miércoles, 22 de mayo de 2013

MOVILIZACIONES EN DEFENSA DE EVO VERSUS MOVILIZACIONES EN DEFENSA DE TARIJA

Alan Echart
alanechart@yahoo.es

Ante el anuncio del inicio de una huelga de hambre por parte de algunos representantes del MAS y la realización de una serie de manifestaciones como ser marchas y vigilias en apoyo al Presidente Morales suscitadas en los últimos días en nuestro Departamento, me llega a la memoria la última movilización cívica organizada en defensa del Campo Margarita, realizada a finales del año 2011 e inicios del 2012, cuando conjuntamente con varias personas ingresamos en huelga de hambre de manera voluntaria exigiendo el respeto al 11 % de regalías, además de ello miles de personas marcharon y se movilizaron, concluyendo asi en un paro cívico Departamental de ocho días, el desenlace en esta movilización corresponderá a un análisis en otro momento, por ahora corresponde contrastar las reacciones de algunos dirigentes y sectores movilizados en defensa de Evo Morales y el Proceso de Cambio versus sus reacciones en defensa de los Sagrados Intereses de Tarija.

En la ocasión mencionada respecto a la defensa de las Regalías del Campo Margarita, no recuerdo haber visto o escuchado en Tarija de autoridades o representantes del Partido de Gobierno que hayan realizando una huelga de hambre, por eso me llamó la atención el anuncio de iniciar esta drástica medida en apoyo al Presidente Morales líder del Movimiento al Socialismo, lo propio podemos decir de la marcha llevada a cabo días atrás encabezada por sus principales dirigentes versus las marchas realizadas en defensa de la Autonomía por ejemplo.

Realizar una medida como una huelga de hambre, en defensa de una autoridad democráticamente electa es una acción totalmente legítima y válida para cualquier persona, pero lo que me parece incorrecto y que coincidentemente fue criticado por muchas personas a través de medios de comunicación y redes sociales, es la inacción y evidente ausencia de estas personas en las movilizaciones en defensa de los “intereses departamentales”.

Recuerdo que hace algunos años, cuando participé por primera vez en una Asamblea de la Tarijeñidad de nuestra Casa Cívica allá por el año 2005, la mayoría de los elocuentes discursos hacían mención a una frase que nunca olvidé: “Para defender Tarija, primero tenemos que sacarnos la camiseta política”, frase que en la actualidad poco se escucha y que muy pocos políticos practican, para mí esta es una frase que resume la consigna que todos debiéramos seguir, una frase que significa mucho y que se traduce en la lógica básica de ubicar como prioridad a Tarija antes que a un color político o un interés nacional.

Los Tarijeños y todas las personas que aman y viven en esta hermosa tierra, tienen el deber cívico y moral de defender los sagrados intereses departamentales… la defensa de Tarija no es una cuestión nueva, se remonta a los inicios históricos como incipiente población, además se repite a lo largo de la historia de la humanidad, cuando una tribu o una aldea se veía afectada o amenazada, su gente la defendía en unidad, hoy no son tribus o aldeas, son pueblos unidos por razones sociales, culturales, históricas y territoriales entre otras muchas más. Por eso toda acción que represente una amenaza a nuestro pueblo, merece una reacción de defensa “conjunta y unitaria” por parte de todos no solo de algunos, esta reacción no implica alejarse del respeto a la legalidad, pero si levantar la voz como ejercicio de nuestro derecho a manifestarnos públicamente y a participar de movilizaciones pacificas.

Lo lamentable es que en la actualidad al parecer muchos dirigentes y autoridades prefieren no sacarse la camiseta política al momento de defender Tarija, muchos se movilizan en defensa de su partido político pero brillan por su ausencia en la defensa de los intereses del pueblo, claro olvidé decir que estas personas coincidentemente No se movilizan ni manifiestan cuando los intereses departamentales son claramente contrarios a los del centralismo y la fuerza política gobernante, por eso estamos como estamos.