, y entre murmullos, critica y acusa, a quienes tienen el valor de arriesgarlo todo por la defensa de la vida.

Es el pueblo, quien tiene el poder de exterminar a los señores feudales, caudillos, patriarcas y, dar espacio al maestro. Líder moral, que sea modelo a seguir. Que sustente su accionar en el servicio a la comunidad. Necesitamos agentes de desarrollo, personas probas y justas, alejados de las frivolidades y los excesos de los mismos, llámense estos, capitalistas, neoliberales o plurinacionales.

Un liderazgo libre y no sometido a juntuchas, podrá devolverle la autoridad moral a la institucionalidad y así vencer este proceso de inestabilidad social y política, caracterizada por los intereses entre sectores sociales y la lucha por el control político. "Tu, eres el cambio que necesita el mundo".