jueves, 13 de junio de 2013

SOMBRAS VENEZOLANAS

Julio Héctor Linares Calderón
juliolinaresc@hotmail.com

Así como imposible es tapar el sol con un dedo, es insostenible encubrir irregularidades de una gestión gubernamental cuando las anomalías pululan por donde uno mira -o en el caso del Programa Bolivia Cambia Evo Cumple- donde uno busca, pues conseguir información, al menos por los canales estatales abiertos, es todo un reto.

Y no exagero, datos sobre el financiamiento y ejecución de los proyectos que componen el Evo Cumple pareciera que no los conocieran ni las propias autoridades, pues si recapitulamos las declaraciones del Vicepresidente afirmando que el financiamiento se origina de donaciones emanadas del cariño del otrora Comandante venezolano, frente a las del Ministro de Gobierno, que juró que es un crédito que ya habíamos honrado, entonces pareciera que andamos perdidos.

Y si eso es preocupante, es angustioso que las interrogantes sean mayores luego del informe de los ministros de Economía y Planificación ante la comisión legislativa, pues terminado el informe, aún no se supo cuánto se había recibido de donación ni cuánto manejaron las alcaldías; "Venezuela operó directamente con los gobiernos municipales, donde rige la autonomía", dijeron los interrogados. Curioso, por fin se acordaron que las alcaldías son autónomas.

Pero concordemos que el interés de indagar más sobre este programa no se origina por lo significativo que pudo ser el dinero venezolano sobre la inversión pública, pues por los montos mencionados que dicen se recibieron entre el 2007 y el 2011, sólo representarían el 7% de la inversión del Estado en ese período -si es que todo ese dinero se hubiera en favor de nuestra gente.

Esta preocupación se origina porque hasta el día de hoy nadie aclara el tipo de convenio que se tuvo respecto a estos fondos., más, si se revisa la información oficial que se tiene disponible a través de la página web del Banco Central de Bolivia (BCB), que dice que entre el 2007 y el 2011 se desembolsó crédito venezolano por más de 554 millones de dólares, lo cual nos lleva a una primera conclusión: sólo significaría el 7% de la inversión, pero no es poca plata, menos, como para dejar que nadie sepa en exactitud cómo se gastó esta.

Sin embargo aquí comienzan las contradicciones y el desorden, el Viceministerio de Inversión Pública y Financiamiento Externo (VIPFE) contabiliza sólo un monto de 300 millones dólares el 2009 -254 millones menos que el BCB- los otros años, no tienen registros. De la misma manera, los Presupuestos Generales del Estado (PGE), aprobados por la Asamblea Legislativa, sólo asignan préstamos venezolanos para proyectos de inversión para los años 2010 al 2012; y suman apenas 156 millones, monto todavía menor al que registra el VIPFE, ¡Tremendo caos en la información!

Ahora vamos por las donaciones, sobre estas, el VIPFE registra cooperación venezolana para los años 2008 y 2009 que suman apenas 5 millones de dólares. El PGE, en cambio, registra donaciones de este país para todos estos años excepto el 2007, que suman 15 millones; el BCB no tiene ningún dato; pero con los que se cuenta se tiene una segunda conclusión: los montos por donaciones no tienen parangón con los de los préstamos –son mucho menores- todo indica que el dinero del Evo Cumple no es cooperación desinteresada, sino una deuda adquirida.

Sin embargo, revisando la forma en que los gobiernos municipales registraron contablemente estos recursos, veremos que los inscribieron como "Donación Venezuela"; surge entonces la duda: ¿hubo una orden para que lo inscriban como donación a pesar de que fue un préstamo?, eso sería grave. Y si no fue así y fueron donaciones no informadas al público o hecha de manera directa a los gobiernos locales, nos preguntamos: ¿no existe registro o control alguno del nivel central?, y además, ¿cuál fue entonces el destino de los otros millones de dólares venezolanos que nos endeudamos, inversión también?

Pero concordemos otra cosa, el Evo Cumple no lideró la gestión de los municipios ni mucho menos, es más, significó menos del 5% de los ingresos municipales esos años y el 2% de la inversión pública municipal. Por lo tanto, la preocupación es otra, el que el Especialista en Gestión Municipal, Jimmy Osorio, sistematizó a fines de 2012, con información del Ministerio de Economía.

El dinero recibido por 321 municipios -de acuerdo a este informe- fue de alrededor de 295 millones de dólares entre el 2007 y el 2011; lo cual indica una tercer conclusión: si en realidad llegaron los 554 millones de Venezuela y otros tantos de donación, entonces muchos de estos millones se utilizaron en sedes sociales y otro tipo de proyectos de organizaciones sociales, sindicatos y clubes deportivos que también cubrió el programa, ¿quién fiscaliza esos gastos realizados directamente por el gobierno central?; ¿también financiaron con ese dinero los motores regalados en el TIPNIS o el traslado de los mundialistas del 94 por Bolivia para jugar con el Presidente, por ejemplo?

La otra preocupación que refleja el documento, es que de todo el dinero recibido por los municipios entre el 2007 al 2011 por el Evo Cumple, sólo se ejecutó el 67% hasta fines de 2012, es más, alrededor del 30% de los proyectos iniciados el 2007 no fueron ejecutados en su totalidad, lo que lleva a la cuarta conclusión: los reportes periodísticos de obras fantasmas e inconclusas no son mera mala publicidad interesada, el programa no fue supervisado ni fiscalizado de manera eficiente por el ministerio de la Presidencia, responsable del programa. Esto, sin contar las innumerables denuncias de irregularidades administrativas en su ejecución.

Para rematar -revisando el PGE 2012 aprobado- año en que se dice ya no llegó el dinero venezolano, se observa una partida destinada al Programa Bolivia Cambia Evo Cumple, que suma más de 140 millones de dólares, pero sin ningún proyecto inscrito. ¿Más dinero a arcas abiertas?, ¿es dinero para mejorar la calidad de vida de los bolivianos?, ¿o es de prebenda, de corrupción?, ¿cómo entonces no dudar de estos manejos? Lastimosamente, a la pregunta, hasta ahora sólo llegaron insultos y descalificaciones.